El discurso completo del Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Señor Presidente.

Señor Secretario General.

Colegas.

El orden internacional existente se construyó sobre las ruinas y la colosal tragedia de la Segunda Guerra Mundial.

Su base fue la Carta de las Naciones Unidas, la fuente clave del derecho internacional moderno.

En gran parte gracias a la ONU, fue posible evitar una nueva guerra mundial plagada de desastres nucleares.

Desgraciadamente, tras el fin de la Guerra Fría, el Occidente colectivo, liderado por los Estados Unidos, asumió de forma independiente el rango de árbitro de los destinos de toda la humanidad y, abrumado por un complejo de exclusividad, empezó a ignorar cada vez más el legado de la Guerra Fría. padres fundadores de la ONU.

Hoy en día, Occidente recurre selectivamente a normas y principios estatutarios, de un caso a otro, únicamente de acuerdo con sus necesidades geopolíticas egoístas.

Esto conduce inevitablemente al debilitamiento de la estabilidad global, al agravamiento de las existentes y al encendido de nuevas fuentes de tensión.

Los riesgos de un conflicto global también están aumentando.

Precisamente para detenerlos, para encaminar los acontecimientos en una dirección pacífica, Rusia insistió e insiste en que se respeten y apliquen todas las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, no de forma selectiva, sino en su totalidad y en interrelación, incluidos los principios de igualdad soberana de estados, la no injerencia en sus asuntos internos, el respeto a la integridad territorial y el derecho de los pueblos a la libre determinación.

Las acciones de Estados Unidos y sus aliados indican una violación sistemática del equilibrio de requisitos consagrados en la Carta de la ONU.

Desde el colapso de la URSS y la formación de estados independientes en su lugar, EEUU y sus aliados han interferido de manera grosera y abierta en los asuntos internos de Ucrania.

Como admitió públicamente e incluso con orgullo la subsecretaria de Estado de los EEUU, Victoria Nuland, a finales de 2013, Washington gastó 5 mil millones de dólares para cultivar políticos obedientes a Occidente en Kiev.

Todos los hechos de la ingeniería de la crisis ucraniana se conocen desde hace mucho tiempo, pero están tratando de ocultarlos de todas las formas posibles para cancelar toda la historia anterior a 2014.

Por lo tanto, el tema de la reunión de hoy, propuesto por la Presidencia albanesa, no podría haber llegado en mejor momento y nos permite restablecer la cadena cronológica de los acontecimientos y precisamente en el contexto de la actitud de los principales actores ante la aplicación de los principios y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas.

En 2004-2005, para llevar al poder a un candidato proestadounidense, Occidente sancionó el primer golpe de estado en Kiev, lo que obligó al Tribunal Constitucional de Ucrania a tomar la decisión ilegal de celebrar una tercera vuelta de las elecciones presidenciales no prevista. por la Constitución de este país.

Una interferencia aún más brusca en los asuntos internos fue evidente durante el segundo Maidan en 2013-2014.

Luego, toda una serie de viajeros occidentales alentaron directamente a los participantes en manifestaciones antigubernamentales a emprender acciones violentas.

La misma Victoria Nuland discutió con el embajador de Estados Unidos en Kiev la composición del futuro gobierno que formarán los golpistas.

Al mismo tiempo, destacó a la Unión Europea su lugar real en la política mundial desde el punto de vista de Washington.

Todos recordamos su obscena frase de dos palabras.

Es significativo que la Unión Europea se lo haya tragado.

En febrero de 2014, los personajes seleccionados por los estadounidenses se convirtieron en participantes clave en la sangrienta toma del poder, organizada, permítanme recordarles, un día después de que se alcanzara un acuerdo bajo las garantías de Alemania, Polonia y Francia entre el presidente legalmente elegido de Ucrania y líderes de la oposición.

El principio de no injerencia en los asuntos internos ha sido pisoteado muchas veces.

Inmediatamente después del golpe, los golpistas declararon que su prioridad absoluta era restringir los derechos de los ciudadanos de Ucrania de habla rusa.

