“Ahora no es mi momento”, Mike Pence suspende su campaña presidencial

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Pence es famoso por engañar a 75 millones de votantes de Trump haciéndoles creer que tenía ese coraje para cuestionar los resultados electorales sospechosos en seis estados disputados.

Pence mintió y estallaron disturbios poco después, el 6 de enero de 2021. Hay millones de estadounidenses que culpan a Pence y no a Donald Trump por la violencia del 6 de enero. Por supuesto, Pence nunca tuvo una oportunidad. Era un muy mal candidato.

«Me ha quedado claro: este no es mi momento», dijo Pence. 

«Así que, después de mucha oración y deliberación, he decidido suspender mi campaña para presidente a partir de hoy.

«Siempre supimos que esta sería una batalla cuesta arriba, pero no me arrepiento».

Pence es el primer candidato importante que abandona una carrera que ha estado dominada por su rivalidad ante Donald Trump, y sus luchas subrayan cuánto ha transformado Trump al partido.

Hizo el anuncio en la reunión anual de la Coalición Judía Republicana en Las Vegas. 

Un exvicepresidente normalmente sería visto como un rival formidable en cualquier primaria, pero Pence ha tenido dificultades para encontrar una base de apoyo.

El Centro de Investigación de Asuntos Públicos de Associated Press-NORC encontró en agosto que la mayoría de los adultos estadounidenses, el 57%, veían a Pence de manera negativa, y sólo el 28% tenía una opinión positiva.

El ex gobernador y congresista de Indiana había insistido en que, si bien era muy conocido por los votantes, no era «bien conocido» y se propuso cambiar eso con un programa agresivo que incluía numerosas paradas en cafeterías y restaurantes Pizza Ranch.

Pence había estado apostando por Iowa, un estado con una gran población evangélica que tiene una larga historia de elevar a candidatos religiosos y socialmente conservadores como el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee y el exsenador de Pensilvania Rick Santorum.

Pence a menudo hizo campaña con su esposa, Karen, una maestra de escuela cristiana, y enfatizó sus puntos de vista de línea dura sobre temas como el aborto, al que se opone incluso en los casos en que un embarazo es inviable.

En repetidas ocasiones pidió a sus compañeros candidatos que apoyaran una prohibición nacional de un mínimo de 15 semanas y presionó para que se prohibieran los medicamentos utilizados como alternativas a los procedimientos quirúrgicos.

Intentó afrontar frontalmente sus acciones del 6 de enero de 2021, explicando repetidamente a los votantes que había cumplido con su deber constitucional ese día, sabiendo muy bien las consecuencias políticas.

Tuvo un camino igualmente cuesta arriba para recaudar dinero, a pesar de relaciones de años con donantes.

Pence terminó septiembre con sólo 1,18 millones de dólares (2,8 millones de dólares) en el banco y U$S 621.000 (U$S 980.000) en deuda, según su presentación de campaña más reciente.

Esa deuda había crecido en las semanas posteriores y aumentarla le habría llevado a Pence, que no es rico de forma independiente, años pagarla.

Después de que Pence subió al escenario en la reunión anual de la Coalición Judía Republicana, varios de sus rivales, incluido Trump, no reconocieron el anuncio de Pence.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, que habló inmediatamente después de Pence, no lo mencionó, pero luego lo elogió en las redes sociales como un «hombre de fe con principios que ha trabajado incansablemente para promover la causa conservadora».

La ex gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, por el contrario, comenzó su discurso elogiando a Pence, diciendo que había luchado por EEUU y por Israel y que «todos tenemos una deuda de gratitud con él».

Se espera que Pence siga comprometido, en parte a través de Advancing American Freedom, el grupo de expertos conservador que fundó después de dejar la vicepresidencia y que visualiza como una alternativa a The Heritage Foundation.

Se espera que el grupo de Pence continúe abogando por las políticas que él apoyó durante su campaña, incluida la presión para obtener más apoyo de EEUU para la defensa de Ucrania contra la invasión rusa y los recortes propuestos a la Seguridad Social y Medicare para controlar la deuda.

Esas ideas alguna vez fueron el pan de cada día de la ortodoxia del establishment republicano, pero han perdido popularidad a medida que el partido ha adoptado las opiniones aislacionistas más vinculadas a Trump.