Soros, Rothschild, Khodorkovsky, Kissinger y Open Russia son derrotados por Putin

Desde sus primeros días de presidencia, Vladimir Putin hizo de la situación social y económica de Rusia su principal prioridad. Su arresto del dictador Mikhail Khodorkovsky fue solo el comienzo.

Durante su primer mandato, Putin limitó la influencia y ambiciones políticas de los oligarcas comenzando por los que controlaban las televisiones rusas, y construyó la llamada vertical de poder, para lo cual introdujo medidas que, según los criterios de la «democracia occidental», eran un «retroceso en las conquistas democráticas» realizadas por Rusia después de la desintegración de la URSS.

Esta oligarquía había nacido de las privatizaciones de Boris Yeltsin, lo que resultó en el exilio o arresto de gente como Boris Berezovsky, Vladimir Gusinsky, Mijail Jodorkovski, quien era fundador de la petrolera Yukos y que fue condenado a 9 años de prisión por delitos fiscales. Si bien otros oligarcas como Roman Abramovich y Arkadi Rotenberg se unieron a Putin.

El primer conflicto estalló con Borís Berezovski, multimillonario que controlaba una petrolera y la aereolínea Aeroflot, entre otras empresas. Había desempeñado un papel clave en la elección de Putin y en la formación y financiamiento de Unidad, el partido que apoyaba al nuevo líder ruso. Sin embargo, Berezovski quería continuar con su enorme influencia política, pues sostenía que —en ausencia de una sociedad civil, como era el caso en Rusia— los oligarcas, los ricos debían intervenir directamente en el proceso político para proteger la democracia. Putin, en cambio, opinaba lo contrario: que los oligarcas debían concentrarse en los negocios y no interferir en la política.

Respecto a las políticas rusas, el especulador financiero e inversionista George Soros ha declarado a Rusia y a Putin como «una amenaza existencial para Europa» y que «el nacionalismo agresivo de Putin reta los valores y principios con los cuales la Unión Europea fue fundada».

Jodorkovski fue arrestado el 25 de octubre de 2003 en el aeropuerto de Novosibirsk. En una medida sin precedentes en la Rusia postsoviética, el gobierno de Vladímir Putin congeló los activos de la compañía. Las decisiones tomadas por las instituciones rusas condujeron a un colapso total del precio de las acciones de YUKOS. Más tarde el gobierno intentó vender una parte importante de la empresa a un precio muy inferior de su valor real a una compañía pantalla de Rosneft, en manos del gobierno ruso.

Finalmente el 31 de mayo de 2005 fue condenado a 9 años de prisión. En octubre del 2005 fue trasladado al campo número 13 de la cárcel de Krasnokámensk en la antigua provincia de Chitá, ahora parte del Territorio de Zabaikalie, en el sudeste de Siberia.

En enero de 2008 Mijaíl Jodorkovski comenzó una huelga de hambre.

Poco después fue acusado de dos nuevos delitos: robo y blanqueo de capitales. Tras casi dos años de juicio, el 30 de diciembre de 2010 fue condenado a 14 años de prisión.

El 20 de diciembre de 2013 fue liberado por un indulto del presidente ruso Vladimir Putin. Vive en Londres desde 2015.

The Economist (pertenece a The Economist Group, una sociedad editorial controlada en el 50 % por las familias Rothschild y Agnelli) afirmó en abril de 2010 que después de seis años en prisión, Khodorkovsky se había transformado políticamente de un oligarca a un preso político y luchador por la libertad : «Habla con la autoridad de un director ejecutivo de lo que alguna vez fue la compañía petrolera más grande de Rusia. Explica cómo Yukos y la industria petrolera de Rusia funcionaron, pero él va más allá de los asuntos comerciales. Lo que está defendiendo no es su negocio perdido hace mucho tiempo, sino sus derechos humanos. La transformación del Sr. Khodorkovsky de un oligarca despiadado, que opera en un clima virtualmente anárquico, en un preso político y luchador por la libertad es una de las historias más intrigantes de la Rusia poscomunista».

