Mamá vegana mató de hambre a un niño con una dieta de vegetales crudos y frutas

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Una madre vegana de Florida fue declarada culpable de asesinar a su hijo de 18 meses después de alimentarlo solo con frutas y verduras crudas.

A O’Leary, que había rechazado previamente el acuerdo de culpabilidad de la fiscalía por 30 años de cárcel, el juez encargado del caso le advirtió que, de ser hallada culpable, recibirá una sentencia de cadena perpetua.

La defensa pidió al jurado en su alegato final que considerara que su cliente no llevó a su bebé al médico porque “pudo haber tenido miedo de que le quitaran a su hijo”, y que O’Leary “no tuvo la intención de dañar a Ezra”.

Sheila O’Leary, de 39 años, enfrenta cadena perpetua después de que un jurado la condenó el miércoles por asesinato y una serie de cargos de abuso infantil por la muerte en 2019 de su hijo pequeño, Ezra O’Leary, informó News Press. La audiencia de sentencia está pautada para el próximo 25 de julio.

Su pequeño pesaba solo 17 libras, siete libras por debajo del promedio, cuando sus padres notaron que había dejado de respirar.

El médico forense declaró que el bebé, Ezra, “parecía estar gravemente desnutrido en el momento de su muerte”.

O’Leary y su esposo, Ryan O’Leary, le dijeron a la policía que Ezra seguía una dieta vegana estricta, pero que también lo alimentaban con leche materna.

Dijeron que el niño no había comido durante aproximadamente una semana antes de su muerte y tenía problemas para dormir. Una autopsia encontró que el niño murió por complicaciones de desnutrición.

Los fiscales acusaron a la madre de no buscar atención médica adecuada para su hijo cuando se dio cuenta de que estaba enfermo.

“Ella optó por ignorar sus gritos”, dijo la fiscal estatal adjunta Sara Miller durante los argumentos finales. “Ella no necesitaba una balanza para ver sus huesos. Ella no necesitaba una balanza para escuchar su llanto”.

Los fiscales agregaron que la pareja también había estado descuidando a sus otros tres hijos, todos menores de 11 años, cuando Ezra murió.

“Estamos aquí porque sus hijos se morían tanto de hambre que el más joven murió de hambre”, dijo Miller.