Pasó 28 años en prisión y ahora es declarado inocente de violación, robo y secuestro gracias a un análisis de ADN

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Las pruebas de ADN ayudaron a exonerar a Gerardo Cabanillas en un ataque en 1995 a una pareja sentada en un automóvil estacionado en la ciudad de South Gate, dijo la oficina del fiscal de distrito del condado en un comunicado.

El caso de Cabanillas fue reexaminado por la Unidad de Integridad de Condenas de la oficina del fiscal del distrito, y la semana pasada un juez revocó su condena, lo encontró objetivamente inocente y ordenó su liberación permanente.

“Extiendo mis más sinceras disculpas al señor Cabanillas por el error judicial y el fracaso de nuestro sistema legal penal”, dijo el fiscal de distrito George Gascón en un comunicado.

Cabanillas fue condenado en 1996 y pasó 28 años de prisión. Confesó ser uno de los dos hombres armados que se acercaron a la pareja, obligaron al hombre a salir y llevaron a la mujer a una casa abandonada donde ambos la violaron.

Otra pareja que viajaba en un automóvil en la misma zona fue asaltada dos días después, dijeron las autoridades.

A las víctimas de los ataques se les informó de su confesión e identificaron a Cabanillas en una serie de fotografías. Pero luego expresaron dudas ante el tribunal y dijeron que fueron presionados para identificarlo, según el Proyecto Inocencia de California de la Facultad de Derecho del Oeste de California, que representó a Cabanillas.

Las pruebas de ADN realizadas en el kit de violación mostraron que otras dos personas cometieron la agresión, dijo el grupo en un comunicado.

Ningún otro sospechoso fue arrestado, aunque un hombre confesó más tarde haber cometido uno de los crímenes, dijo el Proyecto Inocencia.

«Las confesiones falsas son una de las principales causas de condenas injustas en EEUU», dijo la directora interina Alissa Bjerkhoel en un comunicado. “La policía puede mentir a los sospechosos, incluidas promesas de indulgencia si la persona confiesa. Eso es exactamente lo que pasó aquí y, si no fuera por las pruebas de ADN, Gerardo habría pasado el resto de su vida en prisión”.

“Estamos emocionados por Gerardo y su familia de que la verdad finalmente lo haya liberado”, dijo.