Y los residentes de Crimea y el sureste de este país, que se negaron a aceptar los resultados de la toma inconstitucional del poder, fueron declarados terroristas y se lanzó una operación punitiva contra ellos.

En respuesta a esto, Crimea y Donbass celebraron referendos en pleno cumplimiento del principio de igualdad de derechos y autodeterminación de los pueblos, consagrado en el párrafo 2 del artículo 1 de la Carta de las Naciones Unidas.

Los diplomáticos y políticos occidentales, en relación con Ucrania, hacen la vista gorda ante esta importante norma del derecho internacional en un esfuerzo por reducir todos los antecedentes y la esencia de lo que está sucediendo a la inadmisibilidad de violar la integridad territorial.

A este respecto, quisiera recordar que la Declaración de las Naciones Unidas sobre los principios de derecho internacional relativos a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, de 1970, adoptada por unanimidad, afirma que «el principio del respeto a La integridad territorial se aplica a los Estados que respetan en sus acciones el principio de igualdad y autodeterminación de los pueblos y, en consecuencia, tienen gobiernos que representan a todos los pueblos que viven en un territorio determinado».

El hecho de que los neonazis ucranianos que tomaron el poder en Kiev no representaban a la población de Crimea y Donbass no requiere pruebas.

Y el apoyo incondicional de las capitales occidentales a las acciones del régimen criminal de Kiev no es más que una violación del principio de autodeterminación tras una grave interferencia en los asuntos internos.

La adopción de leyes racistas que siguieron al golpe de estado durante el reinado de Poroshenko y luego de Zelensky que prohibían todo lo ruso, la educación, los medios de comunicación, la cultura, la destrucción de libros y monumentos, la prohibición de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana y la confiscación de sus propiedades, todo esto se convirtió en una desafiante violación del párrafo 3 del Artículo 1 de la Carta. La ONU trata del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin distinción de raza, género, idioma o religión.

Sin mencionar el hecho de que estas acciones contradecían directamente la Constitución de Ucrania, que establece la obligación del Estado de respetar los derechos de los rusos y otras minorías nacionales.

Cuando escuchamos llamados a implementar la fórmula de paz y devolver a Ucrania a las fronteras de 1991, surge la pregunta: ¿Quiénes lo piden están familiarizados con las declaraciones de los dirigentes ucranianos sobre lo que van a hacer con los habitantes de los territorios correspondientes?.

Así, las amenazas de exterminio legal o físico se repiten públicamente, a nivel oficial, contra ellos.

Occidente no sólo no restringe a sus protegidos en Kiev, sino que también alienta con entusiasmo sus políticas racistas.

Por cierto, de manera similar, los miembros de la Unión Europea y la OTAN han estado alentando durante décadas las acciones de Letonia y Estonia para derrotar los derechos de cientos de miles de residentes de habla rusa, a quienes llamaban no ciudadanos.

Ahora están discutiendo seriamente la introducción de responsabilidad penal por el uso de su lengua materna.

Altos funcionarios han declarado oficialmente que la difusión de información sobre la posibilidad de que los estudiantes locales tomen programas de educación a distancia en Rusia debería considerarse casi una amenaza a la seguridad nacional, y esto requiere la atención de las fuerzas del orden.

Regresando a Ucrania.

La firma de los acuerdos de Minsk en febrero de 2015 fue aprobada por una resolución especial del Consejo de Seguridad, en pleno cumplimiento del artículo 36 de la Carta, «apoyando cualquier procedimiento para resolver la disputa que fuera aceptado por las partes, en este caso Kiev, Donetsk y Lugansk».

Sin embargo, el año pasado, todos los firmantes de los acuerdos de Minsk, excepto Vladimir Putin, y estos son Merkel, Hollande y Poroshenko, admitieron públicamente e incluso con placer que cuando firmaron este documento, no tenían intención de implementarlo. Sólo buscaban ganar tiempo para fortalecer el potencial militar de Ucrania y aumentarlo con armas contra Rusia.

