Níger se enfrenta al neocolonialismo, la agresión extranjera y aprovecha la posición de Rusia

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Tanto Francia, la antigua potencia colonial, como EEUU, tienen bases militares en este país rico en uranio (el mayor proveedor del país galo), y ambos condenaron rápidamente el golpe, así como la ONU, la UE y la Unión Africana.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha criticado este viernes el «profundamente peligroso» golpe de Estado en Níger, señalando que París apoyará a los grupos regionales en su decisión de imponer sanciones.

«Este golpe de Estado es completamente ilegítimo y profundamente peligroso para los nigerinos, para Níger y para toda la región», dijo Macron desde Papúa Nueva Guinea, donde se encuentra realizando una visita en el marco de una gira por el Pacífico Sur.

Según el diputado francés Sylvain Maillard, este golpe de Estado podría tener un impacto en los intereses económicos de Francia. «Como bien saben, el uranio forma parte de la ecuación, así que estamos observando con mucha atención lo que está ocurriendo», indicó.

Además, Níger forma parte junto con otros estados (Benin, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Malí, Níger, Senegal y Togo) de la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA), creada para promover la integración económica entre países que comparten una moneda común, el franco CFA, la moneda de 15 países de África que Francia imprime y controla desde 1945, divisa subyugada a las decisiones del Banco Central de Francia, por lo que dejó así la soberanía monetaria de esas colonias en manos de la metrópoli. Y desde su creación hasta hoy los países del CFA están obligados a depositar el 50% de sus reservas de cambio (reservas en forma de moneda extranjera) en el Tesoro francés, que se coordina con los bancos centrales de la UEMOA y la CEMAC a través de los funcionarios que Francia conserva en esas instituciones.

EEUU

Por el lado de EEUU, advirtieron que podrían dejar de cooperar con Níger después del golpe de Estado en este país africano, ha anunciado este viernes el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, en una rueda de prensa.

«Una toma de control militar puede hacer que EEUU cese la cooperación en el ámbito de la seguridad y otros sectores con el Gobierno de Níger», ha advertido.

Rusia

Mientras que un actor podría aparecer en escena por parte Rusia, a través del Grupo Wagner, lo que ahora modifica el mapa:

Desde Mali en el oeste hasta Sudán en el este, toda una franja de África ahora está gobernada por militares. Y, en muchos de esos países, el Grupo Wagner tiene una presencia significativa.

Níger, donde el ejército dio un golpe de Estado el pasado miércoles, era una de las pocas democracias que quedaban en el cinturón del Sahel, que se extiende a lo ancho de todo el continente.

Y también uno de las pocos países en esta región semidesértica en la que el grupo mercenario ruso no estaba presente.

Quien no ha condenado el golpe ha sido el fundador del Grupo Wagner, Yevgeny Prigozhin, que lo ha descrito, según algunas informaciones, como un “triunfo”.

“Lo que ha sucedido en Níger no es otra cosa que la lucha del pueblo de Níger contra sus colonizadores”, dijo, al parecer, el fundador del grupo mercenario en un canal de Telegram de Wagner.

Níger

Níger, con una población de más de 17 millones, sigue siendo uno de los países más pobres del planeta según el índice de desarrollo de las Naciones Unidas. Más del 60% de su población sobrevive con menos de 1 dólar al día. La esperanza de vida media es de sólo 45 años y uno de cada cuatro niños muere antes de los cinco años.

Pero hay algo más allá de los innumerables indicadores de pobreza crónica que presta atención mundial a Níger. También conocida como la Capital del uranio de África‘, Níger es el cuarto mayor productor mundial de mineral de uranio que proporciona el 7,5% de la producción minera mundial.

A pesar de tener uranio en abundancia, el pueblo de Níger apenas ha recibido ningún beneficio, pero ha sufrido una severa miseria a cambio, afirman sociedades civiles que abogan por una distribución equitativa de los ingresos de la minería.

Las razones por las que persiste este estado de cosas, a continuación.

Francia: el viejo amo colonial

El interés de Francia por Níger se remonta a la época colonial; sin embargo, el descubrimiento de reservas de uranio sin explotar en el país reforzó aún más este interés. Es Francia la que obtiene el beneficio real del mineral de uranio en Níger al reforzar la  política franco-africana en el continente. Los críticos dicen que es ‘neocolonialismo’ que tiene como objetivo subyugar a los estados africanos soberanos.

Aunque Níger obtuvo su independencia en la década de 1960, Francia todavía juega un papel influyente en el país, por lo que juega un juego de monopolio para aprovechar sus recursos naturales. Desde el descubrimiento de uranio en Níger, una gran parte del mineral ha sido exportado exclusivamente a Francia durante más de 40 años por Areva, la empresa estatal de energía nuclear de Francia.

