El Ejército de EEUU tiene dificultades para reclutar y pide que regresen soldados despedidos por negarse a la vacuna contra COVID-19

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Se enviaron cartas a unos 1.900 soldados en servicio activo que fueron separados por negarse a vacunarse contra el COVID-19, según el blog militar Task and Purpose. Bryce Dubee, un portavoz del ejército, dijo al blog que las cartas fueron enviadas «específicamente como parte del proceso de recesión del mandato COVID».

Un memorando del Departamento de Defensa de enero de 2023 anuló las reglas militares que exigían que los miembros del servicio se vacunaran contra el COVID-19, que el departamento implementó en agosto y noviembre de 2021. El memorando decía que nadie que sirva en las fuerzas armadas será separado por negarse a vacunarse si buscan una adaptación religiosa, administrativa o médica.

Aun así, el memorando decía que el departamento seguirá «promoviendo y fomentando» la vacunación para todos los miembros del servicio.

La carta, que ha circulado en las redes sociales, dice que los ex soldados que fueron separados por negarse a recibir la vacuna pueden solicitar una corrección de su historial militar e instruye a quienes deseen reincorporarse a que se comuniquen con un reclutador.

El nuevo acercamiento a estos soldados se produce en medio de una crisis de reclutamiento para el ejército estadounidense. En 2022, el Ejército no alcanzó su objetivo de reclutamiento en unos 15.000 soldados, o el 25%, informó Army Times.

El Ejército revivió recientemente su clásica campaña «Be All You Can Be» para combatir su constante disminución de reclutas, según NPR.

La secretaria del Ejército, Christine Wormuth, dijo al medio que el porcentaje de jóvenes estadounidenses que están en buena forma física y mentalmente preparados para unirse al ejército se ha ido reduciendo con el tiempo y ahora ronda el 23% de las personas entre 18 y 24 años.

Wormuth también dijo que los más jóvenes no están tan interesados ​​en unirse al Ejército debido al escepticismo institucional.

«Cuando miras a la Generación Z, ves una gran disminución de la confianza en las instituciones», dijo Wormuth a NPR.