Khodorkovsky afirma su transformación política en muchos de sus propios escritos desde la prisión. El 26 de octubre de 2009, publicó una respuesta a «¡Adelante, Rusia!» de Dmitri Medvedev, artículo en Vedomosti, argumentando que «el autoritarismo en su forma rusa actual no cumple con muchos requisitos humanitarios clave habituales para cualquier país que desee considerarse moderno y europeo».

En un artículo de opinión del 28 de enero de 2010 para el New York Times y el International Herald Tribune , Khodorkovsky argumentó que «Rusia debe tomar una decisión histórica. O retrocedemos del callejón sin salida hacia el que nos hemos estado dirigiendo en los últimos años, y nos hazlo pronto, o de lo contrario continuaremos en esta dirección y Rusia en su forma actual simplemente dejará de existir».

El 3 de marzo de 2010, Khodorkovsky publicó un artículo en Nezavisimaya Gazeta sobre la «cinta transportadora» de la justicia rusa. En este artículo, afirma que la » cinta transportadora siloviki, que ha socavado la justicia, es verdaderamente la sepulturera del Estado ruso moderno. Porque pone a muchos miles de los ciudadanos más activos, sensatos e independientes del país en contra de este Estado, con envidiable regularidad».

En conclusión, opinó The Economist, «cualquier conversación del Kremlin sobre el estado de derecho o sobre la modernización será una fanfarronería mientras el señor Khodorkovsky permanezca en la cárcel».

Khodorkovsky se convirtió en elegible para libertad condicional después de haber cumplido la mitad de su sentencia original, sin embargo, en febrero de 2007, los fiscales estatales comenzaron a preparar nuevos cargos de malversación de fondos, lo que condujo a un segundo juicio que comenzó en marzo de 2009.

El 24 de mayo de 2011, se llevó a cabo la audiencia de apelación de Khodorkovsky y el juez Danilkin rechazó la impugnación. Tras el rechazo de la apelación, el grupo de derechos humanos Amnistía Internacional (vinculada a la Open Society de George Soros) declaró a Khodorkovsky y Lebedev como «prisioneros de conciencia», destacando en un comunicado que «Cualesquiera que sean los aciertos y errores de las primeras condenas de Mikhail Khodorkovsky y Platon Lebedev, ya no puede quedar duda alguna de que su segundo juicio estuvo profundamente viciado y políticamente motivado».

En el segundo juicio, los fiscales pidieron al juez una sentencia de 14 años, que era solo un año menos que el máximo. El juez Danilkin dictó sentencia el 30 de diciembre de 2010 en la que confirmó las declaraciones de los fiscales. Teniendo en cuenta el tiempo ya cumplido, Khodorkovsky iba a ser liberado en 2017. El presidente estadounidense Barack Obama, la canciller alemana Angela Merkel y el secretario de Relaciones Exteriores británico William Hague condenaron o expresaron su preocupación por la sentencia extendida de Khodorkovsky. La Casa Blanca dijo que puso en duda el sistema legal de Rusia.

El 19 de diciembre de 2013, el presidente Vladimir Putin dijo que tenía la intención de indultar a Khodorkovsky en un futuro próximo. Lo hizo al día siguiente, afirmando que la madre de Khodorkovsky estaba enferma y que Khodorkovsky había pedido clemencia.

Mikhail Khodorkovsky en 2014 en Kiev con el puño el alto durante la Euromaidán

Tras su indulto y liberación de prisión el 20 de diciembre de 2013, Mikhail Khodorkovsky hizo solo unas pocas apariciones públicas hasta que estalló la revolución en Ucrania. El 9 de marzo de 2014, Khodorkovsky habló en Maidan Nezalezhnosti en Kiev, donde acusó al gobierno ruso de complicidad en el asesinato de manifestantes

PARTIDO POLÍTICO CON APOYO DE KISSINGER Y ROTHSCHILD

Mijail Jodorkovski crea Rusia Abierta, con los accionistas de su empresa, Yukos (una corporación cerrada en 2006).