Sorprendentemente, a cambio, la extracción de uranio en Níger solo aporta alrededor del 5% del Producto Interno Bruto nacional. Más del 50% del mineral de uranio extraído de Níger se utiliza para alimentar las plantas de energía nuclear francesas; de ahí   proviene un tercio de todo el uranio para los reactores de Francia.

Tres de cada cuatro bombillas en Francia se iluminan con uranio de Níger. Muchos ni siquiera saben que los empobrecidos pueblos mineros de Níger mantienen las luces encendidas en Francia. Pero la situación en Níger es exactamente la contraria, donde solo del 10 al 20% de las personas en las áreas urbanas tienen acceso a la electricidad, mientras que solo el 2 al 3% lo tienen en las áreas rurales.

Sustento moribundo

En la parte norte del país, las comunidades de pastores como la etnia Taureg han sobrevivido con su ganado durante generacionesPero la generación actual de Taureg no es tan afortunada como sus antepasados.

“El aire, el agua y la tierra están contaminados alrededor de los pueblos mineros”,  informa un periodista residente en Niamey, la capital de Níger, bajo condición de anonimato.  Y los animales de los pastores se enferman constantemente debido a que sus pastos están contaminados con polvo radiactivo”, añade.

“¿Has visto el suelo de nuestro país?”, pregunta Abu Bakar en un tono frustrado, un trabajador minero que trabaja en Arlit, una ciudad industrial en el centro-norte de Níger. “Está seco y sin vida. Solo mira hacia abajo y mírate a ti mismo. Hay algo malo en el polvo”, se quejó Bakar mientras señalaba con la mano a la oveja enferma de su casa que espera muera pronto.

Hace siete años, Bakar decidió trabajar en Arlit como obrero de la construcción en la empresa minera, porque estaba convencido de que su estilo de vida tradicional de pastoreo ya no es factible. Hoy, en un esfuerzo desesperado por mantener intacta su tradición, Bakar todavía cría tres ovejas en su casa improvisada.

Todos los días, por la mañana, sus hijos juegan con las ovejas. “Me perturba”, dice Bakar. Porque sabe que sus hijos nunca se convertirán en pastores como sus abuelos. Y la falta de un sistema educativo en la región asegura que el futuro de sus hijos sea sombrío.

La historia de Bakar refleja la de decenas de miles de otros pastores que ahora luchan por mantener su sustento tradicional y terminan trabajando en los pueblos mineros. Critican severamente a las ‘compañías mineras de uranio’ como responsables de su miseria.

Paradójicamente, el gobierno de Níger está sirviendo a las compañías mineras francesas al ofrecer concesiones especiales y relajaciones, a menudo en secreto, violando los estándares internacionales.

Pero estos acuerdos clandestinos entre el gobierno de Níger y empresas con sede en Francia ya no son un asunto secreto. Por ejemplo, Reuters ha revisado documentos que revelan que las minas de Areva no pagan derechos de exportación sobre el uranio, ni impuestos sobre los materiales y equipos utilizados en las operaciones mineras, y una regalía de solo el 5,5% sobre el uranio que producen.

A pesar de las estrictas restricciones del gobierno de Níger y las empresas francesas, varias agencias internacionales han realizado estudios e investigaciones independientes para evaluar el daño causado por la minería en el medio ambiente. Y los hallazgos son preocupantes.

Preocupaciones ambientales

En las ciudades mineras de Arlit y Akokan, los investigadores  han encontrado mayores cantidades de radiactividad y tasas de cáncer como resultado de los residuos y el polvo radiactivos. Se estima que   a lo largo de los años se han acumulado casi 45 millones de toneladas de relaves radiactivos.

Los relaves generados por la minería contienen partículas nocivas y emiten radón, lo suficiente como para contaminar el ecosistema local durante generaciones. Para empeorar la situación, el vertedero de relaves está ubicado cerca de las tierras de cultivo, lo que envenena los alimentos que consumen las comunidades locales.

En los EEUU, la Agencia de Protección Ambiental establece límites a las emisiones de los vertederos y los controla periódicamente. Desafortunadamente, esto no sucede en muchos países menos desarrollados de África. Para Areva, contaminar Níger es más barato que contaminar Francia.

Pero gracias a organizaciones como  Greenpeace ,CRIIRAD y ROTAB, ahora está disponible una investigación pionera sobre la calidad del suelo, el agua y el aire en Arlit y Akokan.

Sus estudios demuestran que la concentración es casi 500 veces más alta que los niveles de fondo normales. Incluso pasar una hora al día durante un año en este lugar puede exponer a una persona a 10 veces la dosis de radiación anual, advierte un informe.

