El Papa Francisco dice que en Europa no hay una «emergencia» migratoria y pide «abrir los puertos a las personas que huyen»

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El Papa llegó a Marsella el viernes y se fue el sábado, después de una misa masiva en el Velódromo, a la que asistió el presidente Emmanuel Macron y con quien luego se reunió.

El Papa Francisco ha desafiado a los líderes europeos a abrir sus puertos a las personas que huyen de las dificultades y la pobreza, insistiendo en que el continente no enfrenta una «emergencia» migratoria sino más bien una realidad a largo plazo que los gobiernos deben abordar humanamente.

Niños migrantes de África en Marsella

Hablando en la ciudad portuaria francesa de Marsella, el pontífice criticó a los países europeos que han tratado de cerrar sus puertas a los inmigrantes y los instó a responder con caridad.

«Que nos dejemos conmover por las historias de tantos de nuestros desafortunados hermanos y hermanas que tienen derecho tanto a emigrar como a no emigrar, y a no encerrarse en la indiferencia», dijo Francisco al presidente francés Emmanuel Macron y a otros en una conferencia donde se reúnen los obispos católicos de la región mediterránea.

«Ante el terrible flagelo de la explotación de seres humanos, la solución no es rechazar sino garantizar, según las posibilidades de cada uno, un número amplio de entradas legales y regulares».

La visita del Papa al sur de Francia se produce cuando el gobierno de derecha de Italia reaccionó ante una nueva ola de inmigrantes amenazando con organizar un bloqueo naval de Túnez.

Más de 8.000 inmigrantes desembarcaron en la pequeña isla italiana de Lampedusa en un día la semana pasada, superando brevemente en número a la población residente.

El gobierno francés ha aumentado las patrullas en su frontera sur para impedir que los inmigrantes en Italia crucen.

Mientras tanto, en el Reino Unido, el Primer Ministro Rishi Sunak ha hecho detener los cruces de pequeñas embarcaciones desde Francia una de sus cinco prioridades clave para su gobierno, pero sus planes para reducir la inmigración ilegal se han visto sumidos en problemas y retrasos.

Hablar de «emergencia» migratoria alimenta la «propaganda alarmista»

Francisco dijo que hablar de una «emergencia» migratoria sólo alimenta la «propaganda alarmista» y aviva los temores de la gente.

«Quienes arriesgan su vida en el mar no invaden, buscan acogida, la vida», afirmó.

«En cuanto a la emergencia, el fenómeno de la migración no es tanto una urgencia a corto plazo, siempre buena para alimentar la propaganda alarmista, sino una realidad de nuestros tiempos, un proceso que involucra a tres continentes alrededor del Mediterráneo y que debe ser gobernado con sabiduría previsión, incluida una respuesta europea capaz de hacer frente a las dificultades objetivas».

El Papa ha hecho de la difícil situación de los inmigrantes una política clave

Se produce cuando 27 inmigrantes cuyo barco se estaba hundiendo fueron rescatados frente a la costa del norte del Líbano, dijo el Ejército del país en un comunicado.

Francisco ha hecho de la difícil situación de los inmigrantes una política clave de su pontificado de 10 años, viajando a Lampedusa en su primer viaje como Papa para honrar a los inmigrantes que se ahogaron.

Desde entonces, celebró misa en la frontera entre EEUU y México, se reunió con los refugiados rohingya de Myanmar y trajo a 12 musulmanes sirios en su avión después de visitar un campo de refugiados en Lesbos, Grecia.