Periodistas entran en pánico ante la idea que Twitter restablezca la libertad de expresión

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

“Ten miedo, ten miedo de verdad”.

Esas palabras del ex editor de la revista Politico, Garrett M. Graff, capturan la hiperventilación en la semana de los medios. No, no es la amenaza de Vladimir Putin de desatar una guerra nuclear o la noticia de que nuestra deuda nacional ha alcanzado la asombrosa cifra de 31 billones de dólares. No, es la noticia de que Elon Musk puede seguir adelante con la compra de Twitter y… [advertencia]… las protecciones de libertad de expresión podrían restablecerse en la plataforma. El aferramiento de varios medios y figuras académicas muestra cuán arraigada se ha vuelto la cultura de la censura en los EEUU.

Después de que Musk indicara que seguiría adelante, las acciones de Twitter se dispararon rápidamente. La noticia de que Musk podría poner fin al extenso sistema de censura de Twitter ha atraído previamente a la gente a la plataforma. Sin embargo, los medios están en modo de pánico total de que el control sobre el discurso podría aflojarse con Musk. Los empleados de Twitter también entraron previamente en pánico ante la idea de que podrían perder parte de su control sobre el discurso de los demás.

El reportero de NBC News, Ben Collins, escribió rápidamente que plantea la preocupación más inmediata de que la repentina capacidad de hablar libremente en Twitter podría afectar las elecciones de mitad de período.

Considere eso por un segundo: «la pérdida de control sobre el discurso político podría significar una pérdida de control sobre las elecciones intermedias».

Por supuesto, a Collins no le preocupa que Twitter (y otras compañías de redes sociales) hayan estado «alineadas» durante mucho tiempo con los demócratas y la Administración Biden.

La editora de NPR, Neela Banerjee, retuiteó y se hizo eco de su preocupación por “las implicaciones más amplias para el resto de nosotros de una toma de control de Twitter por parte de Musk”.

Otros se unieron al pánico colectivo de que podría haber una pérdida de control sobre lo que dice la gente en las redes sociales.

El periodista de la BBC, Dickens Olewe, advirtió que “se eliminarán los barandales, prosperarán las teorías de conspiración y la información errónea. No hay alternativas funcionales disponibles, esto es todo: una destrucción completa de la plaza pública global. Han sido amables todos. En otras palabras, las protecciones a la libertad de expresión conducirán a la destrucción de “la plaza pública global” al perder el control de quién puede hablar o qué puede decir la gente.

La directora de PoliticusUSA, Sarah Reese Jones, pareció pasar de lo desesperado a lo completamente delirante: “Antes de 2020, Facebook eliminó a los progresistas, luego pasó a los principales medios de comunicación y elevó solo a los conservadores radicalizados. Corte a 2022, sabemos que Elon Musk planea hacer lo mismo con Twitter. Sabemos lo dañino que será. Los gigantes tecnológicos representan una amenaza constante para la democracia occidental”.

Así es, las empresas de redes sociales han estado favoreciendo a los conservadores y apuntando a los progresistas. Es por eso que una amplia gama de grupos y figuras conservadoras han sido prohibidas o suspendidas. Es por eso que la computadora portátil de Hunter Biden fue enterrada antes de las elecciones. Es por eso que ahora hay numerosos informes de canales secundarios con el gobierno para censurar puntos de vista opuestos.

La corresponsal de Euronews, Shona Murray, tuiteó: “El fin de Twitter como lo conocemos está cerca”.

Sin embargo, puede ser un caso de “tu Twitter está muerto, que viva Twitter”.

Lo único en lo que estamos de acuerdo es que este podría ser un momento histórico y la libertad de expresión podría regresar a una plataforma importante de las redes sociales. La compañía aparentemente canceló la libertad de expresión hace años. Se le preguntó al CEO de Twitter Parag Agrawal cómo Twitter equilibraría sus esfuerzos para combatir la desinformación con el deseo de «proteger la libertad de expresión como un valor fundamental» y respetar la Primera Enmienda. Respondió con desdén que la compañía «no debe estar sujeta a la Primera Enmienda» y regulará el contenido como «reflejo de cosas que creemos que conducen a una conversación pública más saludable». Agrawal dijo que la empresa “se centraría menos en pensar en la libertad de expresión” porque “hablar es fácil en Internet. La mayoría de la gente puede hablar. Donde nuestro papel se enfatiza particularmente es en quién puede ser escuchado”.

Sin embargo, la clave es romper una cultura de censura en la empresa. Si Musk se muda de San Francisco, puede ayudar en esa reestructuración al reemplazar al personal con aquellos comprometidos con los valores de la libertad de expresión.

La pregunta es si Musk seguirá teniendo el coraje de seguir sus convicciones declaradas sobre la libertad de expresión. Si es así, los muchos defensores de la censura en los medios ciertamente tienen motivos para temer que la libertad de expresión pueda regresar a una importante empresa de redes sociales.