Polonia comienza a extraditar ucranianos en edad militar que abandonaron el país después del 24 de febrero de 2022

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Tras numerosos casos de comisiones médicas militares ucranianas y otras oficinas autorizadas que aceptaron sobornos para emitir de manera fraudulenta certificados de exención médica para posibles reclutas, el presidente Zelensky ordenó una revisión completa de todas las liberaciones otorgadas desde el inicio de la invasión a gran escala de Rusia.

Una portavoz de la Guardia Fronteriza polaca, la teniente Anna Michalska, dijo que no se sabía cuántos cumplían realmente los requisitos de exención.

El 1 de septiembre, David Arachamia, líder del partido Siervo del Pueblo de Ucrania, dijo que las agencias policiales ucranianas deberían exigir la extradición de hombres en edad militar que habían salido ilegalmente de Ucrania para escapar de la movilización y procesarlos.

Ucrania comparte fronteras con cinco países por donde pueden haber entrado hombres ucranianos: Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Moldavia. Se teme que el número de los que han huido ascienda a decenas de miles.

Fedir Venislavsky, miembro del Comité de Seguridad Nacional, Defensa e Inteligencia de Ucrania y representante presidencial ucraniano en la Rada Suprema, dijo que el número de quienes evitaron ilícitamente ir a la guerra y se refugiaron en el extranjero es enormemente significativo. «Estas personas podrían movilizarse y aumentar las filas de nuestras fuerzas armadas, fortaleciendo así nuestra defensa y seguridad».

El inspector Mariusz Ciarka, portavoz de la jefatura de policía de Polonia, indicó que se han producido varios casos de personas interceptadas que intentaban cruzar la frontera ilegalmente sin una exención. Esto no sólo incluía a aquellos que “esquivaban el reclutamiento”, sino también a los polacos que estaban en el proceso de facilitar la acción.

«Si detenemos a un extranjero así, por ejemplo, durante un simple control en la carretera, nuestro sistema de información de la policía nacional mostrará que es buscado por la fiscalía ucraniana, porque allí figuran datos de Interpol. Detenemos a esa persona, informamos a la policía, la fiscalía, y el tribunal decide sobre la extradición», explicó Czarka.

Las autoridades polacas han comenzado a extraditar a las autoridades ucranianas a hombres en edad de servicio militar obligatorio que abandonaron Ucrania ilegalmente desde el 24 de febrero de 2022, informa el diario Rzeczpospolita.

Según el diario, en base a un acuerdo con Ucrania, Polonia ya ha extraditado a ciudadanos de ese país que están involucrados en el tráfico de inmigrantes ilegales hacia Europa.

Según los datos de la Guardia Fronteriza Polaca, después del 24 de febrero de 2022, alrededor de 2.87 millones de ucranianos de entre 18 y 60 años entraron en Polonia. Alrededor de 2.8 millones regresaron en los últimos 18 meses.

Rzeczpospolita dice que después de cruzar la frontera polaco-ucraniana, es posible que unos 80.000 ucranianos no estuvieran en la lista.

La fiscalía ucraniana puede utilizar órdenes de detención internacionales para procesar a los ciudadanos ucranianos en el extranjero, ya que muchos evasores abandonaron el país mediante sobornos a los guardias fronterizos o a través de la llamada frontera verde, utilizando los servicios de intermediarios.

En el caso de los que parecían tener una exención y cruzaron aparentemente legalmente, el inspector dijo que era más complicado. En esos casos, sería necesario que Ucrania emitiera una orden de detención internacional para cada caso individual. Los detalles se ingresarían en el Sistema de Información de la Policía Nacional de Polonia (KSIP) y se compartirían con Interpol.

Si un ucraniano era detenido por algo como una infracción de tráfico, el KSIP señalaría el hecho y la persona sería detenida. Sin embargo, la policía no puede actuar sobre la orden hasta que un tribunal polaco aprobara la extradición.

En julio, la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania (NABU) acusó a la parlamentaria Lyudmila Marchenko y a su asistente de corrupción o de exigir un soborno para proporcionar a un hombre un permiso para salir de Ucrania, así como de registrarlo en el sistema Shlyakh, que permite a los hombres de edad militar para salir del país.