Afirma que su organización defiende la democracia y los derechos humanos. La primera iniciativa tomó la forma de una fundación cuyo propósito declarado era «construir y fortalecer la sociedad civil en Rusia», establecida en 2001. Jodorkovski relanzó Open Russia en septiembre de 2014 como una plataforma comunitaria a nivel nacional como parte de un grupo de actividades llamado «Open Media».

Rusia Abierta ha sido descrita por The Guardian como una organización benéfica.​ Su junta incluía a Henry Kissinger y Lord Jacob Rothschild y Arthur Hartman. Según el Moscow Times, la encarnación anterior de Rusia Abierta financió «muchos proyectos filantrópicos, incluidos proyectos educativos para jóvenes, la Federación de Educación en Internet, el Club de Periodismo Regional y proyectos de ONG de derechos humanos».

Después del arresto de Jodorkovski en 2003, su adjunto Leonid Nevzlin se hizo cargo de Rusia Abierta. Fue sucedido por Nikolái Bychkov.

A mediados de 2017, Rusia Abierta fue designada como una organización «indeseable» por la Oficina del Fiscal General de Rusia, prohibiendo efectivamente sus actividades en Rusia.

Siendo un estudiante de historia con una gran pasión por los asuntos mundiales, Putin fue capaz de comprender estas organizaciones y sus esquemas.

ROTHSCHILD Y LA PETROLERA YUKOS

Mijail Jodorkovski, bajo amenaza de arresto en 2003 como resultado de una investigación cada vez más amplia sobre la principal petrolera del país, Yukos, nombra a Lord (Jacob) Rothschild como posible sucesor al frente de la compañía.

Las investigaciones de fraude e impuestos podrían atraer a un grupo de altos ejecutivos de Yukos y, en estas circunstancias, el grupo se acercaría al banquero de Londres, dijo un funcionario de la empresa al diario ruso Kommersant.

Lord Rothschild, con una gran cantidad de contactos corporativos, políticos y bancarios internacionales de alto perfil en consonancia con su posición como miembro de la influyente dinastía bancaria Rothschild.

El sucesor obvio de Khodorkovsky sería el principal financista del grupo, Platon Lebedev, pero estaba en la cárcel y enfrentaba cargos por fraude.

Mientras se negaba a comentar sobre cualquier papel potencial para él en Yukos, Lord Rothschild defendió al barón del petróleo. ‘Khodorkovsky es un hombre de negocios progresista que se dedica a Rusia’, dijo su oficina citada. El portavoz dijo que Lord Rothschild no tenía ninguna relación comercial con Menatep, una empresa de Khodorkovsky que posee el 61% de Yukos.

Lord Rothschild todavía dirige J Rothschild Capital Management, el negocio de gestión de fondos que creó hace casi 20 años. Ese negocio ahora es parte del grupo más grande de gestión patrimonial de St James’s Place Capital presidido por Sir Mark Weinberg, un viejo amigo y socio comercial.

También es cofundador con el exsecretario de Estado de EEUU Henry Kissinger de la Open Russia Foundation de Khodorkovsky, financiada por Yukos, establecida en diciembre de 2001 para desarrollar las relaciones entre Rusia y Occidente. En marzo del año pasado, Khodorkovsky nombró al exsecretario de Relaciones Exteriores británico Lord (David) Owen como presidente de Yukos International UK en Londres.

Lord Rothschild se separó de su primo Sir Evelyn de Rothschild, presidente del banco de inversión inglés NM Rothschild, para establecer su propio banco de inversión J Rothschild Assurance en la década de 1980.

Rápidamente se hizo un nombre, uniendo fuerzas con el difunto Sir James Goldsmith y Kerry Packer de Australia para un asalto a BAT Industries a través de Anglo Leasing, una de varias participaciones en compañías de servicios financieros.