Putin firma decreto para la investigación y registro de propiedades y antiguos territorios rusos en manos extranjeras

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El decreto, firmado por el presidente a fines de la semana pasada, asigna fondos para la búsqueda, registro y protección legal de propiedades rusas en el extranjero, incluidas propiedades en los antiguos territorios del Imperio Ruso y la Unión Soviética.

Esto incluiría Alaska, zonas de Europa central y oriental, grandes zonas de Asia central y partes de Escandinavia.

Fuera de ello, es falso que Rusia haya declarado ilegal la venta de Alaska a EEUU y que haya exigido la devolución del territorio, una afirmación que ha sido desmentida por el Kremlin y que se basa en un documento en el que no se hace referencia alguna a esa supuesta reclamación.

Tras viralizarse los contenidos engañosos, el expresidente ruso y vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, ironizó este lunes con la cuestión en un mensaje en X en el que señaló que «Rusia no recuperará Alaska, que fue vendida a Estados Unidos en el siglo XIX».

«Entonces esto es todo. Y hemos estado esperando que lo devuelvan cualquier día. Ahora la guerra es inevitable», señaló de forma satírica en la citada publicación.

Por otro lado, el documento que se difunde en redes sociales se trata de un decreto para buscar históricas propiedades de Rusia en el extranjero, pero no hace ninguna referencia específica a Alaska ni declara su venta como «ilegal».

Según el texto, el Kremlin aprobó otorgar una subvención a la «Empresa de gestión de propiedades en el extranjero» para el «apoyo financiero» de los costos asociados con la búsqueda, el registro y la protección «de bienes e inmuebles de la Federación de Rusia, el antiguo Imperio Ruso y la antigua URSS».

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y la Empresa de Gestión de Propiedades Extranjeras de su administración presidencial tienen la orden de llevar a cabo el trabajo y tienen la orden de encontrar, registrar y proteger la «propiedad» en cuestión. Los parámetros exactos de lo que constituye propiedad rusa actual o histórica no están claros.

Un destacado bloguero militar ultranacionalista y partidario de la guerra enmarcó el decreto como un paso hacia nuevos conflictos territoriales con los vecinos de Rusia, incluido EEUU.

«Sugerimos comenzar con Alaska», escribió el canal Two Majors Telegram, que cuenta con más de 530.000 suscriptores. Más allá de eso, el blogger escribió que el Kremlin debería mirar hacia «Dniéper, Ucrania, Besarabia, el Gran Ducado de Finlandia, Armenia, Azerbaiyán, Georgia, los estados de Asia Central del Turquestán ruso, la mayoría de las provincias bálticas y una parte importante de Polonia».

Alaska, el estado más grande de EEUU por área situada al oeste de Canadá, fue el estado número 49 admitido en la unión, uniéndose en enero de 1959. Antes de eso, el Imperio Ruso había intentado colonizar el territorio en el siglo XVIII, antes de vender el territorio a EEUU por  U$S7,2 millones, o aproximadamente 150 millones de dólares ajustados a la inflación, debido a la dificultad de mantenerlos. En su punto más cercano, Alaska y Rusia están a sólo 53 millas de distancia, separadas por las aguas del Estrecho de Bering.

Putin anteriormente había restado importancia a la venta de Alaska a EEUU en 1867. Calificó el acuerdo de «barato» y dijo que la gente «no debería preocuparse» por el evento. Pero algunos de sus aliados han sugerido que Moscú podría reabrir la cuestión como una disputa territorial.

En el pasado, el propio Putin se ha mantenido callado ante la perspectiva de retomar Alaska, incluso cuando algunos miembros de su gobierno han tratado de impulsar la idea.

«¿Por qué necesitas Alaska?», dijo Putin durante un panel de preguntas y respuestas en 2014 cuando se le preguntó sobre la idea de recuperar el territorio por parte de un ciudadano ruso. «Por cierto, Alaska se vendió en algún momento del siglo XIX. Luisiana fue vendida a los EEUU por los franceses aproximadamente al mismo tiempo. Se vendieron miles de kilómetros cuadrados por 7,2 millones de dólares, aunque en oro».

«Antes de que los estadounidenses se apoderen de nuestras propiedades en el extranjero, deberían recordar que nosotros también tenemos algo que reclamar», afirmó Viacheslav Volodin, presidente de la Duma estatal, durante una sesión plenaria en el verano de 2022. En aquel momento, los rusos reaccionaron con nerviosismo ante las sanciones impuestas por EEUU a Moscú.