El juez envía a la cárcel al fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, por manipulación de testigos

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Bankman-Fried agachó la cabeza mientras el juez Lewis A. Kaplan explicaba detalladamente por qué creía que el hombre de California había empujado repetidamente los límites de su paquete de fianza de U$S 250 millones hasta el punto de que Kaplan ya no podía garantizar la protección de la comunidad, incluida la de los testigos de los fiscales a menos que el hombre de 31 años estuviera tras las rejas.

Bankman-Fried había estado bajo arresto domiciliario en la casa de sus padres en Palo Alto, California, desde que fue extraditado de las Bahamas en diciembre.

Después de que terminó la audiencia, Bankman-Fried se quitó la chaqueta y la corbata y entregó su reloj y otras pertenencias personales a sus abogados. Se podía escuchar el sonido de las esposas mientras sus manos estaban esposadas frente a él. Luego, los alguaciles estadounidenses lo sacaron de la sala del tribunal.

Los fiscales dijeron que Bankman-Fried robó miles de millones de dólares en depósitos de clientes de FTX para financiar sus negocios e inversiones de riesgo especulativas, hacer donaciones benéficas y gastar decenas de millones de dólares en donaciones de campaña ilegales a Demócratas y Republicanos en un intento de comprar influencia sobre la regulación de criptomonedas en Washington.

Kaplan dijo que había causa probable para creer que Bankman-Fried había tratado de “manipular a los testigos al menos dos veces” desde su arresto en diciembre, más recientemente al mostrarle a un periodista los escritos privados de una ex novia y testigo clave en su contra y en enero cuando contactó al abogado general de FTX con una comunicación encriptada.

El juez dijo que llegó a la conclusión de que era probable que Bankman-Fried hubiera tratado de influir en los dos testigos anticipados del juicio “y muy probablemente en otros cuyos nombres ni siquiera sabemos” para que “retrocedieran, para que protegieran su cooperación con el Gobierno».

La orden de encarcelamiento firmada por el juez decía que Kaplan encontró causa probable para creer que Bankman-Fried había cometido el delito federal de intento de manipulación de testigos.

Los abogados de Bankman-Fried insistieron en que los motivos de su cliente eran inocentes y que no debería ser encarcelado por tratar de proteger su reputación contra un aluvión de noticias desfavorables.

El abogado Mark Cohen le pidió al juez que suspendiera su orden de encarcelamiento para una apelación inmediata, pero Kaplan rechazó la solicitud. En una hora, los abogados defensores habían presentado una notificación de apelación.

Bankman-Fried fue enviado a pasar la noche al Centro de Detención Metropolitano en Brooklyn, que anteriormente albergó al ejecutivo «farmacéutico» condenado Martin Shkreli y a los delincuentes sexuales condenados R. Kelly y Ghislaine Maxwell.