Las pérdidas con tarjetas de crédito están aumentando al ritmo más rápido desde la Gran Crisis Financiera

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Las pérdidas de tarjetas de crédito tocaron fondo en septiembre de 2021 y, si bien los aumentos iniciales probablemente fueron reversiones del estímulo, esas pérdidas han aumentado rápidamente desde el primer trimestre de 2022. Desde entonces, es una tasa creciente negativa que solo se ha visto en la historia reciente durante la recesión de 2008 y está lejos de terminar, predice la firma.

Las pérdidas actualmente ascienden al 3,63%, 1,5 puntos porcentuales más que el nivel más bajo, y Goldman prevé que aumentarán otros 1,3 puntos porcentuales hasta el 4,93%. Esto llega en un momento en que los estadounidenses deben más de 1 billón de dólares en tarjetas de crédito, una cifra récord, según el Banco de la Reserva Federal de New York.

“Creemos que la morosidad podría seguir teniendo un rendimiento inferior a la estacionalidad hasta mediados del próximo año y no vemos que las pérdidas alcancen su punto máximo hasta finales de 2024 o principios de 2025 para la mayoría de los emisores”, escribió el analista Ryan Nash en una nota el viernes.

Lo que es inusual es que las pérdidas se estén acelerando fuera de una recesión económica, señaló.

De los últimos cinco ciclos de pérdidas de tarjetas de crédito, tres se caracterizaron por recesiones, dijo. Los dos que ocurrieron cuando la economía no estaba en recesión fueron a mediados de los 90 y entre 2015 y 2019, dijo Nash.

“En nuestra opinión, este ciclo se asemeja a las características de lo que se experimentó a fines de la década de 1990 y algo similar al ciclo ’15 a ’19, donde las pérdidas aumentan después de un período de fuerte crecimiento crediticio y ha visto un ritmo similar de normalización hasta ahora en este ciclo”, dijo Nash.

La historia también muestra que las pérdidas tienden a alcanzar su punto máximo entre seis y ocho trimestres después de que el crecimiento de los préstamos alcanza su punto máximo. Eso implica que el ciclo de normalización crediticia está apenas en su punto medio, de ahí la predicción de finales de 2024 y principios de 2025, dijo.