Escándalo: El Estado de Washington desvió U$S 340 millones en fondos federales de COVID a inmigrantes ilegales

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El informe, del Centro de Innovación de Política Económica (EPIC), señala el dinero administrado por el Fondo de Recuperación Fiscal Estatal y Local del Coronavirus (SLFRF), que fue creado por la Ley del Plan de Rescate Estadounidense y tenía como objetivo ayudar a los gobiernos estatales y locales con sus respuesta y recuperación de la pandemia de COVID-19. El estado de Washington recibió U$S 4.4 mil millones en financiamiento total de ese programa.

El informe del grupo, que pide un gobierno federal más pequeño, destacó cómo U$S 340 millones en fondos se destinaron a un programa que envió cheques de U$S 1.000 a inmigrantes ilegales en el estado. Los fondos, aprobados por la legislatura del estado de Washington en abril de 2021, proporcionaron «otra ronda de financiación para los habitantes de Washington indocumentados», según un informe de impacto sobre el programa.

El Fondo de Ayuda para Inmigrantes COVID-19 de Washington se creó por primera vez en 2020 para otorgar cheques a quienes no son elegibles para programas de asistencia gubernamental debido a su estatus migratorio. Los documentos del Tesoro confirman que desde entonces el estado ha proporcionado U$S 340 millones adicionales en fondos de ayuda federal para las subvenciones únicas en efectivo, y el 10% de los fondos se destinó a organizaciones comunitarias para administrar el programa.

«El proyecto de U$S 340 millones está categorizado como un gasto de ‘transferencia de efectivo’ bajo el SLFRF, aprobado para el estado de Washington. Esto significa que la Administración Biden subsidió directamente la inmigración ‘indocumentada’ bajo el pretexto de alivio de la pandemia de COVID-19″, dice el informe EPIC.

El estado dijo que anteriormente había invertido U$S 128 millones de fondos de la Ley CARES de la era Trump para 120.000 inmigrantes que no calificaban para el alivio económico, pero que los fondos no fueron suficientes para la cantidad de solicitudes que recibió el programa.

El fondo ya terminó y los últimos pagos se realizaron a principios de 2023. Los funcionarios estatales dijeron que el fondo era una oportunidad «para ayudar a las personas que pueden haber quedado fuera de otros recursos federales y estatales para abordar el impacto económico de la pandemia».

El informe del Centro de Innovación de Política Económica destaca varios otros proyectos relacionados con la inmigración ilegal para los cuales se utilizaron fondos federales, incluidos programas en Arizona para clases de arte, música y danza para inmigrantes y la expansión de refugios en Massachusetts.

«El Senado está publicando un presupuesto suplementario que incluye un acuerdo bipartidista en la frontera. Sin embargo, la administración ha estado fomentando activamente la inmigración ilegal mediante el uso de dinero COVID del SLFRF para brindar asistencia en efectivo, vivienda, asistencia legal y otros beneficios a inmigrantes indocumentados», dijo Paul Winfree, presidente y director ejecutivo de EPIC, a Fox News Digital.

Winfree también enfatizó que todavía quedan U$S 120 mil millones en dinero no gastado del fondo y pidió a los legisladores que suspendan esos fondos.

«Hasta que el Congreso recupere este dinero, seguirá sirviendo como un imán para la inmigración ilegal», afirmó.

El informe llega en medio de una continua preocupación por el flujo de inmigrantes ilegales hacia el Congreso de EEUU que actualmente está negociando un proyecto de ley de financiación suplementaria, que incluiría ayuda a las comunidades que reciben inmigrantes. Pero los republicanos han tratado de incluir restricciones al asilo y al uso de la libertad condicional por parte del gobierno.