El vínculo largamente sospechado entre los gatos y la esquizofrenia podría ser real

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Para llegar a esa conclusión, científicos australianos analizaron 17 estudios publicados en los últimos 44 años en 11 países diferentes, incluidos EEUU y el Reino Unido.

«Nuestros hallazgos respaldan una asociación entre la exposición a los gatos y un mayor riesgo de trastornos relacionados con la esquizofrenia ampliamente definidos», escribieron los autores en su análisis, publicado en la revista Schizophrenia Bulletin.

«Descubrimos que las personas expuestas a gatos tenían aproximadamente el doble de probabilidades de desarrollar esquizofrenia», escribió el equipo de investigación del Centro de Investigación de Salud Mental de Queensland.

La esquizofrenia es una enfermedad mental compleja que a menudo es hereditaria, según Johns Hopkins Medicine.

La enfermedad puede provocar síntomas preocupantes, como oír voces, tener problemas para pensar con claridad y relacionarse con los demás. Por lo general, comienza repentinamente al final de la adolescencia o al comienzo de la edad adulta.

Los síntomas de la esquizofrenia también pueden incluir:

  • Delirios o creencias falsas no basadas en la realidad.
  • Alucinaciones o ver, oír, oler o sentir cosas que no son reales.
  • Habla y comportamiento desorganizados.
  • Falta de emoción, alejamiento de los demás.
  • Paranoia
  • Autoestima inflada

En todo el mundo, se estima que la enfermedad afecta a una de cada 300 personas, o alrededor de 24 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud. La esquizofrenia se puede controlar con medicamentos y terapia de apoyo, pero no se conoce ninguna cura para ella.

La idea de que tener un gato podría estar relacionado con el riesgo de esquizofrenia no es nueva y se propuso por primera vez en un estudio de 1995. Ese informe sugirió que la causa podría ser la exposición a un parásito llamado Toxoplasma gondii.

Se cree que el parásito ingresa al cuerpo de una persona a través de la mordedura de un gato o por contacto con sus fluidos corporales o heces. También se puede ingerir a través de agua contaminada o carne poco cocida.

Se estima que alrededor de 40 millones de personas en los EEUU pueden estar infectadas con T. gondii, generalmente sin ningún síntoma. Sin embargo, el parásito puede infiltrarse en el sistema nervioso central e influir en los neurotransmisores.

En estudios anteriores, T. gondii se había relacionado con cambios de personalidad, la aparición de síntomas psicóticos y algunos trastornos neurológicos, incluida la esquizofrenia.

Sin embargo, los investigadores señalan que un vínculo no prueba definitivamente que T. gondii haya causado estos cambios o que el parásito haya pasado de un gato a un humano.

Sin embargo, se ha demostrado que el parásito tiene otros efectos graves en la salud humana, especialmente en las mujeres embarazadas, que pueden transmitir el parásito a través de la placenta al feto, según la Clínica Cleveland.

T. gondii aumenta el riesgo de aborto espontáneo, muerte fetal o problemas de salud graves para el niño, incluidos problemas de visión, ceguera, retrasos en el desarrollo y diferencias de aprendizaje.

Los autores del estudio señalaron que se necesita más investigación antes de que alguien pueda hacer una interpretación final.

«Nuestra revisión respalda la asociación entre tener un gato y los trastornos relacionados con la esquizofrenia», escribieron los autores.

«Se necesitan más estudios de alta calidad, basados ​​en muestras grandes y representativas, para comprender mejor tener un gato como un posible factor modificador del riesgo de trastornos mentales».