El nuevo gobierno elegido en Eslovaquia pondrá fin a la ayuda militar a Ucrania

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Robert Fico, que ahora busca suspender la ayuda militar a Ucrania y es crítico con la Unión Europea y la OTAN, ganó las elecciones en Eslovaquia, según mostraron los resultados del domingo.

El partido SMER-SSD obtuvo el 23,3%, superando al centrista Eslovaquia Progresista (PS), que obtuvo el 17% de los votos, dijo la Oficina de Estadísticas de Eslovaquia a primera hora del domingo después de completar el recuento del 99,98% de los votos de unos 6.000 colegios electorales.

La votación del sábado fue una prueba para el apoyo del pequeño país de Europa del Este a la vecina Ucrania en su guerra con Rusia.

Fico, de 59 años, ha prometido que Eslovaquia, uno de los mayores donantes de Europa a Ucrania como porcentaje de su producto interior bruto (PIB), no enviará «ni una sola munición» a Ucrania y ha pedido mejores relaciones con Rusia.

El país de 5,5 millones de habitantes creado en 1993 tras la desintegración de Checoslovaquia ha sido un firme partidario de Ucrania desde que Rusia la invadió en febrero pasado, donando armas y abriendo las fronteras a los refugiados que huían de la guerra.

Como ningún partido obtiene una mayoría absoluta, el partido con la mayor proporción de votos tiene la primera oportunidad de formar una coalición y es probable que la composición de cualquier gobierno dependa de media docena de partidos más pequeños.

Fico, que fue primer ministro de 2006 a 2010 y nuevamente de 2012 a 2018, probablemente se convierta en primer ministro si logra obtener el apoyo del partido de izquierda Hlas (Voz), que quedó en tercer lugar con un 14,7% de los votos.

Otro posible socio de coalición, el ultranacionalista de derecha Partido Nacional Eslovaco, un grupo claramente prorruso, recibió el 5,6%.

Los tres partidos tendrían una mayoría parlamentaria si unieran fuerzas en un gobierno de coalición.

El líder del PS, Michal Simecka, dijo el domingo que el partido haría todo lo posible para impedir que el ganador de la votación, el SMER-SSD, forme gobierno.

«SMER-SSD ganó las elecciones, por supuesto que lo respetamos», dijo Simecka en una conferencia de prensa.

“Pero al mismo tiempo creemos que son muy malas noticias para Eslovaquia. Y sería una noticia aún peor si Robert Fico logra formar gobierno”, añadió.

Los analistas predicen que un gobierno de Fico podría cambiar radicalmente la política exterior de Eslovaquia para parecerse a la del Primer Ministro húngaro, Viktor Orban, poniendo a prueba una frágil unidad en la UE y la OTAN para oponerse a la invasión a gran escala de Rusia en febrero de 2022.

A su vez, Fico recibió el saludo de Orban: «Felicitaciones a Robert Fico por su indiscutible victoria en las elecciones parlamentarias eslovacas. Siempre es bueno trabajar junto con un patriota».

Las opiniones de Fico también reflejan sentimientos tradicionalmente cálidos hacia Rusia entre muchos eslovacos.

Detener la guerra, reiniciar la cooperación económica con Rusia y volver al gas y al petróleo baratos parecen ser las nuevas políticas de los partidos opositores que son exigidas por la población ante la crisis actual, frente a la mayoría de los gobiernos actuales pro OTAN. Esto es lo que se necesita para la supervivencia de la UE.