Todos estos años, la UE y la OTAN apoyaron directamente el sabotaje de los acuerdos de Minsk, presionando al régimen de Kiev para que resolviera por la fuerza el problema de Donbass.

Esto se hizo en violación del Artículo 25 de la Carta, según el cual todos los miembros de la ONU están obligados a obedecer e implementar las decisiones del Consejo de Seguridad.

Permítanme recordarles que en el paquete de acuerdos de Minsk, los líderes de Rusia, Alemania, Francia y Ucrania firmaron una declaración en la que Berlín y París se comprometieron a hacer mucho, incluida la ayuda para restaurar el sistema bancario en Donbass.

Pero no movieron un dedo.

Sólo observaron cómo, contrariamente a todas estas obligaciones, Poroshenko declaraba un bloqueo comercial, económico y de transporte al Donbass.

En la misma declaración, Berlín y París se comprometieron a promover el fortalecimiento de la cooperación trilateral en el formato Unión Europea-Rusia-Ucrania para la solución práctica de los problemas que preocupan a Rusia en el ámbito comercial, «así como a promover la creación de un espacio humanitario y económico común desde el Atlántico hasta el Océano Pacífico».

Esta declaración también fue aprobada por el Consejo de Seguridad y también estaba sujeta a implementación de acuerdo con el mencionado Artículo 25 de la Carta de la ONU.

Pero este compromiso de los líderes de Alemania y Francia resultó ser vacío, otra violación de los principios estatutarios.

El legendario Ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, señor Gromiko, lo ha dicho muchas veces con razón: es mejor tener diez años de negociaciones que un día de guerra.

Después de este pacto, negociamos durante muchos, muchos años. Hemos buscado la conclusión de acuerdos en el ámbito de la seguridad europea.

Aprobamos el Acta Fundacional Rusia-OTAN.

Adoptamos declaraciones de la OSCE sobre la indivisibilidad de la seguridad al más alto nivel en 1999 y 2010.

Y desde 2015 insistimos en la implementación incondicional de los acuerdos de Minsk que surgieron de las negociaciones.

Todo esto en pleno cumplimiento de la Carta de la ONU, que exige «garantizar condiciones de equidad y respeto de las obligaciones derivadas de los tratados y otras fuentes del derecho internacional».

Los colegas occidentales también ignoraron este principio cuando firmaron todos estos documentos, sabiendo de antemano que no los cumplirían.

Hablando de negociaciones.

Todavía no los rechazamos.

El Presidente Putin habló de esto muchas veces, incluida la más reciente.

Y me gustaría recordarle al distinguido Secretario de Estado que el Presidente Zelensky firmó un decreto que prohíbe las negociaciones con el gobierno de Putin.

Si EEUU está tan interesado en las negociaciones, entonces creo que no les resultará difícil dar la orden de cancelar este decreto de Zelensky.

Hoy en día, en la retórica de nuestros oponentes sólo escuchamos consignas sobre invasión, agresión y anexión.

No dicen una palabra sobre las causas subyacentes del problema, sobre cómo durante muchos años alimentaron un régimen abiertamente nazi que reescribió abiertamente los resultados de la Segunda Guerra Mundial y la historia de su propio pueblo.

Occidente evita una conversación sustantiva basada en hechos y en el respeto de todos los requisitos de la Carta de la ONU.

Al parecer, no tiene argumentos para un diálogo honesto.

Existe una fuerte impresión de que los representantes occidentales temen los debates profesionales que exponen su demagogia.

Mientras pronuncian encantamientos sobre la integridad territorial de Ucrania, las antiguas metrópolis coloniales guardan silencio sobre las decisiones de la ONU acerca de la necesidad de que París devuelva la llamada Mayotte francesa a la Unión de las Islas Comoras y que Londres abandone el archipiélago de Chagos e inicie negociaciones con Buenos Aires por las Islas Malvinas.

