Se probó que la Mac era de Hunter Biden

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Tal como explica Jordan Boyd en The Federalist, casi cuatro años después de que se revelara en 2020 la evidencia condenatoria de corrupción de la familia Biden en la computadora portátil de Hunter Biden, el Departamento de Justicia del presidente Joe Biden admitió en un expediente judicial el martes que la Mac y su contenido son reales.

Si alguien ha estado siguiendo esta historia desde que se publicó en octubre de 2020, sabrá que nunca hubo ninguna razón verdadera para dudar de los informes del New York Post o de la palabra del propietario del taller de reparación de computadoras de Delaware de que la Mac abandonada pertenecía a Hunter. Sin embargo, la verdad no era ninguna defensa. El Post fue rápidamente excluido de las redes sociales por difundir “desinformación” (una decisión basada en desinformación real) y decenas de funcionarios de inteligencia estadounidenses se apresuraron a respaldar la censura. Lo mismo hizo Joe Biden. La confirmación del Departamento de Justicia de que el contenido de la computadora portátil provenía de Hunter llega años después de que los medios de comunicación cómplices admitieran silenciosamente la verdad sobre la computadora en 2022, y aún más después de que los medios conservadores verificaran la autenticidad de la computadora portátil antes del día de las elecciones de 2020.

El reconocimiento por parte del Departamento de Justicia de que la computadora portátil de Hunter fue “dejada en una tienda de computadoras” y contenía “información duplicada que los investigadores ya habían obtenido de Apple” reivindica aún más a los denunciantes del IRS, quienes también fueron difamados implacablemente por hablar. En 2020, cualquier mención de la evidencia de que el entonces candidato presidencial Biden y su familia estaban involucrados en un plan internacional de tráfico de influencias fue bombardeada por las grandes tecnológicas, rechazada por los medios corporativos y criticada por los demócratas. Muchos medios importantes y figuras demócratas todavía lo tratan como falso.

Esto demuestra cómo al progresismo, la realidad es una construcción social donde, lo que no se dice no existe; de allí la censura.