Alemania recurre al carbón mientras Rusia corta el suministro de gas a varios países de Europa

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El ministro de economía de Alemania dice que el país limitará el uso de gas natural para la producción de electricidad en medio de preocupaciones sobre una posible escasez causada por un corte en el suministro de Rusia.

La medida se produce después de que Rusia redujera drásticamente los flujos de gas natural en sus gasoductos a Europa occidental, lo que elevó los precios de la energía.

El gas natural representa ~15% de la electricidad total de Alemania, y Rusia suministra el 45% del gas natural del país. Utiliza la mayor parte para calefacción y fabricación, según estimaciones del gobierno alemán.

La American Nuclear Society, en una dura crítica, y al parecer una predicción en Twitter contra Alemania, dijo que La crisis energética de Alemania es autoinfligida: en 2006, la energía nuclear generó 170 TWh de energía confiable libre de carbono las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Para fines de 2022, en Alemania la energía nuclear habrá desaparecido por completo y será reemplazada por combustibles fósiles que emiten carbono de Rusia.

El Ministro Federal de Asuntos Económicos y Acción Climática Habeck (Partido Verde) instó a los ciudadanos alemanes a ahorrar energía, quiere hacer cumplir las medidas de ahorro de energía por ley «si es necesario».

Habeck agregó que «no podemos entrar en invierno con un nivel de almacenamiento de gas natural del 56%. Tienen que estar llenos».

“Para reducir el consumo de gas, se debe usar menos gas para generar electricidad. En su lugar, habrá que utilizar más las centrales eléctricas de carbón”, dijo Robert Habeck en un comunicado el domingo.

En un cambio de sentido para un líder del ecologista Partido Verde, que ha hecho campaña para reducir el uso de combustibles fósiles, Habeck dijo que el gobierno facultaría a las empresas de servicios públicos para extender el uso de centrales eléctricas a carbón.

Se espera que la legislación que afecta el uso del carbón sea aprobada el 8 de julio en el Bundesrat, la cámara alta del parlamento, dijo Habeck. La medida vence el 31 de marzo de 2024, momento en el que el gobierno espera haber creado una alternativa sostenible al gas ruso.

Habeck también dijo que el gobierno introduciría un sistema de subastas que motivaría a la industria a reducir el consumo.

El gigante gasista estatal ruso Gazprom dijo que las reducciones en el suministro a través del oleoducto Nord Stream son el resultado de trabajos de reparación, pero funcionarios de la Unión Europea creen que Moscú está castigando a los aliados de Ucrania, donde las fuerzas rusas lanzaron una invasión en febrero.

El recurso temporal de Berlín al carbón marca un cambio para la coalición gobernante de socialdemócratas, verdes y el liberal FDP del canciller Olaf Scholz, que prometió reducir su uso de carbón para 2030. “Es amargo pero indispensable para reducir el consumo de gas”, dijo Habeck.

El gobierno ha insistido en que se necesitará gas ruso durante un tiempo hasta que estén disponibles fuentes alternativas de energía, como el gas natural licuado (GNL) traído por barco.

En los últimos meses, el gobierno alemán ha tomado medidas para llenar las instalaciones de almacenamiento de gas al 90% de su capacidad en noviembre para garantizar que haya suficiente gas disponible como combustible para calefacción durante el invierno europeo.

Habeck dijo que las instalaciones de almacenamiento, actualmente al 56,7 % de su capacidad, aún podían compensar el déficit de Rusia con compras de otros lugares, pero describió la situación como «grave» y dijo que podrían ser necesarias más medidas.

“Es obvio que la estrategia de [el presidente ruso] Putin es perturbarnos elevando el precio y dividiéndonos”, dijo Habeck. “No dejaremos que eso suceda”.

Gazprom ha dicho que las exportaciones a países que no pertenecían a la antigua Unión Soviética cayeron un 28,9% entre el 1 de enero y el 15 de junio en comparación con el mismo período del año pasado.

Después de cortar el suministro diario de gas a Alemania e Italia, el director general de Gazprom, Alexei Miller, dijo la semana pasada que Moscú seguirá sus propias reglas.

“Nuestro producto, nuestras reglas. No jugamos con reglas que no creamos”, dijo durante un panel de discusión en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo en la segunda ciudad de Rusia.

Desde Italia se advirtió que se podrían tomar medidas y un plan de emergencia si continúan los obstáculos de Rusia. Ya que Gazprom redujo en un 50% su suministro de gas a la italiana según ENI (Ente Nazionale Idrocarburi).

Desde el viernes 17 de junio, los flujos de gas natural ruso a Francia a través de un gasoducto desde Alemania también han cesado. Y el mismo día, Eslovaquia dijo que Gazprom ha reducido el suministro de gas en un 50%.