El técnico de la laptop de Hunter Biden dice que un agente del FBI lo amenazó para que se callara

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

El dueño del taller de reparación de computadoras que denunció la infame computadora portátil de Hunter Biden afirma en un nuevo libro que un agente del FBI lo amenazó para que se mantuviera en silencio.

John Paul Mac Isaac dijo que dos agentes federales llegaron a su Mac Shop en Wilmington, Delaware, en diciembre de 2019 para recuperar la computadora portátil luego de una citación, detalla en su nuevo libro “American Injustice: My Battle to Expose the Truth”.

El reparador, que se ofreció como voluntario para entregar la computadora portátil a los federales dos meses antes, dijo que la supuesta amenaza se produjo después de que hizo una broma y les dijo: «Oigan, muchachos, recordaré cambiar sus nombres cuando escriba el libro».

“El agente Wilson siguió caminando, pero el agente DeMeo se detuvo y se volvió hacia mí”, escribe Paul Mac sobre el encuentro.

Isaac dijo que el agente le dijo: “Es nuestra experiencia que nunca le pasa nada a la gente que no habla de estas cosas”.

El propietario dijo que cerró la puerta con llave después de que los agentes se marcharon, dejándolo “asimilar el encuentro”.

“¿Estaba siendo paranoico o lo que el agente me acababa de decir era una amenaza directa o, en el mejor de los casos, una amenaza apenas velada?”, escribe.

Issac se quedó con la “computadora portátil del infierno” después de que el hijo del presidente Biden la abandonara en su tienda en abril de 2019.

Ocho meses después de entregar el disco duro de la computadora portátil al FBI, el dueño de la tienda alertó al abogado del entonces presidente Trump, Rudy Giuliani, quien, a su vez, entregó una copia a The Post.

El informe del Post sobre el tesoro de correos electrónicos descubiertos en el dispositivo ha planteado serias dudas sobre lo que el presidente Biden sabía de los negocios en el extranjero de su hijo.

Issac dijo que finalmente se vio obligado a cerrar su negocio después de haber sido acosado cuando se filtró su información privada.

Presentó una demanda multimillonaria por difamación en mayo contra el representante demócrata Adam Schiff y una serie de medios de comunicación, incluidos CNN, Daily Beast y Politico, diciendo que lo acusaron falsamente de vender desinformación rusa.