Etiopía y la penuria cristiana

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Monseñor Tesfaselassie Medhin, obispo de la Eparquía católica de Adigrat (Etiopía), envió a la Agencia Fides una carta en la que se refiere a la guerra de Tigray, y dice:

«Nuestro orden mundial parece necesitar una transformación seria; de lo contrario, las consecuencias seguirán afectando cada vez más a las personas más frágiles, que serán las primeras en perder… Es realmente triste presenciar escenarios de guerra en constante escalada en todo el mundo. En un momento en el que la mayor atención se centra en la crisis de Oriente Medio, no queremos que Tigray quede en el olvido mientras muere gente en una guerra que ha durado casi tres años en la región norte de Etiopía.

A pesar del acuerdo de paz firmado en Pretoria en noviembre de 2022, múltiples causas han provocado una grave crisis humanitaria. Los bloqueos de accesibilidad y ayuda humanitaria, la ocupación de Tigray por fuerzas extranjeras, las soluciones políticas bloqueadas, el impacto de la creciente sequía provocada por el cambio climático, el deficiente acceso a recursos como el agua y los sistemas de riego, son algunas de las situaciones precarias destacadas por el eparca. Nuestra gente vive una vida extremadamente difícil en Tigray.

Más de un millón de personas (ancianos, mujeres, niños) viven en situaciones desesperadas desde el inicio de la guerra en 2020, en tiendas de campaña y escuelas improvisadas», informó Medhin. Más de un millón de personas han muerto.

El conflicto ha tenido un impacto devastador en la infraestructura agrícola, incluidos los sistemas de riego, las granjas y el ganado. «Esto ha alterado las prácticas agrícolas ya de por sí precarias, provocando una caída de la producción agrícola y agravando aún más la inseguridad alimentaria y la malnutrición

Cientos de miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus granjas, dejando tierras sin cultivar, una situación que ha empeorado por las condiciones de sequía. Muchos agricultores fueron desplazados de sus tierras. Infraestructura hídrica: pozos, embalses y sistemas de riego resultaron dañados o destruidos, lo que interrumpió el suministro de agua.”

«La destrucción de bosques y vegetación agrava la situación de la sequía al reducir la retención de agua y la recarga de aguas subterráneas. Nuestra oficina de coordinación diocesana, en colaboración con sus socios internacionales, está intentando reparar los sistemas y fuentes de agua y distribuir agua a través de vehículos.

Es terrible que sea la población pobre, aplastada por la guerra y privada de ayuda alimentaria, la que sufra. Las consecuencias de este conflicto armado han empeorado las ya precarias condiciones de la sequía, la inseguridad alimentaria, la desnutrición, la falta de medicamentos y la escasez de agua. Abordar tanto los conflictos como la sequía es esencial para salvar vidas, reconstruir la región, reactivar la agricultura y garantizar el bienestar de las poblaciones afectadas.”

Monseñor Medhin concluye que si algunas medidas no se aplican inmediatamente, la paz seguirá estando amenazada. Pide que se aplique plenamente el acuerdo de paz de Pretoria: que las fuerzas de ocupación abandonen Tigray, que se garantice el acceso por carretera a todos los distritos, que los millones de desplazados regresen a sus hogares y que se restablezca la ayuda alimentaria humanitaria. Y concluye: «La comunidad internacional debe romper su silencio porque miles de personas siguen muriendo. La violencia y los combates también son rampantes en otras partes de Etiopía, y las personas que sufren en todas partes necesitan paz, alimentos, servicios básicos y justicia».

Tal como se observa, la población sólo se interesa por guerras que se comunican (erróneamente) en medios hegemónicos controlados por el progresismo. La realidad es mucho más profunda, pero pocos quieren interesarse por la verdad y ver cómo se están masacrando cristianos.