Hewlett-Packard y la mayor inversión en pastillas abortivas

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Según reportó el Washington Free Beacon, aproximadamente una década antes de su muerte en 1996, el titán tecnológico David Packard emitió una directiva controvertida para sus hijos. Las tasas de natalidad vertiginosas, escribió el cofundador de Hewlett-Packard , podrían algún día causar «un caos total para la humanidad». Como resultado, afirmó Packard, su fundación multimillonaria debe tener una prioridad por encima de todas las demás: el control de la población.

Packard, un republicano que se desempeñó como subsecretario de defensa durante la presidencia de Nixon, no estaba de acuerdo políticamente con sus hijas, una de las cuales lo sucedió como presidenta de su fundación. Su descendencia fue más cercana al pensamiento liberal anglosajón con filiación demócrata; su prole tomó el deseo del multimillonario de frenar el crecimiento de la población como un punto de partida a su manera. Si bien la fundación no está obligada legalmente a honrar los deseos políticos de Packard, encontraron una manera de abrazar sus puntos de vista y perseguir su propio activismo, particularmente a través del acceso ampliado al aborto, una misión a la que dedicaron casi U$D 350 millones solo en los últimos cinco años, según una revisión de las divulgaciones financieras de la fundación.

Expresamente dice el medio citado: “Esos gastos han permitido a los sucesores de Packard lograr victorias significativas para promover la agenda antinatalista del fallecido multimillonario. Tomemos, por ejemplo, la decisión de diciembre de la Adm. de Alimentos y Medicamentos de facilitar el proceso para obtener una píldora abortiva química. La Fundación jugó un papel central en la lucha por la desregulación, canalizando millones a grupos de defensa liberales que encabezaron el impulso legal y político para eliminar las barreras de las píldoras abortivas de la FDA. Mientras tanto, la fundación invirtió millones de dólares en GenBioPro, la única compañía que fabrica una forma genérica del medicamento abortivo”. A su vez, en 2017, la Fundación donó un millón de dólares al Reproductive Freedom Project, división de la American Civil Liberties Union para asegurar que todos accedan a los derechos sexuales y reproductivos.

Continuando con el reporte de Washington Free Beacon, la fundación gastó millones de dólares en campañas políticas para promover un mayor acceso a las píldoras abortivas. De 2017 a 2021, otorgó a la red liberal de dinero oscuro New Venture Fund más de $ 3.7 millones en subvenciones de «salud reproductiva». La Fundación Packard destinó específicamente $ 1 millón de la contribución a All Above All, un proyecto de New Venture Fund que ha abogado por la desregulación de la píldora abortiva. New Venture Fund también administra el aborto en nuestros propios términos, otro grupo derivado que se dedica a ampliar el acceso a las píldoras abortivas y prevé un futuro en el que las píldoras abortivas estén disponibles sin receta en todo el país.

La vasta red de defensa de la píldora abortiva de la Fundación Packard comenzó a pagar dividendos más recientemente, gracias en parte tanto a la pandemia del coronavirus como a la elección del presidente Joe Biden. Después de recibir $ 700,000 adicionales de la fundación, la American Civil Liberties Union en mayo de 2020 nuevamente demandó a la FDA por las restricciones de píldoras abortivas de la agencia. A diferencia de su demanda de 2017, que desafió las regulaciones de forma permanente, la demanda legal de 2020 de la ACLU buscaba permitir que las pacientes recibieran píldoras abortivas por correo en caso de emergencia durante la pandemia.

Cuando se le preguntó sobre su inversión en GenBioPro y si podría generar ganancias si la compañía aumenta de valor, la Fundación Packard señaló al Washington Free Beacon una declaración en línea que detalla su programa de inversión. Esa declaración reconoce que la fundación «asume riesgos en pos del impacto mientras busca el retorno general del capital» para que «pueda reciclar el capital para maximizar los impactos a largo plazo».

Tal como se ve, la “desregulación” estatal lejos de frenar los abortos, habilita que sea legal y redituable aniquilar seres humanos indefensos.