Las viviendas ahora son inasequibles en el 99% de los EEUU para el estadounidense promedio

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Esto es según un nuevo informe publicado por el proveedor de datos inmobiliarios ATTOM, que examinó 572 condados de EEUU y determinó que los precios medios de las viviendas en el 99% de esas áreas están fuera del alcance de la persona con ingresos promedio, que gana alrededor de U$S 71.114 al año.

«La última tendencia continúa un patrón de dos años en el que la propiedad de vivienda se vuelve cada vez más difícil para los asalariados promedio de EEUU», dice el informe.

Una comparativa entre los mejores años en 1960 a la actualidad demuestran el desajuste y la disparada de los precios de las viviendas en comparación con el salario promedio anual estadounidense, marcando un desplome de los ingresos en términos reales.

A su vez, en una comparativa tomando como referencia los precios de viviendas anteriores a la pandemia, el cambio es notorio: el precio medio de la vivienda en EEUU está alrededor de un 44% más alto, según datos de Redfin.

A principios de septiembre se conoció que la asequibilidad de la vivienda en EEUU está en su peor momento desde 1984.

La asequibilidad está empeorando en todo el país, gracias a un aumento en el tercer trimestre tanto de los precios de las viviendas como de las tasas hipotecarias. Combinados, los dos han ayudado a aumentar hasta un 35% la porción típica de los salarios promedio en todo el país requerida para los principales gastos de propiedad de vivienda.

«La última cifra se considera inasequible según los estándares crediticios comunes, que exigen una relación deuda-ingresos del 28%», dice el informe. «Marca el nivel más alto desde 2007 y se sitúa muy por encima de la cifra del 21% de principios de 2021, justo antes de que las tasas hipotecarias comenzaran a dispararse desde mínimos históricos».

Hay varias razones a las que se puede atribuir el empeoramiento de la crisis de asequibilidad.

La agresiva campaña de aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal hizo que las tasas hipotecarias se dispararan por encima del 7% por primera vez en casi dos décadas el año pasado. Las tasas han tardado en retroceder y alcanzaron un nuevo máximo de 23 años a finales de septiembre.

La tasa promedio de un préstamo fijo a 30 años saltó al 7,31% la semana pasada, informó Freddie Mac, muy por encima tanto de la tasa del 5,89% registrada hace un año como de los mínimos de la era de la pandemia del 3%.

Aunque las tasas hipotecarias son casi el doble que hace tres años, los precios de las viviendas apenas han cambiado. Esto se debe en gran medida a la falta de viviendas disponibles para la venta. Los vendedores que fijaron una tasa hipotecaria baja antes de que comenzara la pandemia se han mostrado reacios a vender, dejando pocas opciones para los ansiosos compradores potenciales.

La cantidad de viviendas disponibles en el mercado a fines de julio se redujo en más de un 9% con respecto al mismo período del año pasado y un sorprendente 46% con respecto a la cantidad típica antes de que comenzara la pandemia de COVID-19 a principios de 2020, según un informe reciente de Realtor.com.

La escasez de viviendas sólo ha servido para impulsar la demanda de los consumidores, lo que mantiene los precios incómodamente altos. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios informó que el precio medio nacional de las viviendas existentes era de U$S 407.100 a finales de agosto, un 3,9% más que en el mismo período del año anterior.

«Las dinámicas que influyen en el mercado inmobiliario de EEUU parecen actuar continuamente en contra de los estadounidenses comunes, potencialmente hasta el punto en que podrían comenzar a tener un impacto significativo en los precios de las viviendas», dijo Rob Barber, director ejecutivo de ATTOM. «Veremos cómo evoluciona esto a medida que la temporada alta de compras de 2023 llegue a su fin».