Millones de estadounidenses perderán asistencia alimentaria si el gobierno cierra

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Los almuerzos escolares gratuitos y Meals on Wheels están en riesgo, y SNAP (Programa Asistencial de Nutrición Suplementaria) también podría verse afectado eventualmente, el programa nacional de asistencia nutricional más grande y también afectaría al programa WIC, que atiende a millones de mujeres, bebés y niños de bajos ingresos y ante un cierre prolongado, entonces habría serios problemas en términos de poder cumplir y proporcionar esos beneficios.

Cuando hay un cierre, en cuestión de días, se cortan los beneficios para estas familias. Y esa es una circunstancia desafortunada porque compromete la nutrición y la salud y obviamente impacta y afecta a esas familias de una manera muy real.

Si bien la lucha por el gasto federal se desarrolla en el Capitolio, los efectos de un posible cierre del gobierno se sentirían mucho más allá.

Los republicanos de la Cámara de Representantes están luchando por aprobar las medidas de gasto necesarias para mantener abierto el gobierno federal después del sábado. Una pausa en los servicios gubernamentales tendría implicaciones para todo, desde los viajes aéreos hasta la salud pública, los parques nacionales y la asistencia alimentaria.

La admin. Biden advierte que un cierre pondría en riesgo la asistencia nutricional vital para los casi siete millones de personas que dependen del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC).

El programa ofrece alimentos saludables, información nutricional, apoyo a la lactancia materna y otros recursos a mujeres embarazadas y lactantes de bajos ingresos y a niños de hasta 5 años. Atiende a casi la mitad de los bebés nacidos en los EEUU.

Y es administrado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que no podría proporcionar esos beneficios en caso de un cierre.

«Durante un cierre republicano extremo, las mujeres y los niños que cuentan con WIC pronto comenzarían a ser rechazados en los mostradores de las tiendas de comestibles, con un fondo federal de contingencia agotándose después de sólo unos días y muchos estados se quedarían con fondos limitados de WIC para operar el programa, dijo la Casa Blanca.

Publicó un desglose del número de beneficiarios de WIC en riesgo de perder la asistencia en cada estado, con California (972,418), Texas (786,686) y Florida (421,294) encabezando la lista.

El Secretario de Agricultura de EEUU, Tom Vilsack, dijo a Morning Edition que «la gran mayoría de los beneficiarios verán un corte inmediato» del acceso a WIC, para la mayoría «en cuestión de días».

Dependiendo de cuánto dure un posible cierre, el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) también podría verse afectado, añadió Vilsack. Continuaría normalmente hasta octubre, según el USDA.

Vilsack espera que los legisladores tengan en cuenta que sus acciones tienen consecuencias reales para la salud de millones de madres y niños.

«Y eso obviamente tiene un impacto a largo plazo en el país», afirmó. «Es por eso que estos cierres son tan devastadores, porque son muy, muy perjudiciales para las vidas de los estadounidenses comunes y corrientes que cuentan con programas como WIC».

Otros programas relacionados con la alimentación también están en riesgo

Un cierre del gobierno afectaría el acceso a los alimentos y la nutrición de otras maneras, a lo largo de la cadena de suministro.

Vilsack está especialmente preocupado por los agricultores. Muchos dependen de préstamos de comercialización, que les ayudan a cubrir el precio que obtienen por los cultivos que están cosechando. De lo contrario, dijo Vilsack, tendrían que aceptar el precio que les da el mercado y potencialmente perder ganancias, lo que «podría ser la diferencia entre que esa familia campesina obtenga ganancias de la granja o no».

«Y esa es una consecuencia real también de un cierre, porque todas las oficinas del condado que trabajarían con los agricultores para utilizar el programa de préstamos de asistencia para la comercialización serán cerradas y los agricultores no podrán acceder a ese programa ni a muchos otros programas», añadió Vilsack.

Señaló que un cierre también retrasaría la aprobación de la Ley Agrícola de EEUU, que se reautoriza cada cinco años y caducaba el sábado 30 de septiembre.

Si bien muchos de sus principales programas agrícolas y de redes de seguridad social cuentan con la financiación obligatoria para continuar en el futuro previsible, añadió Vilsack, los agricultores necesitan la coherencia y la certeza de la legislación, y el Congreso necesita la experiencia del USDA para redactarla.

También está la cuestión de la seguridad alimentaria. La Administración de Alimentos y Medicamentos supervisa la gran mayoría del suministro de alimentos de Estados Unidos, y uno de sus exlíderes dice que un cierre podría obstaculizar parte de ese trabajo.

El excomisionado adjunto de la FDA, Frank Yiannas, dijo a Politico que durante el último cierre del gobierno de 2018-2019, la agencia pudo responder a los brotes transmitidos por alimentos, pero no realizar inspecciones proactivas.

Dijo que otro cierre provocaría una «repercusión en todo el sistema alimentario, que abarcaría desde inspecciones, pruebas de alimentos, interacciones con otros reguladores y las necesarias interacciones y consultas con la industria alimentaria en general».

Además, un cierre también podría impedir que los alimentos saludables lleguen a otras poblaciones que luchan por acceder a ellos, desde niños hasta ancianos.

Los programas de almuerzos gratuitos y a precio reducido en todo el país se suspenderían, informa Politico. Y los pagos federales a Meals on Wheels se retrasarían, informa CNN, lo que podría obligar a los programas a reducir, retrasar o suspender los servicios por completo.

Los líderes de Meals on Wheels y la Asociación Nacional de Programas de Servicios de Nutrición y Envejecimiento advirtieron en una declaración conjunta la semana pasada que «un cierre de cualquier duración podría afectar gravemente a los adultos mayores más vulnerables de nuestra nación que enfrentan hambre y aislamiento».

Vilsack dice que los cierres perjudican a las personas «de manera real», ya sea la madre embarazada que necesita asistencia de WIC, la pareja joven que pierde su primera casa porque no pudieron conseguir un préstamo hipotecario del USDA o la familia que no puede disfrutar de la naturaleza con sus hijos porque un bosque está cerrado.

«No se puede insensibilizarse ante las consecuencias de un cierre que es imprudente e innecesario», añadió. «Y ni siquiera deberíamos tener esta conversación si la gente simplemente hace su trabajo».