Irán «sigue aumentando su programa nuclear» y «debe cooperar sin demora con la OIEA»

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

En una declaración conjunta de Alemania, Francia y Reino Unido, publicada por el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán y dirigida a Irán, lanzan la advertencia de que el país asiático debe cooperar con la OIEA sobre su programa nuclear.

En los últimos meses se ha agravado la tensión entre Occidente e Irán debido a sus declaraciones, advertencias y distintos incidentes. Ya el mes pasado Irán había asegurado que ante las provocaciones no dudaría en construir armas nucleares y convertir a New York en cenizas. En junio, la OIEA comunicó que el país oriental había cruzado el umbral de enriquecimiento de uranio nuclear y ‘no se puede evitar’.

Irán acumula actualmente 10 kilos de uranio enriquecido hasta el 60%, mucho más cerca del 90% necesario para desarrollar un arma nuclear que del 3,67% que le impuso como tope el acuerdo que cerró en 2015 con las grandes potencias, y que lleva incumpliendo desde 2019, después de que EEUU lo abandonara.

Esos diez kilos suponen cuatro veces más de la cantidad almacenada el pasado mayo, según el informe restringido emitido por el OIEA en Viena.

«La confianza del Organismo de que puede mantener un conocimiento continuado (de las actividades nucleares de Irán) se está deteriorando con el tiempo y ahora ha empeorado aún más. Esa confianza se seguirá perdiendo a no ser que la situación sea rectificada inmediatamente por Irán», advierte el OIEA.

Irán ya comenzó a superar en 2019 los límites a la cantidad y la pureza del uranio que se le permitía enriquecer, llegando sucesivamente al 5,20 y 60%.

El pasado febrero suspendió la aplicación del protocolo adicional del Tratado de No Proliferación Nuclear que permitía a los inspectores internacionales realizar controles por sorpresa en instalaciones nucleares.

Transcripción de la declaración conjunta:

Nosotros, los gobiernos de Francia, Alemania y el Reino Unido, hemos negociado con Irán, de buena fe, desde abril de 2021 para restaurar e implementar completamente el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPoA), junto con otros participantes en el acuerdo y los Estados Unidos. A principios de agosto, después de un año y medio de negociaciones, el Coordinador del JCPoA presentó un conjunto final de textos que permitirían que Irán volviera a cumplir con sus compromisos del JCPoA y que Estados Unidos volviera al acuerdo.

En este paquete final, el Coordinador hizo cambios adicionales que nos llevaron al límite de nuestra flexibilidad. Desafortunadamente, Irán ha optado por no aprovechar esta oportunidad diplomática crítica. En cambio, Irán continúa escalando su programa nuclear mucho más allá de cualquier justificación civil plausible.

Mientras nos acercábamos a un acuerdo, Irán reabrió temas separados que se relacionan con sus obligaciones internacionales legalmente vinculantes en virtud del Tratado de No Proliferación (TNP) y su acuerdo de salvaguardias del TNP concluido con la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA). Esta última demanda plantea serias dudas sobre las intenciones y el compromiso de Irán con un resultado exitoso en el JCPoA. La posición de Irán contradice sus obligaciones legalmente vinculantes y pone en peligro las perspectivas de restaurar el JCPoA.

En junio, la Junta de Gobernadores del OIEA adoptó, por abrumadora mayoría, una resolución en la que instaba a Irán a tomar medidas urgentes para responder a las preguntas pendientes del Organismo. Tres meses después, Irán no ha tomado ninguna medida, como lo confirma el último informe del Director General del OIEA.

Nuestra posición sigue siendo clara y firme. Irán debe cooperar plenamente y sin demora de buena fe con el OIEA . Depende de Irán proporcionar respuestas técnicamente creíbles a las preguntas del OIEA sobre el paradero de todo el material nuclear en su territorio. El JCPoA no puede utilizarse de ninguna manera para liberar a Irán de obligaciones legalmente vinculantes que son esenciales para el Régimen global de no proliferación.

Dado que Irán no logró concluir el acuerdo sobre la mesa, consultaremos, junto con socios internacionales, sobre la mejor manera de abordar la continua escalada nuclear de Irán y la falta de cooperación con el OIEA con respecto a su Acuerdo de salvaguardias del TNP.