Los tres rehenes asesinados por Israel hondeaban banderas blancas

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Se violaron las reglas de enfrentamiento en un incidente que resultó en la muerte de tres rehenes, todos de unos 20 años.

El Jefe del Estado Mayor de las FDI se justificó: “El tiroteo contra los rehenes se llevó a cabo en contra de las regulaciones, está prohibido disparar contra aquellos que levantan una bandera blanca y se rinden. Sin embargo, estos disparos se llevaron a cabo durante el combate y bajo presión”.

Po otro lado, el Ministro de Defensa de Israel dijo que la muerte de tres rehenes debido a un error de las FDI es «uno de los incidentes más trágicos que he conocido».

Un soldado vio a los rehenes emerger a decenas de metros de las fuerzas israelíes en el área de Shujayea, añadió el funcionario.

“Están todos sin camisa y tienen un palo con un paño blanco encima. El soldado se siente amenazado y abre fuego. Declara que son terroristas, abren fuego, dos mueren inmediatamente”, dijo el militar.

El tercer cautivo resultó herido y se retiró a un edificio cercano donde pidió ayuda en hebreo.

«Inmediatamente el comandante del batallón emite una orden de alto el fuego, pero nuevamente hay otra ráfaga de fuego hacia la tercera figura y él también muere», dijo el funcionario. «Esto iba en contra de nuestras reglas de enfrentamiento».

El ejército identificó el viernes a los tres como Yotam Haim, de 28 años, y Alon Shamriz, de 26, secuestrados en el kibutz Kfar Aza, y Samer Talalka, de 25 años, secuestrado en el cercano kibutz Nir Am, por Hamás.

Unas 300 personas acudieron a llorar a Talalka en su funeral el sábado en su ciudad natal de Hura, en el sur de Israel, informó la agencia de noticias Associated Press.

“Teníamos tantas esperanzas y expectativas de que regresaría con nosotros”, dijo su primo, Alaa Talalka, a la emisora ​​pública israelí Kan.

“No vamos a empezar a señalar con el dedo quién es culpable y quién no. Simplemente no es el momento”, dijo Talalka. “Las familias sólo piensan en cómo resucitar a los rehenes. Este es el momento de pedir el fin de la guerra”.

Estaban entre unas 240 personas tomadas cautivas durante los ataques de Hamas del 7 de octubre en Israel, que mataron a unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, según cifras israelíes.

Con la promesa de destruir a Hamás y traer de vuelta a los rehenes, Israel lanzó una ofensiva militar masiva contra el grupo palestino que ha dejado gran parte de la Franja de Gaza en ruinas. El gobierno del territorio dirigido por Hamás dice que la guerra ha matado al menos a 18.800 personas, en su mayoría mujeres y niños.

El Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó la matanza de rehenes de “tragedia insoportable”.

Se espera que cientos de personas se reúnan el sábado en Tel Aviv para pedir al gobierno de Netanyahu que garantice la liberación de 129 rehenes que aún se encuentran retenidos en Gaza. Varios regresaron a casa durante una pausa en las hostilidades que vio la liberación de cautivos a cambio de prisioneros palestinos retenidos en cárceles de Israel.