Lula da Silva impone nuevas restricciones a la posesión de armas

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El decreto reduce la cantidad de armas que los civiles pueden poseer para su seguridad personal de cuatro a dos, reduce la munición permitida para cada arma de 200 cartuchos a 50 y requiere documentación que demuestre la necesidad de poseer las armas.

También prohíbe a los civiles poseer pistolas de 9 mm, restringiéndolas a miembros de la policía y el ejército.

“Una cosa es que el ciudadano común tenga un arma en casa para su protección, como garantía, porque algunas personas piensan que esto es seguridad. Déjalos tenerlo. Pero no podemos permitir que los arsenales de armas estén en manos de la gente”, dijo Lula el viernes durante una ceremonia de firma.

Durante la presidencia de Bolsonaro de 2019 a 2022, el expresidente dijo que los “buenos ciudadanos” deberían tener derecho a proteger a sus familias y sus bienes, y relajó las reglas sobre la posesión de armas y municiones. Aunque Brasil no tiene derecho constitucional a portar armas, Bolsonaro argumentó que “una población armada nunca será esclavizada”.

Las estimaciones de la cantidad de armas en manos de civiles se triplicaron con creces a 2,9 millones en un país de 214 millones de habitantes, según el Instituto Sou da Paz, una organización sin fines de lucro que supervisa la seguridad pública.

Eso sigue siendo mucho más bajo que en los EEUU y, a pesar del aumento de las armas, la tasa de asesinatos en Brasil se mantuvo estable durante el mandato de Bolsonaro. El número de homicidios durante su último año en el cargo, 2022, fue de unos 47.500 y casi igualó la tasa de 2019, según un informe publicado el jueves por el Foro Brasileño de Seguridad Pública.

El Instituto Igarapé, otro grupo de expertos en seguridad pública, junto con Sou da Paz, elogiaron las nuevas restricciones en un comunicado diciendo que eran “otro paso para recuperar parámetros responsables y seguridad jurídica en el control de armas en Brasil”.

El gobierno de Lula está alentando a los ciudadanos a vender armas de fuego que no están permitidas bajo las nuevas reglas antes de fin de año o enfrentar el decomiso por parte de la Policía Federal.

Las nuevas reglas también solidifican el estatus de la Policía Federal como vigilante oficial de las armas, dejando de lado a los militares, que anteriormente ocupaban ese rol.

En mayo, el ministro de Justicia de Lula había impuesto un plazo para que los ciudadanos registraran legalmente armas de fuego en la Policía Federal. Anteriormente, eso solía hacerlo el ejército, pero el nuevo gobierno de izquierda de Lula ha sembrado dudas sobre la confiabilidad de las fuerzas armadas para llevar a cabo esa función debido a la tendencia de muchos de sus miembros a apoyar a Bolsonaro.

“Seguiremos luchando por un país desarmado. Quien debe estar bien equipado con armas es la policía brasileña y las fuerzas armadas federales”, dijo Lula.

Los campos de tiro que proliferaron durante el gobierno de Bolsonaro y estaban relativamente desregulados ahora enfrentan nuevas restricciones. Pueden operar solo de 6 am a 10 pm y deben estar a por lo menos 1 kilómetro (0.6 millas) de distancia de las escuelas.

La nueva política de Lula también cambia la duración de un permiso de armas de 10 años bajo Bolsonaro a nuevos límites de 3 a 5 años, dependiendo del titular.

Fuente: AP