Shia LaBeouf deja el judaísmo y se convierte al catolicismo tras ser confirmado en la misa de Nochevieja

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

De acuerdo con información publicada por The Hollywood Reporter, Shia, que fue criado dentro del judaísmo, es hijo de madre judía e hizo la bar mitzvah a los 13 años, ahora es un miembro activo de la iglesia católica y este fin de semana recibió el sacramento de la Confirmación a manos de un obispo en Minnesota. Nunca fue ateo, dijo él mismo, pero sí agnóstico.

La Provincia de los Franciscanos Capuchinos de América Occidental anunció la noticia en su sitio de Facebook, donde publicó imágenes de un LeBeouf sonriente recibiendo la Comunión, arrodillado con los ojos cerrados en oración durante la Misa y abrazando a los frailes que asistieron a la ceremonia.

Los Frailes Menores Capuchinos son una orden religiosa católica de hombres inspirada en San Francisco de Asís. En su sitio dicen que su misión de vida es servir a los pobres y vivir el Evangelio “a través de la fraternidad, la sencillez y la oración contemplativa”.

La ceremonia sacramental se llevó a cabo en la Parroquia Old Mission Santa Inés en Solvang, California, el mismo convento donde LaBeouf, quien reconoció su alcoholismo y enfrentó acusaciones de abuso, se entrenó durante meses para su papel como uno de los santos más conocidos y venerados de Italia en la Película de 2022, “Padre Pío”.

El actor conoció el catolicismo en 2022, después de filmar la cinta «Padre Pio» y reveló que Mel Gibson fue una figura muy importante en esta decisión, pues lo tomó bajo su protección.

«Los frailes franciscanos capuchinos están encantados de darle la bienvenida al redil y ser testigos de su profundo compromiso con su camino de fe», dijo la orden religiosa católica.

LaBeouf “se ha embarcado en un profundo viaje espiritual que lo ha llevado a abrazar las enseñanzas de la Iglesia Católica”, decía la orden. “Su decisión de ingresar plenamente a la Iglesia es un testimonio de su sincero deseo de crecer en su relación con Dios y vivir los valores del Evangelio”.

LaBeouf saltó a la fama por primera vez cuando era adolescente en el programa de Disney Channel «Even Stevens» y es mejor conocido por sus papeles en «Transformers» de 2007 y en «Indiana Jones y la Calavera de Cristal» de 2008. También protagonizó la película de 2019 “The Peanut Butter Falcon”.

Ha tenido varios enfrentamientos con la ley durante su carrera, incluido un arresto en la ciudad de New York en 2017 por embriaguez en público y alteración del orden público que fue capturado en un video transmitido en vivo. Fue enviado a rehabilitación por orden judicial.

LaBeouf, acusado de abuso por una exnovia, pasó meses en el convento de California preparándose para su papel en “Padre Pío”.

El actor ha dicho que la oportunidad de interpretar al místico monje capuchino mejor conocido por haber mostrado las heridas “estigmas” de Cristo (sangró por las manos, los pies y los costados) fue un milagro para él personalmente.

LaBeouf dijo el año pasado en una entrevista con el obispo Robert Barron, de la diócesis de Winona-Rochester en Minnesota, que era agnóstico antes de convertirse al catolicismo. Dijo que tuvo un bar mitzvá cuando tenía 13 años, pero que nunca abrazó la fe judía.

Barron, en un correo electrónico enviado a The Associated Press el viernes, describió la conversión de LaBeouf como “un testimonio de la gracia de Dios”.

«Dios parece especializarse en encontrar a los perdidos», escribió Barron. “Jesús mismo dijo: ‘No he venido por los justos sino por los pecadores’. Entonces, el perdón siempre está disponible; la redención siempre es posible”.

El patrocinador de la confirmación de LaBeouf, el fraile capuchino Alexander Rodríguez, dijo a la AP que LaBeouf “no se habría hecho católico si no hubiera pasado por las dificultades personales y los pecados que conocemos”.

“Es gracias a los sufrimientos que ha atravesado que pudo llegar a conocer a Dios, especialmente interpretando el papel del Padre Pío”, dijo el fraile en una entrevista telefónica.

El Padre Pío murió en 1968 y fue canonizado en 2002 por el Papa Juan Pablo II, convirtiéndose en uno de los santos más populares en Italia, EEUU y más allá.