Embajador ruso convocado por Estonia a causa de las palabras de Putin sobre Pedro I

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El embajador ruso Lipaev fue convocado a la Cancillería de Estonia por las palabras de Putin sobre la política exterior de Pedro I

El embajador ruso en Estonia, Vladimir Lipaev, fue citado al Ministerio de Relaciones Exteriores de la república, donde se mostró disconforme con la declaración del presidente ruso, Vladimir Putin, de que Pedro I devolvió Narva durante la Gran Guerra del Norte, informó el servicio de prensa de la Cancillería.

Pedro el Grande

El líder ruso, en una reunión con jóvenes empresarios, dijo que Pedro I devolvió los territorios durante la Gran Guerra del Norte y no los arrebató de Suecia. El Presidente recordó que cuando el primer emperador colocó San Petersburgo, los países de Europa reconocieron este territorio no para Rusia, sino para Suecia. Según el jefe de Estado, las tierras estaban bajo el control del Estado ruso, “esto se refiere a Narva, su primera campaña”.

Según Rein Tammsaar, vicecanciller del Ministerio de Asuntos Exteriores de Estonia, que se reunió con el embajador ruso, lo dicho por Putin, entre otras cosas, sobre la ciudad estonia de Narva, «es deplorable».

«Acabamos de visitar una exposición sobre el 350 aniversario del nacimiento de Pedro el Grande. Es sorprendente, pero casi nada ha cambiado […] libró la Gran Guerra del Norte durante 21 años. Da la impresión de que al luchar contra Suecia se apoderaba de algo. Pero no se estaba apoderando de nada, lo estaba recuperando», dijo Putin a un grupo de jóvenes emprendedores en Moscú.

Cuando Pedro el Grande fundó San Petersburgo y la convirtió en nueva capital rusa, «ningún país europeo reconocía este territorio como perteneciente a Rusia. Todo el mundo lo reconocía como parte de Suecia», afirmó Putin.

«Pero desde tiempos inmemoriales, los eslavos vivían allá, junto a pueblos finougrios», por cual el zar «retomaba y reforzaba» lo que era ruso. «Aparentemente, también es nuestra responsabilidad retomar y fortalecer», subrayó, en una posible alusión a la actual ofensiva rusa en Ucrania. «Sí, ha habido momentos en la historia de nuestro país en los que nos hemos visto obligados a retroceder, pero sólo para recuperar nuestra fuerza y avanzar».

La derrota de Suecia en la Gran Guerra del Norte (1700-1721) convirtió a Rusia en la primera potencia del mar Báltico y en un importante actor en los asuntos europeos.

Para el historiador Boris Kipnis, «sean cuales sean las circunstancias históricas, si abandonamos el eje trazado por Pedro I podemos arruinar al país y al pueblo». Según él, no hay duda: «Rusia es un país europeo».

A pesar de las tensiones actuales entre Moscú y los países europeos, Svetlana Stepanova, una petersburguesa de 47 años que asistió a los festejos, ve a Vladimir Putin como un heredero del emperador. «Pedro I hizo de Rusia una gran potencia, Putin también quiere ver una gran Rusia», afirmó. «Eso es lo esencial».

Castillo de Narva

Además, el diplomático estonio opinó que el proyecto de ley presentado a la Duma del Estado esta semana sobre la abolición de la decisión de reconocer la independencia de Lituania, así como las amenazas de «desnaturalización» y «desmilitarización» contra otros países, parece «peligroso» e «irresponsable».

Un diputado de Rusia Unida, Yevgeny Fedorov, presentó a la Duma Estatal un proyecto de ley sobre la abolición de la resolución del Consejo de Estado de la URSS «Sobre el reconocimiento de la independencia de la República de Lituania», que establece que es ilegal.