Pero para Areva, tales advertencias son vagas. Areva afirma que no sale material contaminado de las minas. Por el contrario, Greenpeace encontró varias piezas de chatarra radiactiva en el mercado local de Arlit, con tasas de dosis de radiación que alcanzaban hasta 50 veces los niveles normales.

En cuatro de las cinco muestras de agua que Greenpeace recolectó en la región de Arlit, la concentración de uranio estaba por encima del límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Se estima que las minas habían utilizado 270.000 millones de litros de agua durante 40 años de operaciones, drenando un acuífero fósil de más de 150 metros de profundidad, según Greenpeace. “El verdadero costo de la contaminación creada por Areva no está claro y puede ascender a miles de millones de dólares”, dice Nick Meynen, un activista ambiental.

Riesgos para la salud

“Ha aumentado el caso de enfermedades graves entre los trabajadores mineros”, dijo Almoustapha Alhacen, fundador de una organización local sin fines de lucro conocida como Aghirin Man. “Las enfermedades más comunes son la alteración del sistema hormonal, el cáncer, la infertilidad, las malformaciones congénitas, el aborto y los trastornos psicológicos”, informa Alhacén.

Pero los médicos apenas reconocen el hecho de que muchas de esas enfermedades  en realidad están relacionadas con la radiactividad debida al trabajo ocupacional. Los periodistas locales afirman que, dado que Areva brinda apoyo financiero a los hospitales en los pueblos mineros, la administración del hospital nunca revela los efectos de la radiactividad, en particular el cáncer de pulmón.

“Aquí es un secreto a voces”, informa Mahamadou Djibo Samaila, exsecretario general de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Niamey. “Los pacientes a menudo son engañados por los médicos que les dicen que han sido afectados por el VIH/SIDA”, dijo un irritado Samaila.

“En realidad, la mayoría de estos casos están relacionados con la radiactividad”, explica Samaila. Cabe señalar aquí que Níger tiene una tasa muy baja de VIH/SIDA. Independientemente de estos hallazgos críticos de varios estudios de investigación, Areva niega todas las acusaciones.

Proyecciones futuras

Como el Sahara está bendecido con minerales de uranio, es bastante obvio que más países se unirán a la competencia para aprovechar la fuente de la ‘energía nuclear’. Níger será un destino final para ellos.

Por ejemplo, China ya está expandiendo sus operaciones en Níger. Recientemente, una empresa india también obtuvo un permiso para la minería. Pero el proceso de extracción de uranio ya no es tan fácil. Las empresas mineras están muy alertas sobre las crecientes inseguridades y  los ataques suicidas con bombas por parte de grupos radicales.

La comunidad étnica Taureg de Níger tiene un historial de explotación por parte de Francia desde su período colonial y soporta amargas relaciones con Niamey por la continua marginación de la región norte. Los grupos rebeldes Taureg han estado exigiendo una parte igual de las ganancias de la minería y el uso de la misma para el desarrollo de las comunidades locales.

Por otro lado, Al Qaeda también está activa en la región; tiene como objetivo promover  la ley Sharia y apoderarse de las reservas de uranio en el país. Si Al Qaeda logra apoderarse de la reserva de uranio en Níger, afectará la estabilidad regional, pronostican analistas geopolíticos.

Teniendo en cuenta la presencia de grupos radicales con agendas locales en competencia, el futuro de Níger parece incierto. Rodeado de  países afectados por la crisis, los crecientes conflictos por el saqueo de los recursos naturales en Níger y sus alrededores intensificarán la crisis.

Cabe señalar aquí que la crisis en cualquiera de estos países vecinos tendría sus efectos perjudiciales. Por lo tanto, el gobierno respectivo y las empresas mineras que operan en él deben adoptar un enfoque regional y holístico para resolver la crisis.

Cuando se descubrió uranio por primera vez en Níger, Areva prometió construir un «Pequeño París» en el país. Después de 40 años de minería, Arlit, la ciudad creada por Areva, se llena de radiación. Las tasas de mortalidad son el doble que en el resto del país.

En su diminuta oficina con una rústica tabla de hierro escrita como ‘Aghirin Man‘, Alhacén conserva todos los registros que tratan sobre los efectos de la radiación. Él cree firmemente que estas herramientas ayudarán a su comunidad a luchar contra Areva.

“Solo el tiempo dirá el precio final por sacar un desastre”, recuerda Alhacén. “Solo hemos visto la punta del iceberg”. Se refería al uranio. Un viento repentino trae una capa de polvo de arena a su oficina. Alhacen se limpia el polvo de la cara.

“Tenemos mucho camino por recorrer”, cerró Alhacén la ventana.