41 estados de EEUU demandan a Meta afirmando que Instagram y Facebook son dañinos para la salud

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

La demanda se centra específicamente en Facebook e Instagram, ya que «explotan y manipulan a los niños», según los fiscales generales.

¿Por qué demandan a Meta?

Más de 30 estados, incluidos New York y California presentaron una demanda federal contra Meta Platforms, Instagram, Meta Payments y Meta Platforms Technologies. Otros ocho estados presentaron demandas separadas bajo reclamos similares.

La demanda alega que Meta ejecuta un «plan para explotar a los usuarios jóvenes con fines de lucro» aumentando la participación, recopilando datos, publicitando falsamente características de seguridad y promoviendo expectativas sociales, hábitos de sueño e imagen corporal poco saludables.

Lo más importante es que la demanda alega que Meta sabe cómo sus plataformas afectan a los jóvenes y no actúa en consecuencia para protegerlos. Además, los demandantes afirman que Meta, en lo que respecta a Instagram y Facebook, no cumple con la Regla de protección de la privacidad infantil en línea (COPPA).

La demanda afirma que Instagram y Facebook recopilan información personal de niños sin el consentimiento de los padres, no verifican el consentimiento de los padres antes de recopilar dichos datos y violan la COPPA porque las plataformas realizan tales prácticas mientras se comercializan dirigidas a los niños.

La demanda señala los algoritmos de Meta y afirma que son explotadores y depredadores. No hay mucha información pública disponible sobre cómo funcionan los algoritmos de Meta, pero sí sabemos que varios algoritmos son responsables del contenido que los usuarios ven en las plataformas de Meta.

Otro aspecto de la demanda afirma que Meta comercializa deliberadamente sus plataformas entre niños a pesar de la evidencia de que Instagram puede tener un impacto directo en problemas de salud mental e imagen corporal, especialmente en el caso de las adolescentes.

En 2021, la denunciante de Facebook Frances Haugen compartió investigaciones y documentos internos de Facebook con miembros del Congreso de EEUU. Haugen alegó que los documentos, llamados colectivamente Facebook Papers, demostraban que Meta priorizaba repetida y conscientemente las ganancias sobre el bien público.

Los documentos también sugirieron que Meta sabía que el contenido, los filtros y las funciones de Instagram alimentaban los problemas de imagen corporal, la ansiedad y la depresión de los adolescentes.

Desde entonces, el Cirujano General de EEUU publicó un aviso de salud en las redes sociales  para los adolescentes estadounidenses, y los legisladores y abogados han estado debatiendo cómo mantener a los niños seguros en línea en la era de las grandes tecnologías.

¿Cuál es el objetivo de las demandas?

La demanda federal incluye a 33 fiscales generales estadounidenses. En lugar de demandar individualmente a una empresa, los 33 demandantes están combinando sus recursos y experiencia legal para crear un frente unido en la lucha contra los daños en línea contra los niños. Muchos expertos legales y publicaciones de noticias comparan esta demanda con las dirigidas contra las grandes tabacaleras y las grandes farmacéuticas, las cuales sufrieron graves ramificaciones y costosos pagos.

Meta podría enfrentar sanciones civiles de U$S 1.000 a U$S 50.000 por cada violación de varias leyes estatales, una cantidad que podría acumularse rápidamente dados los millones de niños pequeños y adolescentes que usan Instagram.

«Al igual que lo han hecho las grandes tabacaleras y las compañías de vapeo en años anteriores, Meta optó por maximizar sus ganancias a expensas de la salud pública, dañando específicamente la salud de los más jóvenes entre nosotros», dijo Phil Weiser, fiscal general de Colorado, en un comunicado.

«Está muy claro que las decisiones tomadas por las plataformas de redes sociales, como Meta, son parte de lo que está provocando daños a la salud mental, daños a la salud física y amenazas que no podemos ignorar», afirmó.

Los demandantes de la demanda federal enfrentan sanciones financieras por parte de Meta, mientras que los ocho estados individuales buscan medidas cautelares para impedir por la fuerza que Meta use ciertas características mencionadas en la demanda que supuestamente dañan a los niños.

«Meta no reveló que sus algoritmos fueron diseñados para capitalizar las respuestas de dopamina de los usuarios jóvenes y crear un ciclo adictivo de participación», decía la denuncia.

La dopamina es un tipo de neurotransmisor que desempeña un papel en las sensaciones de placer.

Según la denuncia, la negativa de Meta a aceptar la responsabilidad se extendió el año pasado hasta su distanciamiento del suicidio de una niña de 14 años en el Reino Unido, después de que ella fuera expuesta en Instagram a contenido sobre suicidio y autolesiones.

Se espera que las demandas sean una batalla legal larga, ya que es probable que Meta las pelee. Según The New York Times, Weiser dijo en una conferencia de prensa que presentó la demanda porque no pudo llegar a un acuerdo con Meta fuera de los tribunales.

«Meta ha estado dañando a nuestros niños y adolescentes, cultivando la adicción para aumentar las ganancias corporativas», dijo el fiscal general de California, Rob Bonta, cuyo estado incluye la sede de Meta.

Los estados también alegaron que Meta está buscando expandir sus prácticas dañinas a la realidad virtual, incluida su plataforma Horizon Worlds y las aplicaciones WhatsApp y Messenger.

¿Por qué importa?

Los últimos años han sido cruciales para quienes buscan protección infantil adicional en línea. Empresas de tecnología como Amazon, Google, YouTube, Microsoft y Meta han sido demandadas en EEUU y la Unión Europea por no cumplir con las leyes de seguridad infantil en línea.

TikTok también está envuelto en problemas legales en curso relacionados con la seguridad infantil, ya que  46 fiscales generales de EEUU iniciaron una investigación en 2022 para determinar si TikTok violaba las leyes de protección al consumidor.

Aunque no hay investigaciones suficientes, muchos investigadores y defensores de la salud mental culpan a las redes sociales por la disminución de las habilidades sociales, los niveles de socialización y el bienestar emocional y mental de los adolescentes.

Muchos padres también están de acuerdo con este sentimiento, pero están atrapados entre la espada y la pared al no querer privar a sus hijos de la interacción en línea, sino preservar las relaciones en la vida real, la salud mental y las habilidades sociales de sus hijos.

Los legisladores parecen comprender la importancia de que los niños permanezcan conectados en línea en la era digital, pero esto debe ser dentro de los límites adecuados. La cuestión es que los padres trabajan, tienen varios hijos, cuidan de sus padres ancianos, mantienen un hogar y mantienen su propia vida personal y social. La mayoría de los padres no tienen el ancho de banda para monitorear de manera constante y precisa a sus hijos en línea, lo que los deja vulnerables a las grandes tecnologías.

Pero, ¿Qué sucede cuando las grandes tecnológicas dan prioridad al dinero por encima de los niños impresionables y vulnerables?. Abogados y legisladores coinciden en que las empresas de tecnología tienen la responsabilidad de mejorar las medidas de seguridad en sus plataformas para mantener a los niños conectados pero seguros y saludables.