La tasa de mortalidad infantil en EEUU aumentó un 3% en 2022, el mayor aumento en dos décadas

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Según un informe realizado por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, la tasa aumentó un 3% de 2021 a 2022.

El informe de los CDC, publicado el miércoles, también observó aumentos mayores en dos de las principales causas de muerte infantil: las complicaciones maternas con un aumento del 8% y la meningitis bacteriana con un aumento del 14%.

«Es definitivamente preocupante, dado que va en la dirección opuesta a lo que ha sido», dijo Marie Thoma, investigadora de la Universidad de Maryland que estudia la mortalidad materna e infantil.

El Dr. Eric Eichenwald, un neonatólogo con sede en Filadelfia, calificó los nuevos datos de “inquietantes”, pero dijo que en este momento los expertos sólo pueden especular sobre por qué una estadística que generalmente ha estado cayendo durante décadas aumentó en 2022.

Las infecciones por VRS y gripe se recuperaron el otoño pasado después de dos años de precauciones pandémicas, llenando las salas de emergencia pediátricas de todo el país. «Eso podría explicar parte de esto», dijo Eichenwald, quien preside un comité de la Academia Estadounidense de Pediatría que redacta pautas para la atención médica de los recién nacidos.

La mortalidad infantil es la medida de cuántos bebés mueren antes de cumplir un año. Debido a que la cantidad de bebés nacidos en los EEUU varía de un año a otro, los investigadores calculan las tasas para comparar mejor la mortalidad infantil a lo largo del tiempo. La tasa de mortalidad infantil de EEUU ha sido peor que la de otros países de altos ingresos, lo que los expertos han atribuido a la pobreza, la atención prenatal inadecuada y otras posibilidades. Pero aun así, la tasa estadounidense en general mejoró gradualmente debido a los avances médicos y los esfuerzos de salud pública.

«Los datos de hoy subrayan que nuestra incapacidad para apoyar mejor a las mamás antes, durante y después del nacimiento es uno de los factores que contribuyen a los malos resultados de salud infantil», dijo en un comunicado la Dra. Elizabeth Cherot, directora ejecutiva de March of Dimes.

La tasa nacional aumentó a 5,6 muertes infantiles por cada 1.000 nacidos vivos en 2022, frente a 5,44 por cada 1.000 el año anterior 2021, según el nuevo informe.

Las muertes de recién nacidos de madres blancas también incrementaron en un 3%, informó CNN.

A pesar de que la tasa de mortalidad de infantil de madres afroamericanas no aumentó considerablemente, este grupo registró las tasas generales de mortalidad infantil más altas: casi 11 muertes por cada mil nacimientos, lo que es más del doble de la tasa de mortalidad de los infantes blancos.

El presidente de la Academia Americana de Pediatría, el Dr. Sandy Chung, expresó su preocupación indicando que la tasa de mortalidad infantil en el país es inaceptable. Danielle Ely, una experta en estadísticas de salud del NCHS y coautora del informe, explicó que es posible que este aumento sea una anomalía de un año o bien indique un problema subyacente en el sistema de atención médica.

El aumento puede parecer pequeño, pero es el primer salto estadísticamente significativo en la tasa desde el aumento entre 2001 y 2002, dijo Danielle Ely. También dijo que los investigadores no pudieron establecer si el aumento de 2022 fue un problema estadístico de un año o el comienzo de una tendencia más duradera.

En general, en EEUU, la tasa de mortalidad cayó un 5% en 2022, una disminución general que se ha atribuido al impacto menguante de la pandemia de COVID-19, especialmente en las personas de 65 años o más. Las muertes maternas en EEUU también cayeron el año pasado.

Más de 30 estados experimentaron al menos ligeros aumentos en las tasas de mortalidad infantil en 2022, pero cuatro estados tuvieron aumentos estadísticamente significativos: Georgia, Iowa, Missouri y Texas.

En cifras, las muertes infantiles en EEUU superaron las 20.500 en 2022, 610 más que el año anterior en todo el país. Pero Georgia tuvo 116 muertes infantiles más que el año anterior y Texas tuvo 251 más.

«Parecería que algunos de los estados podrían estar teniendo un impacto mayor en la tasa (nacional)», dijo Ely, añadiendo que aumentos más pequeños en otros lugares también tienen un efecto, y que es difícil analizar exactamente qué lugares, políticas u otros factores están detrás de la estadística nacional.

Los funcionarios de salud de Georgia dijeron que están trabajando para comprender las tendencias de la mortalidad infantil en ese estado y señalaron que la tasa de 2022 fue similar a las tasas de 2018 y 2019.

Es posible que haya habido informes incompletos en 2020 y 2021 durante los primeros años de la pandemia, dijo en un correo electrónico la portavoz del Departamento de Salud Pública de Georgia, Nancy Nydam, y «las cifras de 2022 pueden ser más un reflejo de lo que realmente estuvo sucediendo todo el tiempo».