New York eleva una estatua “con cuernos” y “tentáculos” en honor al aborto y a la jueza Ruth Bader Ginsburg

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Una nueva estatua dorada de casi dos metros y medio de alto, fue ubicada en la parte superior de un juzgado de la ciudad de New York, ha generado gran controversia y muchos en Estados Unidos reaccionaron con disgusto ante su inauguración. Un medio de comunicación incluso la llamó una «medusa dorada satánica».

En Fox News, el comentarista Tucker Carlson criticó la estatua como “demoníaca”.

Según la autora de la estatua, esta es un símbolo del “empoderamiento de la mujer” y una expresión de “apoyo al aborto”.

La estatua femenina con cuernos dorados, titulada «NOW» (Ahora), fue realizada por la artista nacida en Pakistán, Shahzia Sikander que se autodenomina «ciudadana del mundo» y dice que su trabajo está destinado a tomar estilos clásicos e indo-persas y unirlos con “inflexiones feministas modernas”.

Según la artista, la estatua fue encargada como parte de un «ajuste de cuentas cultural» para representar mejor las «costumbres sociales del siglo XXI en los espacios públicos”, informó The New York Times.

Asimismo, describió su estatua como una “mujer feroz” y una “forma de resistencia”.

El título “NOW” pretende llamar la atención sobre la creencia de Sikander de que se necesita una feroz resistencia femenina ahora, después de la muerte de la primera jueza de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg, y dado que el llamado “derecho nacional” al aborto fue eliminado con la anulación del fallo Roe vs. Wade en junio de 2022.

La estatua lleva un collar de encaje alrededor del cuello, que Sikander ha explicado que se parece al collar que usó la difunta jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg.

Ginsburg integró la Corte Suprema durante 27 años y falleció en 2020. La jueza ha llegado a ser vista por muchos activistas del aborto, entre ellos el grupo Ruth Sent Us, como un símbolo del “empoderamiento femenino” e incluso del aborto en sí.