Los inmigrantes indocumentados calificarán para recibir atención médica gratis en California el 1 de enero

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El estado, que enfrenta un déficit de U$S 68 mil millones en el próximo año fiscal, ha estado ampliando constantemente el acceso a su programa de seguro médico Medi-Cal para residentes de bajos ingresos, permitiendo que niños indocumentados calificaran para el programa financiado por los contribuyentes en 2015, y luego ampliando bajo el gobernador demócrata Gavin Newsom para cubrir a adultos indocumentados entre 19 y 25 años y mayores de 50 años.

El 1 de enero, California se convertirá en el primer estado en ofrecer atención médica gratuita a todas las personas que califiquen, independientemente de su estatus migratorio o edad.

En mayo, los demócratas en la Legislatura de California celebraron el acuerdo presupuestario alcanzado por Newsom y los legisladores estatales que condujo a la última expansión de Medi-Cal, que permitirá que unos 700.000 inmigrantes indocumentados, de entre 26 y 49 años, obtengan cobertura total bajo el programa. 

“Esta inversión histórica habla del compromiso de California con la atención médica como un derecho humano”, dijo en ese momento la senadora estatal María Elena Durazo (D-Los Ángeles).

“Esto cambia las reglas del juego”, dijo el asambleísta Miguel Santiago (D-Los Ángeles). “Es una de las leyes más importantes que se aprobará en esta cámara porque la capacidad de brindar atención médica significa la capacidad de vivir la vida sin dolor.»

Sin embargo, a algunos expertos en atención médica les preocupa que ampliar el programa no sea prudente dada la escasez de ingresos estatales y la escasez de atención médica sin precedentes. 

“La ampliación fue una mala idea cuando las arcas del Estado estaban llenas. Ahora que California está luchando para llegar a fin de mes, utilizar el dinero de los contribuyentes para cubrir a los no ciudadanos es simplemente irresponsable”, dijo Sally Pipes, experta en políticas de atención médica y presidenta y directora ejecutiva del Pacific Research Institute, un grupo de expertos con sede en California.

“Muchos beneficiarios de Medi-Cal ya están teniendo dificultades para encontrar médicos que los atiendan debido a las bajas tasas de reembolso que estos médicos reciben del gobierno”, agregó Pipes. «Si quienes tienen Medi-Cal pueden encontrar un médico, enfrentarán esperas muy largas para recibir atención».

Simon Hankinson, experto en inmigración y seguridad fronteriza de la Heritage Foundation, dijo en una publicación en las redes sociales que espera que el gobierno federal eventualmente rescate el programa.

“No sorprende que [California], a pesar del déficit presupuestario, brinde atención médica subsidiada a los inmigrantes ilegales”, escribió Hankinson en X. “La pregunta es cómo y cuándo conseguirán que el contribuyente federal los rescate NY, IL y MA quieren saber”.

El grupo republicano del Senado de California también ha criticado la ampliación del plan de salud.

“Medi-Cal ya está bajo presión al atender a 14,6 millones de californianos, más de un tercio de la población del estado. Agregar 764.000 personas más al sistema ciertamente exacerbará los problemas actuales de acceso a los proveedores”, escribió el grupo en respuesta a la propuesta presupuestaria de Newsom el año pasado.

La última expansión de Medi-Cal tendrá un costo de U$S 2.6 mil millones por año.