Kosovo y Serbia listos para la guerra: el conflicto actual

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Kosovo anunció a finales de junio pasado que prohibirá desde el 1 de agosto el uso de documentos de identidad y matrículas de Serbia en su territorio, en una decisión similar a la que el pasado septiembre generó una crisis que implicó que los dos países aumentaran sus fuerzas de seguridad en la frontera.

Según las nuevas medidas, quienes entren en Kosovo con carnés de identidad emitidos por Serbia recibirán un documento temporal kosovar válido durante 90 días para su estancia en el país.

Además, las matrículas de coches emitidas por Serbia para ciudades kosovares de mayoría de población serbia tendrán que ser sustituidas por las oficiales de Kosovo a partir del 1 de agosto y en todo casi antes del 30 de septiembre.

Fuerzas policiales refuerzan la seguridad en el puente de la ciudad de Mitrovica, en Serbia.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, condenó la última decisión del gobierno de Kosovo sobre las matrículas de los serbios que viven en el norte de Kosovo y afirmó que su objetivo es “expulsar a los serbios, especialmente del norte de Kosovo y Metohija”. Dijo que el objetivo de Kosovo era «crear una nueva Tormenta», haciendo referencia a la operación del ejército croata en 1995, cuyo nombre en código es Tormenta, que obligó a la mayoría de los serbios a huir de Croacia.

“Su Ministerio del Interior hará campaña para persuadir a los serbios [en Kosovo] de que se registren con las llamadas placas RKS [República de Kosovo]”, dijo Vucic. “Y si ellos [los serbios] no están convencidos, les quitarán no solo sus matrículas sino también sus vehículos… entonces… calculan que todos los serbios se irán”, agregó.

Kosovo dijo el miércoles que todos los vehículos con placas emitidas en Serbia desde el 10 de junio de 1999 hasta el 21 de abril de 2022 tendrían hasta el 30 de septiembre de 2022 para obtener placas RKS.

Pero Vucic insistió en que la fecha límite de septiembre “significa que ellos [Kosovo] están planeando un ataque general en el norte de Kosovo a más tardar el 1 de octubre, al que llamarán como quieran”.

El gobierno de Kosovo también decidió que, a partir de ahora, “toda persona que se presente para cruzar la frontera estatal con documentos de identificación personal emitidos por las autoridades serbias estará equipada en los puntos fronterizos con un formulario de declaración que reemplaza temporalmente el uso de dicho documento”.

Violeta Haxholli, del grupo de expertos Kosovo Democratic Institute, KDI, con sede en Kosovo, dijo a BIRN que la última decisión del gobierno de Kosovo no era más que “implementación de los puntos del acuerdo sobre libertad de movimiento alcanzado entre Kosovo y Serbia el 2 de julio de 2011“.

Haxholli dijo que Kosovo nunca había implementado hasta ahora el acuerdo sobre la emisión de documentos de identidad temporales, mientras que Serbia “siempre los ha implementado”.

“La última decisión del gobierno [de Kosovo] está de acuerdo con este acuerdo”, dijo Haxholli.

Sin embargo, Haxholli agregó que la decisión ciertamente no facilitaría la vida de los ciudadanos de ninguno de los dos estados porque “prevé procedimientos adicionales y espera en la frontera para obtener documentos temporales”.

Dijo que Kosovo y Serbia deberían acordar eliminar todas las barreras que limitan la libertad de movimiento, “incluidas las obligaciones de recibir documentos en la frontera o poner pegatinas en las placas de los vehículos”.

“Ninguno de estos acuerdos anteriores estaba en el espíritu de la libertad de movimiento. Estos son medios políticos que los dos estados usan para reflejar posiciones recíprocas”, dijo Haxholli, y agregó que “los ciudadanos pagan la factura de las posiciones políticas de dos estados entre sí”.

Kosovo declaró su independencia de Serbia en 2008, que Serbia no reconoce.

Serbia ha seguido operando un sistema estatal paralelo para la pequeña minoría serbia de Kosovo, con sus propios departamentos de policía, tribunales y oficinas municipales reubicados en ciudades de mayoría serbia al norte de Kosovo. Esto ha incluido la emisión de matrículas de vehículos serbios para pueblos y ciudades de Kosovo.

En 2011, Kosovo y Serbia llegaron a un acuerdo en virtud del cual Kosovo emitiría placas marcadas con «RKS» para la República de Kosovo y, en una concesión a la negativa de Serbia de reconocer su antigua provincia como estado, «KS», que denota simplemente » Kosovo».

La medida tenía como objetivo alentar a los serbios del norte de Kosovo a comenzar a usar placas emitidas en Kosovo. En 2016, Kosovo extendió la validez de las placas KS por otros cinco años, pero declaró ilegales las placas emitidas por Serbia para las ciudades de Kosovo. Debido a esto, era casi imposible registrar dichos vehículos con placas RKS.

Después de que expirara el acuerdo en septiembre de 2021, el gobierno de Kosovo decidió no prorrogarlo y la policía comenzó a confiscar las matrículas emitidas por Serbia.

El cambio enfureció a los serbios locales que bloquearon los cruces fronterizos, hasta que la disputa se alivió temporalmente al introducir  un sistema de calcomanías, que abarca todos los automóviles con placas serbias. Se suponía que se encontraría una solución más permanente para el 21 de abril de 2022, pero no sucedió.

Vladimir Djukanovic, diputado de la Asamblea Nacional de Serbia, perteneciente al gobernante Partido Progresista Serbio (SNS), escribió en Twitter que cree que Serbia podría verse obligada a participar en la «desnazificación» de los Balcanes.

