Muere Sheila Lewis, la mujer de Canadá a la que se le negó un trasplante por no estar vacunada

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Lewis demandó a Alberta Health Services por su decisión de eliminarla de la lista de trasplantes. Los médicos argumentaron que la vacuna contra COVID, para la cual Lewis dijo que tenía inmunidad natural debido a una infección previa, era necesaria junto con las vacunas infantiles, que Lewis había recibido.

A Lewis le diagnosticaron una enfermedad terminal en 2018 y le dijeron que no sobreviviría a menos que recibiera un trasplante de órgano.

La colocaron en una lista de espera de trasplantes en 2020, pero un año después le informaron que primero tendría que recibir la vacuna COVID-19.

Lewis dijo que recibir la vacuna ofendería su conciencia y argumentó que el requisito violaba sus derechos establecidos en la Constitución.

El caso fue desestimado por un tribunal de Alberta, que dijo que la Carta no se aplica a las decisiones de tratamiento clínico. El Tribunal Supremo también rechazó su solicitud de audiencia.

Una prohibición de publicación impide revelar qué órgano necesitaba Lewis.

El Centro de Justicia para las Libertades Constitucionales, que apoyó las impugnaciones legales de Lewis, anunció su muerte el jueves pasado.

«La valiente canadiense Sheila Annette Lewis, lamentablemente falleció hoy», dijo la organización benéfica legal en un comunicado. “Nuestros pensamientos están con su familia y con todos los demás canadienses a quienes se les han negado trasplantes debido a políticas de vacunas poco científicas. Continuaremos su valiente lucha por los derechos y las libertades”.

Lewis perdió sus impugnaciones judiciales en el tribunal inferior y en el tribunal de apelaciones de Alberta. La Corte Suprema de Canadá se negó a escuchar el caso.

En julio, los abogados de Lewis dijeron que ella había llegado a un “acuerdo satisfactorio” confidencial con el gobierno de Alberta sobre una impugnación posterior.

Los términos no han sido revelados, pero los administradores de una campaña de financiación colectiva para Lewis dijeron que ella murió sin haber recibido nunca un trasplante.

Lewis recibió una gran ovación en mayo por su testimonio ante la Investigación Nacional de Ciudadanos.

«Todo lo que quería hacer era poder respirar», dijo. “E hice todo lo que me pidieron los médicos. Y no bebía, ni fumaba, ni consumía drogas. Y tomé todas mis vacunas y comí sano. He perdido algo de peso. Sabes, hice mis ejercicios. Fui a los programas. Hice todo. Todo lo que quiero hacer es vivir. Quiero ver criar a mis nietos. Pero eso no va a suceder ahora. Simplemente no se doblegan”.

Después de su derrota judicial, Lewis había planeado buscar un trasplante en los EEUU. Una campaña de financiación colectiva para apoyarla recaudó U$S 124.776.