Proyecto de ley de Oklahoma busca criminalizar el sexting fuera del matrimonio

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El proyecto de ley del Senado de Oklahoma de 1976 también haría ilegal posar o exhibir tales imágenes. La ley definiría las representaciones ilegales como la “exhibición lasciva de los genitales descubiertos, las nalgas o, si dicha persona es mujer, los senos, con el fin de estimular sexualmente al espectador”; cualquier representación de “restricción física como atar o encadenar en el contexto de una conducta sexual”; y la categoría indefinida “abuso sadomasoquista”.

El proyecto de ley, que será presentado el próximo mes por el senador estatal Dusty Deevers (R-Elgin), prohibiría consumir o producir contenido sexual que “carezca de propósitos o valor literario, artístico, educativo, político o científico serio” en cualquier medio.

El alcance de esa definición cubriría no sólo la pornografía sino también las imágenes personales enviadas entre adultos que consienten en ello. Sin embargo, no pretende expresamente «impedir que los cónyuges se envíen imágenes de naturaleza sexual entre sí». Entonces, ¿Qué pasa con los adultos solteros que dan su consentimiento? Tienen derecho a la intimidad, la privacidad y la expresión.

Además, sería un delito «comprar, conseguir, ver o poseer» cualquier «material obsceno». Por lo tanto, ¿podría recibir una imagen lasciva de su amante y ser acusado penalmente por verla?.

El contenido que muestre sodomía y masturbación también quedaría fuera de la mesa, además de videos, películas, videojuegos y mensajes de texto que involucren “abuso sadomasoquista” y “actos de excreción en un contexto sexual”.

Implicaría penas de prisión de hasta un año y multas de U$S 2.000. También permitiría que cualquier residente del estado demandara a cualquier residente del estado por U$S 10.000 a cualquier persona que produzca o promueva el contenido supuestamente inapropiado.

En principio, las parejas casadas estarían exentas de la prohibición, siempre que solo compartan contenido explícito que hayan creado juntos.

En un fallo de 2002, la Corte Suprema de EEUU falló contra una disposición de la ley federal que prohibía las simulaciones por computadora y la pornografía virtual bajo la primera enmienda. En Ashcroft v. The Free Speech Coalition , el juez Kennedy, en una decisión de 6 a 3, encontró que la Ley de Prevención de la Pornografía Infantil de 1996 era “demasiado amplia” y incluía dentro de sus prohibiciones muchas obras artísticas y valiosas.

“Las fotografías de lo que parece ser un joven de 17 años participando en actividades sexualmente explícitas no contravienen en todos los casos los estándares comunitarios… La (Ley) también prohíbe el discurso que tenga un valor redentor grave, proscribiendo la representación visual de una idea (la de adolescentes que participan en actividades sexuales) que es un hecho de la sociedad moderna y ha sido un tema en el arte y la literatura durante siglos”.

En mi opinión, el proyecto de ley es presuntamente inconstitucional, pero la Corte hizo un desastre en esta área en sus fallos sobre la obscenidad. Esa locura se resumió en la ridícula declaración del juez de la Corte Suprema Potter Stewart en el caso Jacobellis v. Ohio, 378 US 184 (1964): “Hoy no intentaré definirlo más… Pero lo sé cuando lo veo».

Tal como está escrito, este proyecto de ley es demasiado vago y demasiado amplio para ser aprobado constitucionalmente bajo el precedente existente.