La OTAN dice que la situación en la frontera de Kosovo y Serbia es «tensa» y dice que esta lista para intervenir «si se pone en peligro la estabilidad el norte del país» – Comunicado oficial.

Las fuerzas de la KFOR, misión para el mantenimiento de la paz en Kosovo, dirigidas por la OTAN, advirtieron en un comunicado que están «preparadas para intervenir si se pone en peligro la estabilidad en el norte de Kosovo».

«La situación general de seguridad en los municipios del norte de Kosovo es tensa. La misión KFOR, dirigida por la OTAN, está vigilando de cerca y está preparada para intervenir si la estabilidad se ve comprometida, de acuerdo con su mandato», indicó el comunicado. Asimismo, la OTAN declaró que sigue «apoyando plenamente el proceso de normalización entre Pristina y Belgrado a través del Diálogo facilitado por la UE y pide a todas las partes que continúen las negociaciones».

Los comentarios de la OTAN se produjeron cuando Pristina se preparaba para implementar una controvertida ley que exige que los serbios que viven en el territorio en disputa reemplacen sus registros de vehículos emitidos por Serbia con placas de Kosovo a partir del lunes.

Asimismo, Kosovo también puede requerir el reemplazo de otros tipos de documentos, como tarjetas de identificación, y podría intentar prohibir la entrada de viajeros con documentos emitidos por Belgrado.

Este domingo, se reportó que las fuerzas de Kosovo bloquean carreteras con Serbia, suenan sirenas y se oyen disparos. Además, se reporta que después de las 18:00 de la hora local sonaron las sirenas antiaéreas en el norte de la ciudad de Kosovska Mitrovica, que desde el fin de la guerra de Kosovo (1998-1999) se encuentra dividida en dos zonas: la parte sur, donde vive la mayoría albanesa, y la parte serbia en el norte.

Según los reportes, las fuerzas especiales kosovares han cerrado los pasos fronterizos y Belgrado ha puesto en alerta al Ejército.

Por su parte, el presidente serbio, Aleksandar Vucic, afirmó este domingo que el Ejército kosovar planea realizar un ataque contra la población serbia que vive en el norte de la provincia autónoma de Kosovo y Metojia. «La atmósfera se ha caldeado y los serbios no sufrirán más atrocidades», afirmó el mandatario. «Mi súplica a todos es que intenten mantener la paz a cualquier precio. Pido a los albaneses que entren en razón y a los serbios que no caigan en las provocaciones», agregó.

Medios rusos citan a una fuente local que informa que tropas de la OTAN están acompañando a las fuerzas kosovares en un checkpoint sobre el Río Ibar, en Kosovska Mitrovica, cerca de Serbia.

La Representante Especial y Jefa de la Misión de la ONU en la autoproclamada República de Kosovo, Caroline Ziade, está preocupada por los hechos en la provincia, llama a evitar una mayor escalada y restablecer la libre circulación.

  • Serbia y Kosovo bloquearon sus pasos fronterizos
  • En varias ciudades, se activó la alarma de ataque
  • Kosovo confirma reporte de disparos sin heridos
  • La tensión se produce ante la entrada vigor de una medida sobre matriculas serbias en Kosovo

Las sirenas comenzaron a sonar todo el día en Kosovo durante este domingo 31 de agosto ante los informes de la escalada de tensión con Serbia.

La ciudad fronteriza de Mitrovika, en Kosovo, completamente desierta mientras continúan sonando las alarmas de ataque en varios puntos de la frontera con Serbia.

El comandante del contingente de la OTAN en Kosovo y Metohija, Ferenc Kajari, se reunirá el lunes por la noche con representantes de los serbios de Kosovo a la luz de la escalada en Kosovo, dijo el presidente serbio, Aleksandar Vucic, por teléfono en TV Pink.

«El Jefe del Estado Mayor General, General Milan Moysilovic, tuvo una conversación con el comandante de la KFOR ( Contingente de la OTAN en Kosovo. – Ed.), Es importante que la conversación se desarrollara en un ambiente correcto y profesional. Ambas partes se comprometieron, principalmente al intercambio de información, porque hubo muchos informes falsos, información errónea, y a la medianoche (1.00 hora de Moscú) esperamos una conversación entre el comandante de la KFOR en Mitrovica con (el jefe del partido Lista serbia) Goran Rakic y representantes de los serbios», dijo Vučić.

Vucic, dijo que la policía de Kosovo comenzará una operación en el norte de la región a la medianoche del 1 de agosto y bloqueará la entrada de ciudadanos con documentos personales emitidos por Belgrado. El domingo por la noche, las sirenas de ataque aéreo sonaron en el norte de Kosovo, donde vive la mayoría de los serbios. La policía de la autoproclamada república bloqueó dos puestos de control en la parte central de Serbia y la gente comenzó a construir barricadas en las carreteras.

Apoyo de Rusia a Serbia

El líder serbio también agradeció a Rusia por su apoyo en la situación con Kosovo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia respaldó a Serbia y dijo que Kosovo y sus patrocinadores extranjeros están tratando de desencadenar una guerra en los Balcanes.

Rusia denunció las «MEDIDAS DISCRIMINATORIAS» de Kosovo, además de acusarles de propiciar un «ESCENARIO VIOLENTO». Moscú llama a Prístina, EEUU y la UE a «FRENAR LAS PROVOCACIONES» y «respetar los derechos de los serbios en Kosovo».