Entra en vigencia la «Ley de Servicios Digitales» en Europa que obliga a combatir la «desinformación» y «discurso de odio»

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

La histórica ley es parte del arsenal legal desplegado por la Unión Europea para someter a las empresas de tecnología y hacer cumplir el orden en lo que los funcionarios han descrito como un «salvaje oeste» en línea.

La Ley de Servicios Digitales (DSA) obliga a las empresas a vigilar de manera más agresiva el contenido digital con la excusa de proteger a los usuarios en línea de la desinformación y el discurso de odio, o enfrentar el riesgo de fuertes multas.

Desde el viernes, todos los ojos están puestos en cómo cumplen las plataformas y en cómo la DSA cambiará la vida en línea en Europa, y los expertos predicen que podría desencadenar una ola de cambios más allá del bloque.

«La DSA es parte de una estrategia más amplia para dar más poder a los individuos, a los reguladores y a la sociedad civil», dijo Suzanne Vergnolle, profesora de derecho tecnológico en el Conservatorio Nacional de Artes y Oficios de París. Una afirmación cuestionable siendo que la sociedad civil se vería afectada y limitada en el uso de sus redes sociales.

«Es un paso más hacia una mayor rendición de cuentas», afirmó a la AFP.

Según la DSA, los sitios con al menos 45 millones de usuarios activos mensuales deben obedecer reglas más estrictas, incluidas auditorías de cumplimiento anuales y el deber de contrarrestar eficazmente la desinformación.

En abril, la UE nombró 19 sitios, incluidos Amazon Store, AppStore de Apple y Play, Maps y Shopping de Google, y el minorista de ropa Zalando, así como los gigantes de las redes sociales Instagram, LinkedIn, Pinterest, Snapchat, TikTok, YouTube y Twitter ( ahora rebautizado como X) y los motores de búsqueda de Google y Bing de Microsoft.

Incluso antes de que las reglas entren en vigor, Amazon y Zalando han presentado impugnaciones legales, alegando que sus plataformas no cumplen con los criterios para no cumplir con la primera ola de regulaciones.

A pesar del impacto potencial de los cambios, los usuarios individuales no se despertarán repentinamente la próxima semana y sentirán instantáneamente los efectos de la DSA.

«Es algo que ya estamos empezando a ver en términos de plataformas que cumplen proactivamente con su cumplimiento», dijo John Albert de AlgorithmWatch, una organización sin fines de lucro de investigación y defensa.

El máximo responsable del bloque para hacer cumplir la regulación digital, el comisario de Industria, Thierry Breton, dijo que las empresas «tenían ahora suficiente tiempo para adaptar sus sistemas a sus nuevas obligaciones».

«Mis servicios y yo aplicaremos rigurosamente la DSA y utilizaremos plenamente nuestros nuevos poderes para investigar y sancionar las plataformas cuando sea necesario», dijo a la AFP.

Esto quedó plenamente demostrado en los cambios anunciados por las empresas este verano.

Por ejemplo, Meta y TikTok, propietarios de Facebook e Instagram, anunciaron en agosto las medidas que tomarían para cumplir, incluida la de dar a los usuarios europeos más control sobre cómo ven el contenido, con la opción de optar por no recibir recomendaciones basadas en perfiles.

La UE observará particularmente a X desde que el multimillonario Elon Musk se hizo cargo de la plataforma Twitter el año pasado, tomando decisiones sobre contenidos que han provocado preocupaciones sobre el cumplimiento.

Breton advirtió previamente a Musk, quien se ha embarcado en una campaña de reducción de costos para la plataforma, que X necesita suficientes recursos para moderar el contenido peligroso.

Mientras tanto, Google dice que no ha esperado a que se apliquen las reglas de la DSA y que ya ha implementado políticas destinadas a una mayor transparencia y responsabilidad.

La Comisión Europea dijo que a pesar de los desafíos legales, las empresas aún deben cumplir. La violación de las reglas podría dar lugar a multas de hasta el 6% de los ingresos globales de una empresa, o incluso a una prohibición.

Ley de Mercados Digitales y la próxima regulación de la I.A.

Mientras tanto, se avecina otra ley de la UE para las grandes empresas tecnológicas.

El mes que viene, el bloque nombrará qué empresas tecnológicas deben obedecer normas de competencia más estrictas en virtud de la nueva Ley de Mercados Digitales (DMA).

En julio, Bruselas publicó una lista de empresas consideradas «guardianes», incluidas Amazon, Apple, ByteDance, propietario de TikTok, Google, Meta, Microsoft y Samsung.

Este estado viene con reglas adicionales que incluyen impedir que las empresas controlen qué aplicaciones están preinstaladas en los teléfonos o que dirijan a los usuarios a sus productos.

Una empresa que infringe la DMA se arriesga a recibir una multa de hasta el 10% de sus ingresos globales anuales.

La DSA y la DMA no son las primeras incursiones de la UE para regular las operaciones de las empresas tecnológicas.

En 2018, la gigantesca ley de privacidad de datos GDPR de la UE entró en vigor, cambiando radicalmente la forma en que las empresas procesan los datos de los usuarios, con multas para las empresas que violen las reglas.

Bruselas también se apresura a aprobar una ley que sería la primera del mundo en regular la inteligencia artificial.