El Vaticano bloquea intentos de cambios doctrinales sobre relaciones homosexuales y sacerdotisas

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Los funcionarios del Vaticano amonestaron al «Camino sinodal alemán» -la reunión a nivel nacional de líderes católicos que fue convocada como parte del Sínodo global sobre la sinodalidad del Papa Francisco- y advirtieron que se deben abandonar propuestas radicales como la aprobación de las relaciones homosexuales y del sacerdocio femenino.

La carta, publicada el viernes pero fechada el 23 de octubre, reprende a los obispos alemanes por sus continuos esfuerzos por alterar la doctrina establecida, sobre la cual «no hay posibilidad de llegar a una evaluación diferente», según una traducción del blog Rorate Caeli.

«Debe quedar claro desde el principio que estas cuestiones tienen distinta relevancia y no todas pueden situarse en el mismo nivel», se lee en una traducción del original alemán. «Algunos de ellos tienen aspectos que no se pueden discutir, pero también aspectos que pueden ser objeto de una discusión conjunta en profundidad. En cuanto a otros, sin embargo, no hay posibilidad de llegar a una evaluación diferente, como la siguiente».

La carta fue escrita por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, y enviada a la secretaria general de la Conferencia Episcopal Alemana, Beate Gilles.

La Conferencia Episcopal Alemana ha intentado repetidamente usar su voz en el actual Sínodo sobre la Sinodalidad para reescribir las enseñanzas de la Iglesia sobre una variedad de cuestiones sociales, una campaña que amenaza con socavar la autoridad histórica de la Iglesia Católica.

Parolin citó un fallo de 1994 del Papa San Juan Pablo II, en el que el Papa enseñó: «Para que se eliminen todas las dudas sobre este importante asunto, que concierne a la constitución divina de la Iglesia misma, declaro, en virtud de mi cargo fortaleciendo a los hermanos (cf. Lc 22,32), que la Iglesia no tiene autoridad alguna para ordenar mujeres al sacerdocio, y que todos los fieles de la Iglesia deben acatar definitivamente esta decisión».

La carta también cita la afirmación del Papa Francisco en 2013 sobre el fallo de Juan Pablo II: «Con respecto a la ordenación de las mujeres al sacerdocio, la Iglesia ha hablado y dice: «No, San Juan Pablo II dijo esto, pero de manera definitiva. Esta puerta está cerrada».

También recordó explícitamente a los obispos alemanes que intentar la ordenación de una mujer al sacerdocio sería «castigado con una excomunión grave».

El Vaticano fue igualmente desdeñoso ante los intentos de legitimar las relaciones homosexuales.

«Otro tema sobre el cual la Iglesia local no tiene posibilidad de adoptar una postura diferente se refiere a los actos homosexuales», se lee en la carta a los obispos alemanes. «Porque incluso si se reconoce que desde un punto de vista subjetivo pueden existir diversos factores que nos llaman a no juzgar a las personas, esto no cambia en modo alguno la evaluación de la moralidad objetiva de estos actos».

Esta no fue la primera pelea entre el Papa Francisco y la jerarquía católica alemana: el año pasado, la Santa Sede emitió una carta recordando a los prelados que no tienen autoridad para contrarrestar la doctrina establecida.

«Para proteger la libertad del Pueblo de Dios y el ejercicio del ministerio episcopal, parece necesario aclarar que el ‘camino sinodal’ en Alemania no tiene el poder de obligar a los obispos y a los fieles a adoptar nuevos caminos de gobernanza y nuevos enfoques de la doctrina y la moral», dice el comunicado de la Santa Sede. «Antes de un acuerdo a nivel de la Iglesia universal, no estaría permitido iniciar nuevas estructuras o doctrinas oficiales en las diócesis, lo que representaría una herida a la comunión eclesial y una amenaza a la unidad de la Iglesia».

Justo antes de la carta del Papa, más de 100 obispos de todo el mundo emitieron una carta abierta a los obispos alemanes, instándolos a suspender el sínodo y abstenerse de realizar modificaciones ilícitas.

Fuente: Fox News