Quimeras reales en Francias

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

“Quimeras humano-mono: los embriones de mono se han utilizado como campo de pruebas para la creación de quimeras utilizando embriones animales y células humanas” dice un titular científico de Francia.
Los experimentos llamados “quimera” aluden a experimentos cuya esencia reside en mezclar células de diferentes especies animales; son prácticas antiguas siendo el primero con data de 1969, cuando la bióloga francesa Nicole Le Douarin creó embriones de codorniz-pollo. Desde entonces los equipos científicos de distintas naciones han estado experimentando con células de especies animales y humanas. Así pues, en 2017, se integraron células humanas en embriones de cerdo mientras que, en 2018, a embriones de oveja.
En Francia se acaba de publicar en la revista Stem Cell Reports la investigación que introdujo células humanas, llamadas IPS, en embriones de mono y las cultivó en laboratorio durante tres días. Estas células IPS son células humanas adultas que han sido reprogramadas en el laboratorio para volver al estado «original» no especializado de las células madre pluripotentes. Este tipo de célula tiene la capacidad de convertirse en cualquier tejido del cuerpo, según informa Alliance Vita. El equipo llevó a cabo varios experimentos, a saber que inyectó, por un lado, células madre embrionarias animales (ratones y monos), y por otro, células IPS humanas, en embriones de conejo o mono. El equipo descubrió que los embriones inyectados con células madre de ratón eran todos quiméricos (las células se «mezclaban» para continuar con el desarrollo embrionario). Mientras ello ocurría con un equipo técnico francés, otro equipo chino-estadounidense publicó, casi al mismo tiempo, en la revista Cell que cultivaron los embriones hasta los diecinueve días, etapa de desarrollo en la que el sistema nervioso de los primates comenzó a desarrollarse. Inyectaron 25 células IPS humanas en 132 embriones de monos de 6 días de edad. El día 9, la mitad de ellos eran quiméricos, el día 13, un tercio seguían siendo quiméricos, el día 19, sólo 3 seguían siendo quiméricos. El nivel de células humanas no excedió del 5 al 7% en la quimera.

En principio, en Francia está prohibida la creación de embriones quiméricos. Ante esto surgen proyectos de ley de “bioética” para autorizar la investigación mediante la introducción de células humanas (células embrionarias o células IPS) en embriones animales. Una enmienda que está en debate incluso prevé la autorización para implantar estos embriones en úteros femeninos hasta el nacimiento de pequeñas quimeras humano-animales. Según trasciende en Alliance Vita, La Asamblea Nacional estaría a favor mientras que el Senado estaría en contra del presente proyecto.

En defensa de tal proyecto, algunos alegan crear órganos humanos en animales con miras a proporcionar injertos para trasplante. Esto es un » escenario que es ciencia ficción » tal como reconoce Pierre Savatier, investigador del Inserm, quien coordinó el trabajo del equipo francés y las campañas para la autorización de estas prácticas. La actual ley no especifica el rechazo al uso de células IPS (la ley vigente de 2011 no lo previó); de allí es que se procede a estos experimentos, basándose en el principio de que lo que no está prohibido está permitido. Para este investigador, “las primeras grandes áreas que podrían beneficiarse de esta investigación son la medicina reproductiva y la terapia celular, utilizadas en particular en la lucha contra la degeneración celular. Actualmente, está claro que el campo de la procreación médicamente asistida (MAP) necesita conocimientos sobre el desarrollo de embriones humanos para mejorar la fecundación in vitro”.

El Consejo de Estado subrayó en 2018 los “riesgos vinculados a la transgresión de fronteras entre humanos y animales” y remarcó “el riesgo de crear una nueva zoonosis (una infección que se transmite de los animales vertebrados a los humanos y viceversa); el riesgo de representación humana en el animal y el riesgo de conciencia humana en el animal (si la inyección de células humanas indujo cambios en el animal, como la migración de células humanas al cerebro del animal, en el sentido de una conciencia con características humanas». Parece que hay hombres queriendo ser como Dios…