Donald Trump pidió la «lealtad incondicional» de sus generales similar a los generales alemanes con Hitler

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Las declaraciones fueron parte de una discusión con el jefe del Estado Mayor Conjunto y número dos en la que se debatió la celebración del 4 de julio, donde Trump pidió que desfilen carros militares.

El general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, redactó una carta de renuncia en junio de 2020 luego de la infame sesión fotográfica del expresidente Donald Trump frente a una iglesia incendiada cerca de la Casa Blanca, antes de cambiar de opinión y prometer oponerse al presidente “desde adentro”, según un libro próximo a publicarse.

En el borrador, Milley acusó a Trump de usar el ejército para “crear miedo en la mente de la gente” y alegó que el entonces presidente estaba haciendo “un esfuerzo concertado a lo largo del tiempo para politizar el ejército de los EEUU”.

“Pensé que podría cambiar eso”, continuó el general. “Me he dado cuenta de que no puedo, y necesito dar un paso al costado y dejar que alguien más intente hacer eso”.

La carta fue reimpresa por el New Yorker el lunes como parte de un extracto de «The Divider», el próximo relato del equipo de reporteros de marido y mujer de Peter Baker y Susan Glasser.

En el verano de 2017, después de solo medio año en la Casa Blanca, Donald Trump voló a París para las celebraciones del Día de la Bastilla organizadas por Emmanuel Macron, el nuevo presidente francés. Macron organizó una espectacular exhibición marcial para conmemorar el centenario de la entrada estadounidense en la Primera Guerra Mundial. Los tanques antiguos rodaron por los Campos Elíseos mientras los aviones de combate rugían sobre sus cabezas. El evento parecía estar calculado para atraer a Trump, su sentido del espectáculo y la grandiosidad, y estaba visiblemente encantado. El general francés a cargo del desfile se dirigió a uno de sus homólogos estadounidenses y le dijo: “Vas a hacer esto el próximo año”.

Efectivamente, Trump regresó a Washington decidido a que sus generales le organizaran el desfile militar más grande y grandioso de la historia para el 4 de julio. Los generales, para su desconcierto, reaccionaron con disgusto. “Preferiría tragar ácido”, dijo su secretario de Defensa, James Mattis. Luchando por disuadir a Trump, los funcionarios señalaron que el desfile costaría millones de dólares y destrozaría las calles de la capital.

La fuerte queja del presidente a John Kelly un día fue:

«Malditos generales, ¿por qué no pueden ser como los generales alemanes?».

«¿Qué generales?» preguntó Kelly.

“Los generales alemanes en la Segunda Guerra Mundial”, respondió Trump.

«¿Sabes que intentaron matar a Hitler tres veces y casi lo logran?», dijo Kelly.

“No, no, no, le fueron totalmente leales”, respondió el Presidente.

A fines de 2018, Trump quería su propio presidente elegido a dedo del Estado Mayor Conjunto. Se había cansado de Joseph Dunford, un general de la Marina que había sido designado presidente por Barack Obama y que trabajó de cerca con Mattis mientras se resistían a algunas de las ideas más extravagantes de Trump.

Baker y Glasser escriben que tanto Milley como el ex Secretario de Defensa Mark Esper, así como el entonces fiscal general Bill Barr, se habían resistido a las demandas de Trump de invocar la Ley de Insurrección de 1807 y enviar 10.000 soldados en servicio activo para aplastar la protesta de DC que se había multiplicado después del asesinato de George Floyd por el oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin.

“Parecemos débiles”, dijo Trump, quien supuestamente se enfureció porque sus asesores eran “malditos perdedores” y supuestamente le preguntó a Milley: “¿No puedes simplemente dispararles? ¿Simplemente dispararles en las piernas o algo así?».

Más tarde, Milley emitió una disculpa pública por su aparición en Lafayette Square y dijo durante su discurso de graduación del 11 de junio de 2020 en la Universidad de Defensa Nacional: “No debería haber estado allí. Mi presencia en ese momento y en ese ambiente creó una percepción de los militares involucrados en la política interna. Como oficial uniformado comisionado, fue un error del que aprendí y espero sinceramente que todos podamos aprender de él”.