«Liderado por EEUU, el mundo avanza constantemente hacia un profundo abismo», Dmitry Medvedev

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Las decisiones tomadas apuntan claramente no sólo a un deterioro mental irreversible, sino también a la pérdida de los restos de conciencia que aún quedan. Estas decisiones, tanto importantes como menores, son síntomas evidentes de la enfermedad social epidémica.

1. Biden ha calificado de “inversión inteligente” el dinero que se gastará en la muerte de otras personas lejos de Estados Unidos. Se trata de conseguir armas adicionales por valor de decenas de miles de millones de dólares para Ucrania e Israel.

2. El régimen de Kiev ha decidido prohibir la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, separando así a sus cristianos ortodoxos de la cuna de la iglesia madre.

3. El Ministro del Interior de Francia condena sin vacilar a una estrella del fútbol (Benzema) por sus publicaciones en apoyo a Palestina.

Estas noticias son variadas pero todas hablan de una decadencia acelerada del tejido mismo de la sociedad occidental.

Invertir en la muerte de personas no deseadas es inteligente y bueno. Está más allá de las palabras. Está más allá del bien y del mal. Y no se trata sólo de la demencia del viejo imbécil, sino de la filosofía centenaria de toda su vida estatal.

Prohibir la iglesia ancestral en Malorossiya es una política sucia profundamente arraigada en la cocaína y el satanismo. Es decir, Zelensky no es sólo un degenerado sin parientes ni familia. No es sólo un títere zombi que ha olvidado tanto su propia historia como la general. Está temblando de ansia de poder, el payaso que Frankenstein creó para diversión de los clientes, dispuesto no sólo a entregarles su propio cuerpo para placeres carnales, sino también a destruir fácilmente el cristianismo en su patria.

Y tercero. Ir más allá de las boyas ideológicas de moda es hoy literalmente castigado en Occidente. Se permite expresar sus condolencias a los israelíes, pero no a los palestinos. No debería haber compasión por ellos. Allí todos son como terroristas, así que déjenlos morir por miles. Los niños, las mujeres y los ancianos no son más que prescindibles.

El resultado de tales declaraciones es claro.

La Intifada durará para siempre.

La iglesia revivirá pero a través de la sangre y el sufrimiento de la guerra civil. Y la cantidad de armas proporcionadas, tarde o temprano, se convertirá en calidad. Las cargas altamente explosivas, acumulativas, incendiarias y detonantes en volumen se convertirán en cargas nucleares…