EUROPA se prepara para un eventual recorte del suministro de gas procedente de Rusia

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Tal y como ha reconocido la comisaria de Energía, Kadri Simson, Europa afronta esta crisis en una posición de «clara fragilidad», ya que el 40% de su suministro de gas y el 30% del petróleo dependen de Moscú. Esto ha llevado a Bruselas a elaborar un plan de contingencia, en el que se trabaja desde el conflicto de Crimea en 2014. «No podemos dejar que un tercer país tenga el poder de desestabilizar nuestro mercado energético», ha subrayado Simson.

ALTERNATIVAS

Es crucial que la UE encuentre proveedores alternativos. Actualmente sus principales suministradores son Argelia y Noruega, y la Comisión Europea ya ha tanteado a EEUU, Qatar, Egipto o Nigeria y también a grandes compradores de GNL -gas natural licuado, vía metaneros- como Japón. El GNL plantea un reto adicional, por la escasez de plantas de regasificación en Europa. La mayor parte de estas instalaciones se encuentra en el suroeste y España concentra el 25% de la capacidad. El tiempo apremia, ya que la UE cerrará el invierno con un 18% de las reservas de gas, frente al 30% de 2021.

REDUCIR EL CONSUMO

Cada Estado deberá seguir la recomendación de Bruselas y poner en marcha mecanismos voluntarios de reducción de consumo a través de la mejora del aprovechamiento eléctrico en edificios o de la descarbonización de la industria.

EL PRECIO DE LA ENERGÍA

Bruselas establecerá medidas a corto y largo plazo para reducir el impacto del coste energético en la factura de empresas y particulares. A pesar de la presión y de las propuestas de algunos países, como España, para desvincular el precio del gas del de la electricidad, el Ejecutivo comunitario defiende que el apoyo de los Estados al mercado energético europeo «es claro». «El sistema ha garantizado el suministro continuado y ha fomentado el despliegue de renovables», indica la UE. Bélgica propuso establecer un precio europeo único para el GNL, pero Europa tiene poco peso en la demanda mundial y, por tanto, tiene poca capacidad para dictar los precios.

RESERVAS DE PETRÓLEO

Cada Estado cuenta con reservas estratégicas de crudo de hasta 90 días, que en los últimos tiempos han ido aumentando. Es un sistema «sólido», defiende la Comisión, que ha propuesto liberar parte de esas reservas cuando se produzcan interrupciones. Este mecanismo ya se ha puesto en marcha anteriormente: se usó durante el huracán Katrina y con la guerra de Libia.

ENERGÍAS VERDES

La independencia energética europea pasa por el impulso de las renovables y el Pacto Verde. La UE se ha comprometido a avanzar en este ámbito «a medida que la tecnología lo permita» y con el objetivo de alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050. Para ello, Bruselas ve fundamental mantener los incentivos actuales para las renovables, de manera que los consumidores finales se beneficien de la ecologización del sistema energético.