Estos partidarios de la integridad territorial de Ucrania ahora fingen que no recuerdan el significado de los acuerdos de Minsk, permítanme recordarles, que se concertaron para la reunificación de Donbass con Ucrania con garantías de respeto de los derechos humanos fundamentales, en primer lugar, el derecho a la propia lengua materna.

Occidente, que frustró la implementación de estos acuerdos, tiene responsabilidad directa por el colapso de Ucrania y por incitar una guerra civil allí. Entre otros principios de la Carta de las Naciones Unidas, cuyo respeto podría prevenir una crisis de seguridad en Europa y ayudar a acordar medidas de fomento de la confianza basadas en un equilibrio de intereses, señalaré el Artículo 2 del Capítulo 8 de la Carta de las Naciones Unidas.

Consagra la necesidad de desarrollar la práctica de la resolución pacífica de disputas con la ayuda de organizaciones regionales.

De acuerdo con este principio, Rusia, junto con sus aliados, ha abogado constantemente por el establecimiento de contactos entre la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, la OTSC y la OTAN para facilitar la implementación práctica de las decisiones antes mencionadas de las cumbres de la OSCE sobre la indivisibilidad. de seguridad, previendo, en particular, lo siguiente:

«Que a ningún Estado, grupo de Estados u organización se le puede asignar la responsabilidad principal de mantener la paz y la estabilidad en la región de la OSCE, ni considerar ninguna parte de esa región como su esfera de influencia».

Todo el mundo sabe que esto es exactamente lo que la OTAN ha estado haciendo: ha estado tratando de crear toda su ventaja en Europa y ahora en la región de Asia y el Pacífico.

Pero numerosos llamamientos de los órganos más altos de la OTSC a la OTAN fueron ignorados.

La razón de una posición tan arrogante de EEUU y sus aliados, como todos pueden ver hoy, es la renuencia a mantener cualquier tipo de diálogo igualitario con nadie.

Si la OTAN no hubiera rechazado las propuestas de cooperación de la OTSC, entonces tal vez se habrían evitado muchos de los procesos negativos que llevaron a la actual crisis europea debido a que durante décadas se negaron a escuchar a Rusia o la engañaron.

Hoy, cuando, por sugerencia de la Presidencia, debatimos sobre el multilateralismo efectivo, no debemos olvidar los numerosos hechos del rechazo total por parte de Occidente de cualquier forma de cooperación igualitaria.

Consideremos la afirmación de Borrell de que Europa es un jardín floreciente rodeado de jungla.

Se trata de un síndrome puramente neocolonial que desprecia la igualdad soberana de los Estados y las tareas de fortalecer los principios de la Carta de las Naciones Unidas a través de un multilateralismo eficaz, que se plantean hoy en nuestro debate.

En un esfuerzo por impedir la democratización de las relaciones interestatales, EEUU y sus aliados están privatizando cada vez más abierta y sin contemplaciones las secretarías de las organizaciones internacionales.

Están impulsando, eludiendo los procedimientos establecidos, decisiones para crear mecanismos subordinados a ellos con mandatos no consensuados, pero con el derecho a culpar a quienes por alguna razón no agradan a Washington.

En este sentido, quisiera recordarles la necesidad de una estricta implementación de la Carta de las Naciones Unidas no sólo por parte de los Estados miembros, sino también por la Secretaría de nuestra organización.

De conformidad con el Artículo 100 de la Carta, la Secretaría debe actuar imparcialmente y no debe recibir instrucciones de ningún gobierno.

Ya hemos hablado del Artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas.

Y quiero llamar su atención sobre el punto clave número 1: la Organización se basa en el principio de la igualdad soberana de los Estados.

Desarrollando este principio, la Asamblea General de la ONU, en la Declaración de 1970 que mencioné, confirmó «el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural sin interferencia de nadie».

