Biden firmará proyecto de «ley de préstamo y arriendo» militar para Ucrania el 9 de mayo

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo esto en una sesión informativa el viernes, informa Ukrinform.

La Ley de Préstamo y Arriendo para la Defensa de la Democracia de Ucrania fue aprobada el mes pasado por ambas cámaras del Congreso de los EEUU. El Senado apoyó el 6 de abril el documento por unanimidad 100-0 para acelerar los suministros militares críticos a Ucrania y la Cámara de Representantes votó a favor de la medida el 28 de abril. Según el procedimiento, el presidente de EEUU tiene 60 días para firmar el proyecto de ley después de recibirlo.

Como se informó, el documento permite al presidente de los EEUU utilizar el programa militar de préstamo y arrendamiento para acelerar la transferencia de armas, equipos militares, medicamentos, alimentos, etc. a Ucrania. Se espera que el país receptor pague su costo más adelante.

Una curiosidad: Este proyecto de ley de préstamo y arrendamiento que permitirá al gobierno enviar armas ilimitadas a Ucrania se presentó en el Senado el 19 de enero de 2022.

El presidente de la Cámara Baja del Parlamento ruso, Viacheslav Volodin, advirtió que los suministros de armamento de EEUU lastrarán el futuro de varias generaciones de ucranianos. «Varias generaciones futuras de ucranianos tendrán que pagar todas las municiones, equipamiento y alimentos que les envíe EEUU.  Zelenski está metiendo a su país en la prisión de la deuda», resumió el líder parlamentario.

El presidente de la Duma rusa subrayó que los motivos de Washington son entendibles, porque «los beneficios de las corporaciones militares de EEUU se van a multiplicar» gracias al programa, «al igual que en el período de la Segunda Guerra Mundial».

Rusia liquidó las deudas por estos suministros solo 61 años después de terminar la guerra, en 2006, recordó Volodin en su canal de la red social Telegram.

La primer «Ley de Préstamo y Arriendo» de la Segunda Guerra Mundial

El programa militar de préstamo y arrendamiento se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial. Permitió que EEUU proporcionara armas a sus aliados rápidamente.

Lend-Lease, presentada formalmente como una ley para promover la defensa de los EEUU (Pub.L.  77-11, HR 1776, 55  Stat. 31, promulgada el 11 de marzo de 1941), fue una política en virtud de la cual el Estados Unidos suministró a Gran Bretaña, la Unión Soviética y otras naciones aliadas con alimentos, petróleo y material entre 1941 y 1945.

El Presidente FDR vende municiones y las trasporta hasta Europa – ambos actos de guerra y violaciones al derecho internacional – a través del acta del Programa de Préstamo y Arriendo.

Lend-Lease contribuyó a la victoria aliada. Incluso después de que las fuerzas de los Estados Unidos en Europa y el Pacífico comenzaran a alcanzar su máxima fuerza durante 1943-1944, el préstamo y arrendamiento continuó. La mayoría de los aliados restantes eran en gran medida autosuficientes en equipos de primera línea (como tanques y aviones de combate) en ese momento, pero Lend-Lease proporcionó un complemento útil en esta categoría y los suministros logísticos de Lend-Lease (incluidos vehículos de motor y equipos ferroviarios) fueron de enorme asistencia.

Gran parte de la asistencia logística de las fuerzas armadas soviéticas fue proporcionada por cientos de miles de camiones fabricados en EEUU y, en 1945, casi un tercio de la dotación de camiones del Ejército Rojo era de fabricación estadounidense. Camiones como el Dodge de 3 ⁄ 4 toneladas y el Studebaker de 2 1 ⁄ 2 toneladas eran fácilmente los mejores camiones disponibles en su clase en ambos lados del frente oriental. Los envíos estadounidenses de cable telefónico, aluminio, raciones enlatadas y ropa también fueron críticos.

Lend-Lease también suministró cantidades significativas de armas y municiones. La fuerza aérea soviética recibió 18.200 aviones, lo que representó alrededor del 30 por ciento de la producción soviética de cazas y bombarderos en tiempos de guerra (mediados de 1941-1945). La mayoría de las unidades de tanques eran modelos construidos por los soviéticos, pero el Ejército Rojo utilizó alrededor de 7.000 tanques de préstamo y arrendamiento (más más de 5.000 tanques británicos) , el ocho por ciento de la producción en tiempo de guerra.

