Macron pide a la industria petrolera que venda combustibles ¡a precio de coste!

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Inicialmente, el gobierno había planeado alentar a los minoristas a vender combustible por debajo del costo levantando temporalmente la prohibición de hacerlo, lo que la industria rechazó enérgicamente por considerarlo inasequible. Macron dijo que mantendría eso como una amenaza, sin embargo, la Primer Ministra Elisabeth Borne se reunirá con todos los actores del sector esta semana para exigir mayor transparencia en los márgenes y solicitar que vendan al costo.

«Hay una cosa sobre la que podemos tomar medidas y es actuar sobre márgenes abusivos en el refinado», dijo Macron el domingo por la noche en una entrevista en los canales de televisión TF1 y France 2.

Los precios del combustible son un tema político explosivo en Francia, donde un aumento de los impuestos en 2018 desató el movimiento de los chalecos amarillos que desencadenó meses de protestas por el nivel de vida.

El año pasado, el gobierno otorgó subsidios generales a un costo enorme para las finanzas públicas. Macron descartó restablecer esos descuentos y también dijo que el gobierno no puede permitirse el lujo de recortar los impuestos sobre el diésel y la gasolina si quiere seguir financiando la transición verde y el estado de bienestar.

Aún así, en el presupuesto que se presentará el miércoles, el presidente dijo que habría una renovación de los cheques para las personas de bajos ingresos que necesitan utilizar un coche para ir a trabajar.

«Es muy limitado, pero es mucho más pertinente ya que no ayudamos a los hogares que no lo necesitan», dijo Macron.

El presupuesto también incluirá un aumento del gasto anual en la transición verde a 40.000 millones de euros (U$S 42.600 millones) desde 33.000 millones de euros. Parte de eso se destinará a transformar las dos centrales eléctricas de carbón que quedan en Francia en biomasa para 2027, dijo Macron.

«Invertiremos masivamente. Lo primero es que debemos salir del carbón», afirmó.

En cuanto a los precios de los alimentos, Macron afirmó que el gobierno quería un «acuerdo para moderar los márgenes», acusando a grandes grupos de haber mantenido los precios elevados a pesar de la caída de la inflación.

«La congelación de precios no funciona», afirmó. Debemos «reunir a todos alrededor de la mesa y llegar a un acuerdo marginal», afirmó, añadiendo que la próxima semana se presentará una propuesta.