En Colorado introducen el ‘impuesto a las mascotas’ para todos los animales y… es peor de lo que se piensa

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El proyecto de ley, HB24-1163, patrocinado por la demócrata Regina English, exige que todos los dueños de mascotas registren a sus animales en un sistema administrado por el estado, con tarifas que los críticos califican de exorbitantes e innecesarias.

Medidas draconianas disfrazadas de bienestar social

El Sistema de Registro de Animales de Compañía propuesto bajo la ‘Ley de Registro de Animales de Compañía’ estipula el registro anual de mascotas, con una escala móvil de tarifas que parece castigar a quienes no tienen medios para pagar.

U$S 8.50 para mascotas con un cuidador designado, U$S 16 para mascotas no castradas o no esterilizadas con un cuidador y U$S 25 para mascotas sin un cuidador, la carga financiera podría ser significativa para los hogares con varias mascotas, sin mencionar a los criadores y vendedores que podrán afrontar el impuesto por cada animal mayor de seis meses a su cuidado.

Esta estructura de tarifas se aplica a un amplio espectro de animales, desde perros y gatos hasta reptiles, anfibios, peces e incluso invertebrados, sin dejar intacto a ningún dueño de mascota.

Considere la carga financiera de una familia con una amplia gama de mascotas: 100 peces de acuario podrían costarle al propietario hasta U$S 2.500 al año sin cuidadores designados.

Una colección de 20 mascotas variadas, entre ellas un perro, un gato, un hámster y varios reptiles y peces, podría recibir impuestos anuales que oscilarían entre U$S 170 y 500. Incluso la granja de hormigas de un niño no está exenta de esta amplia legislación, lo que podría introducir una presión financiera significativa para algo tan simple como mantener una granja de hormigas, según US Ar k.

El Departamento de Agricultura tiene la tarea de crear y mantener un “sistema de registro de animales de compañía en línea”, con duras sanciones por incumplimiento, incluidas multas de hasta U$S 100 por animal no registrado. Esto podría significar que el dueño de una mascota con peces de acuario no registrados podría enfrentar multas de hasta U$S 10.000.

La intención del proyecto de ley es conectar a las mascotas con sus dueños o cuidadores designados durante emergencias, en caso de que sean separadas, y si bien este objetivo puede parecer loable, el método (un impuesto) ha sido recibido con escepticismo.

La extralimitación del estado en la vida privada con este sistema de registro hace que los dueños de mascotas cuestionen los verdaderos motivos detrás del proyecto de ley. La carga financiera adicional puede disuadir a los posibles dueños de mascotas de adoptar animales necesitados, lo que podría generar una mayor tensión en los refugios de animales.

Con la audiencia programada para el 22 de febrero en el Capitolio del estado, los opositores al proyecto de ley se están preparando para una batalla. Argumentan que este proyecto de ley es un intento apenas disimulado de recaudación de ingresos más que un esfuerzo genuino para mejorar el bienestar animal.

Al imponer este ‘impuesto a las mascotas’, Colorado está sentando el precedente de que la compañía animal es un lujo que sólo se permite a aquellos que están dispuestos a pagar por la vigilancia gubernamental de sus amigos peludos.

Según World Population Review, el 64,7% de los habitantes de Colorado son dueños de mascotas y estarían sujetos a este impuesto. No se incluye el ganado como vacas, caballos, ovejas y otros animales de pastoreo. El proyecto de ley no especifica si los animales de servicio se consideran mascotas.

Denver y otras ciudades de Colorado tienen ordenanzas que limitan la cantidad de perros y gatos que las personas pueden tener. En Denver, una persona puede poseer hasta cinco; si tienen tres perros, sólo podrán tener dos gatos. Todos deben tener licencia, que cuesta U$S 15 al año por cada perro. La ciudad tiene una restricción de dos conejos por hogar y una persona no puede tener más de 25 palomas o palomas.

