Finlandia ha dejado de recibir gas ruso

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

La empresa rusa Gazprom explicó que la decisión se debe a que la parte finlandesa había rechazado pagar por el hidrocarburo en rublos, tal y como estipula una orden presidencial rusa de finales de marzo.

El distribuidor estatal de gas de Finlandia, Gasum, ha confirmado este sábado que ha dejado de recibir gas procedente de Rusia.

«El suministro de gas natural a Finlandia en virtud del contrato de suministro de Gasum se ha cortado», indicó la empresa en un comunicado. «A partir de hoy, durante la próxima temporada de verano, Gasum suministrará gas natural a sus clientes desde otras fuentes a través del gasoducto Balticconnector», añade.

Asimismo, el operador estatal finlandés de transmisión de gas natural, Gasgrid Finland, confirmó que el suministro se había detenido, pero informó que se están utilizando las importaciones de gas en Balticconnector y que «el sistema de gas está actualmente en equilibrio».

«El suministro de gas a través del punto de entrada de Imatra se interrumpió el 21 de mayo de 2022. La cantidad de gas que necesita el mercado finlandés se importa al sistema de gas finlandés a través del punto de entrada Balticconnector, de acuerdo con las nominaciones realizadas por las partes del mercado», reza un comunicado difundido por la compañía.

De igual manera, la empresa estatal rusa Gazprom confirmó que ha interrumpido completamente los suministros de gas a Gasum. Según la compañía, la decisión se debe a que el comprador finlandés había rechazado pagar por el hidrocarburo en rublos, tal como estipula una orden presidencial rusa de finales de marzo, e inició este martes una disputa legal sobre el contrato.

Gasum afirmó que garantizaría el abastecimiento de gas a través de otras fuentes y que las estaciones de servicio de las redes de suministro de gas seguirían funcionando.

Aunque el gas solo represente el 8% de la matriz energética de Finlandia, prácticamente todo el que se usa en el país nórdico procede de Rusia.

Finlandia anunció planes para sustituir el gas ruso el próximo invierno boreal, como el de alquilar junto a Estonia una unidad flotante de regasificación de gas natural licuado (GNL) por diez años.

En un esfuerzo por mitigar los riesgos de depender de las exportaciones de energía rusas, el gobierno finlandés también anunció el viernes que había firmado un contrato de arrendamiento de 10 años para un buque terminal de GNL (gas natural licuado) con Excelerate Energy, con sede en EEUU.