En este sentido, tenemos serias dudas sobre las declaraciones que nuestro distinguido Secretario General hizo el 29 de marzo de que «el gobierno autocrático no garantiza la estabilidad, es un catalizador del caos y el conflicto, y las sociedades democráticas fuertes son capaces de autocorregirse y «Superación personal. Pueden estimular el cambio, incluso un cambio radical, sin derramamiento de sangre ni violencia».

No puedo evitar recordar los cambios provocados por las aventuras agresivas de democracias fuertes en Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria y muchos otros países.

El Honorable Antonio Guterres continuó diciendo, y «que las democracias son centros de amplia cooperación arraigada en los principios de igualdad, participación y solidaridad».

Es de destacar que todos estos discursos se pronunciaron en la llamada Cumbre por la Democracia, convocada por el presidente Joe Biden fuera de la ONU, cuyos participantes fueron seleccionados por la administración estadounidense sobre la base de su lealtad, y no tanto a Washington. en cuanto al gobernante Partido Demócrata en Estados Unidos.

Los intentos de utilizar estos foros entre pares para discutir cuestiones de naturaleza global contradicen directamente el párrafo 4 del Artículo 1 de la Carta de las Naciones Unidas, que establece la necesidad de «asegurar el papel de las Naciones Unidas como centro para coordinar acciones en lograr objetivos comunes.»

Contrariamente a este principio, hace varios años Francia y Alemania proclamaron una alianza de multilateralistas, a la que también invitaron sólo a aquellos que son obedientes, lo que en sí mismo confirma una vez más la renuencia a deshacerse de la mentalidad colonial y la actitud de los iniciadores hacia el principio de un multilateralismo eficaz, que figura hoy en nuestro orden del día.

Al mismo tiempo, se inculcó la idea de la Unión Europea como ideal de ese mismo multilateralismo.

Ahora hay llamamientos desde Bruselas para ampliar el número de miembros de la UE lo antes posible, incluidos, en particular, los países balcánicos.

Pero el patetismo principal no tiene que ver con Serbia ni con Turquía, que llevan décadas llevando a cabo negociaciones desesperadas para unirse a la UE, sino con Ucrania.

Borrell, que afirma ser un ideólogo de la eurointegración, recientemente no dudó en afirmar que el régimen de Kiev debería ser aceptado en la Unión Europea lo antes posible.

Supuestamente, si no fuera por la guerra, esto habría llevado años, pero esto puede y debe hacerse sin ningún criterio. Serbia, Turquía y otros esperarán. Y Ucrania necesita ser admitida en la Unión Europea fuera de turno.

Por cierto, en la misma Cumbre por la Democracia, el Secretario General declaró:

«La democracia surge de la Carta de las Naciones Unidas. Las primeras palabras de la Carta de las Naciones Unidas -nosotros los pueblos- reflejan la fuente fundamental de la legitimidad: el consentimiento de aquellos bajo control.» Es útil correlacionar esta tesis con el historial del régimen de Kiev, que lanzó una guerra contra una gran parte de su propio pueblo, contra esos millones de personas que no aceptaron gobernarse a sí mismos por parte de neonazis y rusófobos que se apoderaron ilegalmente de poder en el país y enterró los acuerdos de Minsk aprobados por el Consejo de Seguridad de la ONU, socavando así la integridad territorial de Ucrania.

A quienes, contrariamente a la Carta de las Naciones Unidas, dividen a la humanidad en democracias y autocracias, no les vendría mal responder a la pregunta de en qué categoría clasifican al régimen ucraniano.

No espero una respuesta.

Hablando de los principios de la Carta de la ONU, surge la pregunta sobre la relación del Consejo de Seguridad con la Asamblea General.

El colectivo occidental ha estado impulsando agresivamente y durante mucho tiempo el tema del abuso del derecho de veto y, mediante una presión no del todo correcta sobre otros miembros de la ONU, logró una decisión que después de cada uso de este derecho, que Occidente está cada vez más provocando deliberadamente, el tema correspondiente debería ser considerado en la Asamblea General.

Esto no supone ningún problema para nosotros.