Un aspecto particularmente crítico de Lend-Lease fue el suministro de alimentos. La invasión le había costado a la URSS una gran parte de su base agrícola; durante la ofensiva inicial del Eje de 1941-42, la superficie sembrada total de la URSS cayó un 41,9% y el número de granjas colectivas y estatales un 40%.

Los soviéticos perdieron una cantidad sustancial de animales de tiro y de granja, ya que no pudieron reubicar a todos los animales en un área antes de que fuera capturada y de aquellas áreas que ocuparían las fuerzas del Eje, los soviéticos habían perdido 7 millones de 11.6 millones de caballos, 17 millones de 31 millones de vacas, 20 millones de 23,6 millones de cerdos y 27 millones de 43 millones de ovejas y cabras. Decenas de miles de máquinas agrícolas, como tractores y trilladoras, fueron destruidas o capturadas.

La agricultura también sufrió una pérdida de mano de obra; entre 1941 y 1945, 19. 5 millones de hombres en edad laboral tuvieron que abandonar sus granjas para trabajar en el ejército y la industria. Los problemas agrícolas también se complicaron cuando los soviéticos estaban a la ofensiva, ya que las áreas liberadas del Eje habían sido devastadas y albergaban a millones de personas que necesitaban ser alimentadas. Lend-Lease proporcionó así una gran cantidad de productos alimenticios y agrícolas.

Según el historiador ruso Boris Vadimovich Sokolov, Lend-Lease tuvo un papel crucial para ganar la guerra:

En general, se puede sacar la siguiente conclusión: que sin estos envíos occidentales bajo Préstamo y Arriendo, la Unión Soviética no solo no habría podido ganar la Gran Guerra Patriótica, sino que ni siquiera habría podido oponerse a los invasores alemanes, ya que por sí mismo no podía producir cantidades suficientes de armas y equipo militar o suministros adecuados de combustible y municiones. Las autoridades soviéticas eran muy conscientes de esta dependencia de Lend-Lease. Por lo tanto, Stalin le dijo a Harry Hopkins [emisario de FDR en Moscú en julio de 1941] que la URSS no podía igualar el poder de Alemania como ocupante de Europa y sus recursos.

Nikita Khrushchev, habiendo servido como comisario militar e intermediario entre Stalin y sus generales durante la guerra, abordó directamente la importancia de la ayuda de préstamo y arrendamiento en sus memorias:

Me gustaría expresar mi sincera opinión sobre las opiniones de Stalin sobre si el Ejército Rojo y la Unión Soviética podrían haber hecho frente a la Alemania nazi y haber sobrevivido a la guerra sin la ayuda de Estados Unidos y Gran Bretaña. En primer lugar, me gustaría hablar de algunos comentarios que Stalin hizo y repitió varias veces cuando estábamos «discutiendo libremente» entre nosotros. Dijo sin rodeos que si Estados Unidos no nos hubiera ayudado, no habríamos ganado la guerra. Si hubiéramos tenido que luchar contra la Alemania nazi uno contra uno, no podríamos haber resistido la presión de Alemania y habríamos perdido la guerra. Nadie discutió este tema oficialmente, y no creo que Stalin dejara ninguna evidencia escrita de su opinión, pero diré aquí que varias veces en conversaciones conmigo señaló que estas eran las circunstancias reales. Nunca hizo especial hincapié en mantener una conversación sobre el tema, pero cuando estábamos enfrascados en una especie de conversación relajada, repasando cuestiones internacionales del pasado y el presente, y cuando volvíamos al tema del camino que habíamos recorrido durante la guerra, eso es lo que dijo. Cuando escuché sus comentarios, estuve totalmente de acuerdo con él, y hoy lo estoy aún más.

Joseph Stalin, durante la Conferencia de Teherán en 1943, reconoció públicamente la importancia de los esfuerzos estadounidenses durante una cena en la conferencia: «Sin las máquinas estadounidenses, las Naciones Unidas nunca podrían haber ganado la guerra».

En una entrevista confidencial con el corresponsal de guerra Konstantin Simonov, se cita al mariscal soviético Georgy Zhukov diciendo:

Hoy [1963] algunos dicen que los Aliados realmente no nos ayudaron… Pero escuche, uno no puede negar que los estadounidenses nos enviaron material sin el cual no podríamos haber equipado a nuestros ejércitos en reserva o haber podido continuar la guerra.