Televangelistas invocan la guerra santa para impulsar la obtención de armas para Israel y ataques contra Irán

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El pastor John Hagee, del grupo de defensa Cristianos Unidos por Israel y líder de la Iglesia Cornerstone, llevó un mensaje enfocado a su congregación y a millones de espectadores en todo el mundo.

John Hagee fue el fundador y el presidente nacional de la organización cristiana sionista, Cristianos Unidos por Israel (CUFI), que fue incorporada el 7 de febrero de 2006.

Hagee habló del horror de los ataques de Hamás contra Israel y luego rápidamente centró su atención. “La justa ira de Estados Unidos debe centrarse en Irán”, tronó, flanqueado por funcionarios diplomáticos israelíes y acompañado por varios miembros del Congreso, que grabaron mensajes pregrabados de apoyo a su causa.

El pastor pidió una mayor asistencia militar a Israel y dijo que Estados Unidos debería aumentar las sanciones, bloquear los envíos de petróleo a Irán y atacar barcos iraníes. “Permítanme decírselo en el sencillo lenguaje de Texas”, continuó Hagee, “Estados Unidos debería arremangarse y quitarle la vida a Teherán por lo que le han hecho a Israel. Golpéalos con tanta fuerza que nuestros enemigos volverán a temernos”.

La multitud en San Antonio estalló en aplausos y ondeó pequeñas banderas israelíes.

Muchos televangelistas han descrito el ataque terrorista de Hamás contra Israel el 7 de octubre como parte de una profecía bíblica que algunos cristianos evangélicos creen que es una señal del “Fin de los Tiempos”. Estos sionistas cristianos han predicado que el derramamiento de sangre en Israel es necesario para la segunda venida de Jesucristo.

En esta interpretación, los sionistas cristianos citan las palabras del profeta Isaías en el Antiguo Testamento, que Dios «reunirá a los desterrados de Israel y reunirá a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra», una profecía que creen que se cumplió con la creación. de Israel en 1948. Además, los versículos del Libro del Apocalipsis que hablan de una guerra apocalíptica sobre Israel marcarán el comienzo del regreso de Cristo y su reinado sobre la tierra.

Para muchos de estos cristianos evangélicos, la fundación moderna de Israel fue el comienzo de esta profecía, que, según ellos, establece que los judíos deben controlar Jerusalén antes de una guerra entre los imperios malvados de “Gog y Magog”. Televangelistas como Hagee han dicho que varias naciones árabes, así como China, Rusia e Irán, corresponden a estos enemigos bíblicos de Israel, y cree que es necesaria una guerra para cumplir la profecía. Según esta creencia, el Fin de los Tiempos concluye con los cristianos fieles arrebatados al cielo y Cristo regresando para matar o convertir a los no creyentes, incluidos los judíos, antes de gobernar el mundo en una era final de la humanidad.

Esta visión de los acontecimientos actuales se hizo patente el domingo pasado, cuando el copastor Matt Hagee, hijo de John Hagee y heredero al trono religioso, presidió un mapa geopolítico de Oriente Medio, que mostraba que Israel estaba rodeado por sus enemigos bíblicos con Magog como Rusia y Persia como Irán.

«El Secretario de Estado no nos va a sacar de esto», dijo el joven Hagee. «Dios tiene un gancho en las fauces de estas naciones, y las está atrayendo aquí», continuó, señalando el mapa. “Dios le dice a Ezequiel exactamente cómo va a defender a Israel. Habla de hacer llover fuego, granizo y azufre. Ese es un asalto aéreo celestial”.

El embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Gilad Erdan, subió al escenario en la iglesia de San Antonio, Texas, ese mismo día, citando al profeta Isaías, un guiño a la teología del fin de los tiempos, para pedir a los estadounidenses que apoyen la guerra de Israel.

«Necesitamos ser socios de Dios», dijo Erdan. «Para aquellos de nosotros en Israel, estamos luchando en el frente, para ustedes, amigos míos, también los necesitamos en el frente», dijo.

Los frentes en los que los estadounidenses podrían ayudar, explicó el embajador israelí, son “los frentes políticos, asegurándose de que sus funcionarios electos a nivel estatal y nacional brinden un apoyo inquebrantable a Israel”.

«Israel es la niña de los ojos de Dios, Israel es exclusivo de Dios», tronó el pastor John Hagee durante la transmisión. «Permítanme decirles a todas las personas que vean esta transmisión, los animo a que bendigan a la casa de Israel con sus donaciones financieras».

La transmisión contó con mensajes de los senadores Tom Cotton de Arkansas y Ted Cruz de Texas, así como del representante Tom Emmer de Minnesota (un republicano globalista a favor de financiar las guerras de Ucrania e Israel), líder de la mayoría de la Cámara de Representantes.

«El Congreso debe tomar medidas deliberadas para dar a Israel todos los recursos que necesita para acabar con Hamas de una vez por todas y combatir el apoyo de Irán al terrorismo», dijo Emmer, quien finalizó su mensaje con una oración. «Esta salvaje atrocidad no fue sólo la peor masacre de judíos desde la Segunda Guerra Mundial, sino uno de los peores ataques terroristas contra Estados Unidos desde el 11 de septiembre», comentó Cotton.