Contrataron inmigrantes en secreto para cavar un túnel encubierto en la sinagoga de Brooklyn

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

En una insólita historia se cuenta que seis miembros del movimiento jasídico Chabad-Lubavitch se confirmó que participaron en cavar en secreto el túnel de 1 metro de alto, 6 metros de ancho y 15 metros de largo. Supuestamente se metieron tierra en los bolsillos para que su trabajo no fuera detectado por los líderes de la secta y la comunidad en general, dijo al New York Post una fuente de la comunidad ortodoxa.

“¿Has visto la película ‘The Shawshank Redemption’? Eso es lo que hicieron estos jóvenes al principio: cavaron y se metieron la tierra en los bolsillos”, dijo Eitan Kalmowitz, miembro de la comunidad Lubavitcher en Crown Heights.

Más tarde, los hombres, la mayoría de ellos adolescentes y de veintitantos años, hicieron una colecta y contrataron a un grupo de trabajadores migrantes para terminar el trabajo, dijo Kalmowitz, describiendo a los trabajadores como “mexicanos”.

Los trabajadores vivieron en un edificio abandonado que contenía un baño ritual para hombres cerca de la sede mundial de Jabad en 770 Eastern Parkway (conocido en la comunidad simplemente como 770) durante el tiempo que duró el trabajo clandestino, dijo Kalmowitz.

«Los mexicanos vivieron en el edificio por tres semanas durante las obras», dijo Kalmowitz, añadiendo que los inmigrantes hicieron el trabajo «correctamente» e instalaron vigas de soporte. “Allí dormían y comían porque era una operación secreta”.

Otro miembro de Jabad dijo que estaba sorprendido por cómo lograron ocultarlo, algo difícil de creer si se observa la magnitud de las excavaciones y el sonido que habría implicado este tipo de movimientos, sumado al traslado de la tierra.

«Me sorprendió el sigilo y el secretismo de todo esto», dijo un miembro de Jabad de 38 años que no quiso ser identificado. “Es increíble para mí que lo hayan mantenido en secreto. Los muchachos de la ieshivá son muy idealistas, extremos”.

Algunos de los estudiantes tienen visas de Safed, una ciudad santa en Israel que se considera el lugar de nacimiento de la Cabalá, o misticismo judío, dijo un rabino de Jabad que pidió no ser identificado.

La controversia sobre el proyecto de construcción clandestino estalló a principios de esta semana cuando miembros de la comunidad descubrieron el túnel y trajeron trabajadores del cemento para rellenarlo. El lunes estallaron escenas salvajes cuando se llamó a la policía de New York después de que algunos de los estudiantes intentaron impedir el trabajadores entren al túnel. Nueve hombres, de entre 19 y 21 años, fueron arrestados por conducta criminal y peligro imprudente.

«Hace algún tiempo, un grupo de estudiantes extremistas rompió algunos muros en propiedades adyacentes a la sinagoga en 784-788 Eastern Parkway para brindarles acceso no autorizado», dijo el rabino Motti Seligson, portavoz de Chabad-Lubavitch, en una declaración al New York Post el martes.

Como resultado, los líderes ya no patrocinarán las visas educativas que permitieron a los estudiantes extranjeros asistir a la ieshivá en Brooklyn, dijo el rabino de Jabad que pidió no ser identificado.

«Son fanáticos», dijo el rabino de Jabad. “Son parte de un pequeño grupo extremo. El concepto de Jabad es ser amable con todos, y nosotros somos amables con ellos, pero nunca pensamos ni por un segundo que causarían tales problemas. Es un gran error dejarlos entrar a la comunidad. La escuela ahora les cerrará las visas”.

El rabino de Jabad dijo que los estudiantes estaban tratando de cumplir una promesa religiosa al rabino Lubavitcher Menachem Mendel Schneerson, conocido como el Rebe, quien prometió ampliar la sinagoga de la secta en 1988, seis años antes de su muerte.

Schneerson, quien está enterrado en el cementerio Montefiore en Springfield Gardens, Queens, conocido como Ohel, es visto como el mesías por algunos miembros de la comunidad de Jabad. El Presidente electo de Argentina, Javier Miele, visitó la tumba días después de su elección en noviembre.

El Rebe, como lo conocen los seguidores del movimiento Jabad, nació en Ucrania y se convirtió en uno de los líderes judíos más importantes del siglo XX. Escapó de la guerra en Europa, se instaló en New York en 1941 y creó una red global compuesta por miles de escuelas y centros comunitarios.

Los estudiantes extremistas creen que la redención les llegará cuando cumplan su orden de ampliar el lugar más sagrado del grupo.

Se sabe que algunos son tan fanáticos que destrozaron una placa en la sede de Jabad porque se refería a Schneerson «de bendita memoria», un honorífico hebreo para los muertos. Una parte de los extremistas cree que el Rebe es un mesías que aún vive.

Ahora el túnel ha expuesto un cisma profundamente arraigado entre el movimiento mesiánico y ha atraído atención no deseada a una comunidad muy aislada, dijo un experto al New York Post.

“La imagen de los israelíes que vienen a Brooklyn para construir túneles ilegales parece terrible”, dijo Allan Nadler, rabino retirado y profesor emérito de religión comparada y estudios judíos en la Universidad Drew en Madison, New Jersey. “Estos muchachos israelíes en edad militar deberían estar en el ejército demoliendo túneles de Hamás. Todo parece un poco loco”.