Se dice que Denver tiene alrededor de 158.000 perros en el área metropolitana, lo que le daría al estado más de U$S 1.3 millones solo en tarifas de registro por año, sin contar la tarifa de U$S 25 por no revelar un cuidador alternativo. Colorado Springs también limita los hogares a cuatro perros y cuatro gatos.

Una comunidad activa de trineos de perros en Colorado se vería afectada por el nuevo impuesto, pero los criadores de perros aparentemente están exentos. Las ventas de mascotas están cubiertas por los impuestos sobre las ventas de Denver y Colorado. El condado de Denver tiene un impuesto sobre las ventas del 8,81%, que incluye el impuesto estatal sobre las ventas del 2,9%.

Colorado, que alguna vez fue visto como un estado indeciso políticamente, ha tenido una tendencia demócrata, a medida que los jóvenes se mudaron allí desde California y otros lugares. Más de 200.000 personas se mudaron de California a Colorado entre 2009 y 2019. Según el sitio web The Visualist, en 2020-2021, casi 27.000 californianos se mudaron a Colorado.

Lea el resumen del impuesto:

El proyecto de ley exige que el comisionado del departamento de agricultura (comisionado) desarrolle, implemente y mantenga un sistema (sistema) de registro de animales de compañía en línea.

El proyecto de ley establece la empresa (empresa) de registro de animales de compañía en el departamento de agricultura para brindar servicios comerciales a los propietarios de animales de compañía que pagan tarifas de registro de mascotas a la empresa mediante el desarrollo, implementación, mantenimiento y administración del sistema de registro de animales de compañía, conectando animales de compañía con sus dueños y cuidadores designados durante y después de que ocurran emergencias, y proteger a los animales de compañía apoyando a los refugios de animales que son cuidadores de último recurso.

El propietario de un animal de compañía debe registrarlo en el sistema anualmente por una tarifa establecida por la empresa, que no debe exceder los $8.50 anuales por animal con un cuidador designado, $16 anuales por animal que sea un perro o un gato no castrado ni esterilizado y tiene un cuidador designado, y $25 anuales por animal sin un cuidador designado. La tarifa fijada por la empresa se suma a cualquier tarifa de registro o licencia de mascota cobrada por cualquier otra jurisdicción. La empresa recaudará las tarifas estatales y locales y transmitirá cualquier tarifa cobrada por otra jurisdicción a esa jurisdicción y la tarifa cobrada por el estado al fondo en efectivo de registro de animales de compañía recién creado. La tarifa estatal se utilizará para desarrollar, implementar, mantener y administrar el sistema y reembolsar a los refugios de animales por el costo de tomar la custodia de un animal cuyo cuidador no puede ser localizado o se ha negado a tomar la custodia.

El proyecto de ley también requiere que el dueño de un animal de compañía designe un cuidador para su animal de compañía. El cuidador es responsable del cuidado y custodia del animal durante una emergencia que incapacite al dueño del animal. Los socorristas utilizarán el sistema para identificar al cuidador designado del animal y notificarán al cuidador sobre la incapacitación del dueño del animal. Un cuidador debe aceptar ser responsable del animal mascota. Si más tarde un cuidador se niega a tomar la custodia del animal o no puede ser localizado, un socorrista colocará al animal en un refugio para animales. Sólo los socorristas y el departamento de salud pública y medio ambiente pueden utilizar el sistema.

El proyecto de ley especifica que ser propietario de un animal de compañía sin registrarlo; negarse o incumplir las disposiciones del proyecto de ley; hacer una declaración errónea material en una solicitud de registro, una solicitud de renovación de registro o al departamento de agricultura; o negarse o no cumplir con cualquier regla o reglamento adoptado por el comisionado es ilegal. Un acto ilegal se castiga con una multa civil por un monto establecido por el comisionado, pero que no excede los $100 por acto ilegal. Si el comisionado no puede cobrar la multa civil, puede demandar para recuperar la multa civil o negarse a renovar un registro.