Lituania se convierte en el primer país de la UE en prohibir el gas ruso

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El presidente lituano, Gitanas Nauseda, dijo que a partir de abril, el país no importará gas ruso y agregó que otros países europeos deberían seguir el ejemplo lituano.

Lituania ya no importará gas ruso para satisfacer sus necesidades internas, convirtiéndose en el primer país de Europa en asegurar su independencia de los suministros rusos, dijo el sábado el Ministerio de Energía del país.

Todo el gas natural para el consumo interno lituano se importará a través de la terminal de importación de gas natural licuado (GNL) en el puerto de Klaipeda, dijo el ministerio en un comunicado.

«A partir de este mes, no más gas ruso en Lituania», tuiteó el sábado el presidente lituano, Gitanas Nauseda, diciendo que el país está rompiendo «los lazos energéticos con el agresor». «Si nosotros podemos hacerlo, el resto de Europa también puede hacerlo», añadió.

Lituania anunció previamente que no permitiría ninguna importación de GNL ruso.

La terminal de GNL de Klaipeda, llamada Independence, se inauguró en 2014 para acabar con un monopolio ruso de suministro de gas que la entonces presidenta Dalia Grybauskaite calificó de «amenaza existencial» para el país.

Sin embargo, Lituania no pone fin al tránsito de gas ruso al enclave de Kaliningrado. El sitio web de la red de gas de Lituania mostró el sábado por la noche aproximadamente la misma cantidad de gas que ingresa desde Bielorrusia que la que se exporta a Kaliningrado.

El ministerio también señaló que el alejamiento de los suministros rusos significaba que el país estaba aislado de una demanda reciente de Rusia para pagar el gas en rublos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, está exigiendo a los compradores extranjeros que paguen el gas ruso en moneda rusa a partir del viernes, o se enfrentarán a que se corten sus suministros, una medida que las capitales europeas han rechazado y que Alemania dijo que equivalía a un «chantaje».

«Dadas las circunstancias, la demanda de Rusia de pagar el gas en rublos no tiene sentido, porque Lituania ya no pide gas y no espera más pagos», dijo el Ministerio de Energía en el comunicado.