El Príncipe William podría cortar los lazos con la Iglesia de Inglaterra después de 500 años

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Según un extracto del libro, se especula que William, de 41 años, podría no llevarse el título, que ha estado afiliado a los soberanos británicos desde el Rey Enrique VIII en la década de 1530, quien se separó de la Iglesia Católica Romana.

«En los círculos reales, no es ningún secreto que él no comparte el sentido espiritual del rey, y mucho menos la inquebrantable devoción de la difunta reina a la iglesia anglicana», escribe Hardman, de 59 años, sobre William en «The Making of a King»: Charles III y la monarquía moderna”.

En su libro, que llegará a las tiendas el jueves, un alto funcionario afirma que el Príncipe de Gales, de 41 años, no es tan religioso como algunos podrían pensar.

«Su padre es muy espiritual y está feliz de hablar sobre la fe, pero el príncipe no», le dijo el funcionario a Hardman. “Él no va a la iglesia todos los domingos, pero tampoco la gran mayoría del país. Podría ir en Navidad y Semana Santa, pero eso es todo”.

«Respeta mucho las instituciones, pero instintivamente no se siente cómodo en un ambiente religioso».

El Príncipe William recientemente asistió a la iglesia de Santa María Magdalena en Sandringham el día de Navidad con su esposa Kate y sus hijos, el Príncipe George, de 10 años, la Princesa Charlotte, de ocho, y el Príncipe Louis, de cinco.

El Príncipe y la Princesa de Gales se unieron a otros miembros de la Familia Real en la excursión que se ha realizado tradicionalmente durante generaciones.

Se sabía que la Reina Isabel II asistía a la iglesia semanalmente durante sus 70 años de reinado.

Enrique VIII adoptó la Iglesia de Inglaterra como religión de la monarquía en 1534 después de que el Papa se negó a dar su consentimiento para que el rey se divorciara de su primera esposa, Catalina de Aragón. Bajo la nueva iglesia, Enrique anuló el matrimonio y tomó a Ana Bolena como su nueva esposa.

La ley oficial, firmada conjuntamente por el gobierno británico, dicta que quien porta la corona asume automáticamente el título de gobernador supremo de la Iglesia de Inglaterra.