La PM de Estonia critica a Orban por estrechar la mano del «criminal» Putin mientras su marido hace negocios con Rusia

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

La líder del Estado báltico está blandiendo su rusofobia para que el mundo la vea, pero tal vez podría empezar en su propia casa, como veremos.

El Primer Ministro húngaro, Viktor Orban, estrechando la mano del presidente ruso, Vladimir Putin, fue una imagen que Kallas encontró «muy, muy desagradable».

Agregó que desafiaba la lógica, dada la historia pasada de Budapest con Moscú, que Orban lo hiciera.

El líder húngaro y Putin mantuvieron conversaciones en China el martes, donde Orban dijo a Putin que «nunca había querido oponerse a Moscú y está tratando de salvar los contactos bilaterales».

Reuters informó: “’Fue muy, muy desagradable ver eso’, dijo a Reuters Kallas, uno de los más acérrimos defensores de Ucrania, en una entrevista en París. «¿Cómo se puede estrechar la mano de un criminal que ha librado la guerra de agresión, especialmente viniendo de un país que tiene una historia como la de Hungría?» […] ‘No es tan lejano lo que pasó en Hungría, lo que los rusos hicieron allí’, dijo Kallas”.

Kallas alude al levantamiento húngaro de 1956 que fue aplastado por los tanques soviéticos del Pacto de Varsovia. Al menos 2.600 húngaros y 600 soldados soviéticos murieron en los combates.

Aparentemente, parece pensar que este hecho impide que Hungría tenga alguna vez relaciones diplomáticas con Moscú.

Kallas decidió emitir un juicio en París, después de mantener conversaciones con el presidente francés Emmanuel Macron – el nanopresidente que promulgó una reforma de las pensiones por decreto y dejó a las fuerzas de seguridad perdiendo frente a los manifestantes – ¡un demócrata ilustrado, sin duda!.

Kallas también dijo que los aliados de Ucrania no deben distraerse con otros conflictos, sino más bien redoblar esfuerzos y demostrar que están «en esto a largo plazo».

“La prioridad inmediata, dijo, era “aumentar el costo de la agresión” agregando nuevas sanciones, abordando urgentemente la elusión de las medidas existentes y encontrando formas para que Kiev utilice los activos congelados.

«El conflicto no está congelado, es una guerra de desgaste», afirmó. «También es comprensible que Rusia piense que pueden soportar el dolor mucho más tiempo que nosotros y él (Putin) realmente está jugando con esto».

Ahora, la atención del mundo se ha apartado de Ucrania y otros puntos álgidos en Europa, como las consecuencias de la operación militar de Azerbaiyán en Nagorno-Karabaj y las crecientes tensiones en los Balcanes Occidentales.