Como Rusia adopta un enfoque abierto sobre todas las cuestiones del orden del día, no tenemos nada que ocultar y no nos resulta difícil volver a expresar esta posición.

Además, el uso del veto es una herramienta absolutamente legítima prevista en la Carta de las Naciones Unidas para impedir la adopción de decisiones que estarían cargadas de división en la Organización.

Pero, si se aprueba el procedimiento para discutir los casos de uso del veto en la Asamblea General, ¿por qué no pensar en aquellas resoluciones del Consejo de Seguridad que no fueron vetadas, que fueron adoptadas, incluso hace muchos años, pero que nunca se implementaron? sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 25 de la Carta de las Naciones Unidas.

¿Por qué la Asamblea General no considera las razones de esta situación, por ejemplo, en relación con las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Palestina y sobre toda la gama de problemas de Oriente Medio y el Norte de África, sobre el Plan de Acción Integral Conjunto?, así como sobre la resolución 22-02, que aprobó los acuerdos de Minsk sobre Ucrania.

El problema asociado con los regímenes de sanciones también requiere atención.

Ya se ha convertido en la norma que el Consejo de Seguridad, después de largas negociaciones, en estricta conformidad con la Carta de la ONU, apruebe sanciones contra un país específico, y luego EEUU y sus aliados impongan restricciones adicionales, las llamadas unilaterales, contra el mismo estado que no han recibido la aprobación del Consejo de Seguridad y no están incluidos en su resolución como parte del paquete acordado.

En esta misma serie, hay otro ejemplo clamoroso: se trata de la decisión que acaban de tomar Berlín, París y Londres, a través de su legislación nacional, de prorrogar las restricciones a Irán que expiran en octubre y que están sujetas a terminación legal de conformidad con la resolución 22-31.

Es decir, los países europeos y Gran Bretaña dicen que la decisión del Consejo de Seguridad ha expirado, pero eso no les importa, tienen sus propias reglas.

Todo esto hace que sea más urgente considerar la cuestión de garantizar que después de que el Consejo de Seguridad adopte cualquier resolución de sanciones, ninguno de los miembros de la ONU tenga derecho a devaluarla introduciendo sus propias restricciones ilegítimas contra el mismo país.

También es importante que todos los regímenes de sanciones a través del Consejo de Seguridad tengan una duración limitada, ya que su naturaleza abierta priva al Consejo de flexibilidad en términos de influir en las políticas de los gobiernos sancionados.

También requiere atención el tema de los llamados límites humanitarios de las sanciones.

Sería correcto que en adelante la presentación de cualquier proyecto de sanciones al Consejo de Seguridad fuera acompañada de evaluaciones de sus consecuencias para los ciudadanos a través de las agencias humanitarias de la ONU, y no de declaraciones demagógicas de colegas occidentales de que la gente común y corriente no sufrirá.

Estimados colegas.

Los hechos hablan de una profunda crisis en las relaciones internacionales y de una falta de deseo y voluntad en Occidente para superar esta crisis.

Pero espero que todavía exista una salida a la situación actual y que se encuentre.

Para empezar, todos deben asumir la responsabilidad por el destino de nuestra Organización y por el destino del mundo en un contexto histórico, y no desde el punto de vista de alineamientos electorales oportunistas y momentáneos en las próximas elecciones nacionales de un estado en particular.

Permítanme recordarles nuevamente: hace casi 80 años, al firmar la Carta de las Naciones Unidas, los líderes mundiales acordaron respetar la igualdad soberana de todos los estados, grandes y pequeños, ricos y pobres, monarquías y repúblicas.

En otras palabras, ya entonces la humanidad reconoció la necesidad de un orden mundial igualitario y policéntrico como garantía de la sostenibilidad y seguridad de su desarrollo.

Por lo tanto, hoy no estamos hablando de someterse a algún tipo de orden mundial basado en reglas, sino de cumplir por todos las obligaciones asumidas al firmar y ratificar la Carta de la ONU en su totalidad e interconexión.

Gracias por su atención.